Inicio > Opinión > Domingo Alberto Rangel: Dos elecciones

Domingo Alberto Rangel: Dos elecciones

 

Por estas fechas nuestros sabios bizantinos discuten: Unos se anotan al “camino electoral”… mientras el resto de la manada grita “calle, calle, calle”.

Aunque aparentemente tan distintas como pueden serlo la ministra de Prisiones y la esposa de Ramos Allup… ambas recetas tienen algo en común pues solo comprenden un ingrediente. Electoralistas y Callejeros desdeñan cualquier aliño que mejore su recomendación.

Por esta vez dejo tranquilos a quienes partiendo de un análisis correcto, ingenuamente piensan que si las
protestas callejeras, por 1000 motivos justas desde luego, se vuelven multitudinarias, sucederán 2 cosas: Una, que Nicolás Maduro saldrá huyendo rumbo a Cuba, y dos, que de inmediato se arreglaran los problemas acumulados tras casi 7 décadas de estatismo más o menos socialista, centralista y ahora militarista… como por arte de magia.
Pero mencionaba las elecciones que ciertamente me parecen una manera civilizada para elegir sin derramamientos de sangre al siguiente mandamás. Método que ahorra los destrozos propios de las guerras, pero que a veces entroniza gobiernos peores.

Sobre este último punto me basta refrescar como después del primer gobierno del doctor Caldera y salvo el primero de Carlos Andrés Pérez que cimentó el declive de nuestra sociedad… todos los gobiernos que hemos elegido fueron peores que el inmediatamente anterior.

Esta anotación vale por sobre todo para los gobiernos bolivarianos que también han accedido al poder mediante elecciones y votos.

Acerca del tema electoral comento que hace pocos días se efectuaron 2 eventos, con y sin la participación de la señora Lucena… y ambos han traído mandatos deplorables.

En el Metro de Caracas eligieron nueva directiva sindical previo pitazo inicial del CNE que en materia de celestinaje con el oficialismo carece de parangón, y felicitaciones posteriores a los ganadores, en cadena de medios por parte de Nicolás Maduro, antiguo afiliado a esa corporación.

En la UCV los estudiantes, muy pocos por cierto, y mandando a la porra la injerencia abusiva de la señora Lucena que se apoya en una interpretación constitucional del TSJ que prácticamente pone al CNE a organizar hasta la elección de una reina de Carnaval, escogieron presidenta de la FCU y por ende futura aspirante a una curul de la Mud, a la hermanita del inefable diputado Requesens.

Sobre la primera elección cabe recordar que estaba cantado el triunfo de los rojitos en el sindicato del Metro, toda vez que esa elección o “camino electoral”… se llevó a cabo mediante el tramposo estilo nicaragüense que el comandante Ortega acaba de patentar… todo bajo la bendición, satánica si se quiere, de la señora Lucena.

¡Cómo no iban a ganar los pupilos de Maduro en el Metro… si no dejaron que se inscribieran las planchas con opción de batir al PSUV aparte de que previamente botaron del trabajo los posibles candidatos!

En la UCV los estudiantes luego de matar al tigre… se asustaron con el cuero y no terminaron la faena.
Después de mandar al diablo a la Lucena decidieron los muchachos de la UCV hacer sus propias elecciones… como ha sido toda la vida hasta la llegada del chavismo al poder.

Con esto se ganaron esos estudiantes mis aplausos de egresado pero es justo añadir que los jóvenes se quedaron a media vía y con ello demostraron las carencias del “camino electoral” a secas.

En la UCV prepararon las elecciones en la clandestinidad, tan escondidas que nadie lo sabía y de no ser por la estupidez del gobierno que desde las redes sociales amenazó a los estudiantes, buscando aumentar la abstención, con supuestas presencias masivas de colectivos y el Sebin… solo habrían votado 4 gatos y no los 6 u 8 que si lo hicieron.

La preparación de esas elecciones estudiantiles como acto de resistencia fue aprovechado por un novel diputado, electo por un estado, Táchira, en el que nunca había activado como político, cuyo mayor éxito, lo único que como legislador se le conoce en los 13 meses calentando su curul, es haber alquilado por la módica suma de 700. 000 Bs. un apartamento de lujo en zona privilegiada del este de Caracas.

Suma que no pueden costear más del 99 % de los obreros y empleados venezolanos y que tampoco se podría justificar con las dietas que los parlamentarios como Requesens no cobran a raíz del fulano “desacato”. Cifras del ente regulador.

Este diputado escamoteador aprovechó la clandestinidad de un evento de resistencia para aprovecharse en su favor y propiciar la elección como presidenta de la FCU y desde ya aspirante a otra curul familiar por la nueva Mud… de su hermanita.

Juan Requesens dirá que “todo queda en familia”…

Pero más allá de las bajezas y el lodo queda el sabor amargo de que esas elecciones pudieron ser convertidas en un evento importante si y solo si… la plancha ganadora en la UCV o la que no dejaron los chavistas inscribir en el Metro… hubieran conectado cada uno de esos comicios con la verdadera resolución de los problemas… digamos que si en vez de aprovechar para hacer de la hermanita de Requesens una futura aspirante a enchufada, de la oposición desde luego, los estudiantes de la UCV hubieran escogido alguien que pidiera la dolarización o el cese del control de cambios; o si en vez de violar la ley que impide a los partidos activar políticamente en las universidades… ese o esa representante de los estudiantes tan siquiera hubiera ofrecido papel sanitario en los baños… otro gallo o gallina habría cantado.

No lo hicieron en la UCV como tampoco en el Metro se escucharon voces contra el origen del empobrecimiento inaudito de nuestra sociedad… por eso la elección que perdió el oficialismo en la UCV jamás será recordada como por ejemplo aquella donde otra juventud más clara y menos corrompida, la de 1928… eligió una Reina para señalar lo obvio… que Juan Vicente Gómez aparte de administrador sensato era un tirano.

 

Te puede interesar