Inicio > El pizarrón de Fran > Premios Oscar 2017

Premios Oscar 2017

Liberty City, el barrio de Miami en el que se rodó Moonlight, se convirtió en el lugar más feliz del planeta después de que el mayor giro de guión de la historia de los Óscar hiciese de la suya la Mejor Película del año.

El Nacional- Todo el mundo se marchaba cabizbajo de la fiesta del barrio en el centro cultural de artes African Heritage cuando pasó lo inesperado. En la pantalla gigante, uno de los productores de La La Land sostenía un papel con el nombre Moonlight.

Cientos de gritos de sorpresa se desataron y todo el mundo empezó a saltar, pero la alegría duró poco: la señal de televisión se fue antes de que se supiera si lo que había pasado era real o una broma pesada.

“¿Qué demonios ha pasado?”, gritaron varias personas frente a la pantalla en negro mientras un técnico intenta arreglar a la carrera el fallo para que vuelva la señal.

Las doscientas personas que estaban en la fiesta contenían la respiración a la espera de que la televisión les dijera si lo que habían visto era cierto.

“Esto tiene que haber sido un sueño”, dijo una mujer joven que ya se había ido indignada del lugar cuando vio que La La Land era coronada mejor película, pero que volvió rápidamente cuando oyó el revuelo general.

De repente, la conexión regresó con tan solo un fotograma antes de volverse a marchar, pero era suficiente: el director de la película, Barry Jenkins, criado en Liberty City, reía en el centro del plano.

Moonlight había ganado en uno de los mayores fiascos de la historia, pero en el centro cultural de Liberty City la alegría estaba desbordada y poco importaban las caras largas de Damien Chazelle, director de La La Land, y los suyos.

La responsable de marketing y comunicaciones del African Heritage, Cheryl Mizell, dijo a Efe que todo el barrio “formaba parte” de “Moonlight” y que se sentían “extremadamente orgullosos” del largometraje.

“Pensábamos que todo se había acabado pero de repente todo el mundo se ha girado aunque nadie sabía qué pasaba”, contó Mizell, que en el momento en el que se produjo la noticia se encontraba dando su discurso de buenas noches mientras los vecinos plegaban sus sillas.

Cuando todo se confirmó, Mizell recordó emocionada cómo el verano pasado, el escritor de la historia en la que se basa Moonlight, Tarrell Alvin McCraney, estuvo dando unas clases en su centro cultural, situado en el corazón de uno de los barrios más pobres y tradicionalmente conflictivos de Miami.

De él, la responsable del centro destacó su ética y su seriedad en el trabajo, al tiempo que aseguró que “es humilde pero golpea duro”.

McCraney, que agradeció en directo a sus vecinos del barrio cuando recogió el premio a Mejor Guión Adaptado, también es nativo de un lugar que ahora ya se prepara para “darlo todo” en las fiestas de bienvenida para los tres veces oscarizados (Moonlight también ganó el premio a Mejor Guión Adaptado y el de Mejor Actor Secundario para Mahershala Ali).

Después de ganar el Globo de Oro en la misma categoría, el actor Alex Hibbert, que interpreta al protagonista de Moonlight en la parte que refleja la etapa de su niñez, reveló a Efe que si ganaban el Óscar saltaría arriba y abajo por todos lados y “sería feliz” para el resto de su vida.

Para sorpresa de todo el Dolby Theater y también del centro cultural African Heritage de Liberty City, esta noche Hibbert, alumno de una escuela pública del norte de Miami, estaba con las manos en la cabeza encima del escenario mientras el actor Warren Beatty anunciaba que Moonlight era, de hecho, la mejor película del año.

Hoy, las calles olvidadas de Liberty City que sirven de telón de fondo para una historia que toca homosexualidad, drogas y racismo a partes iguales volverán a “reclamar” su lugar en el mapa, como dijo Cheryl Mizell.

Te puede interesar

Compartir