Inicio > El pizarrón de Fran > Joaquín López Mujica: Del Inciba a la Constitución de 1999

Joaquín López Mujica: Del Inciba a la Constitución de 1999

Un largo camino habría de recorrer la sensibilidad creadora para llegar a la formulación de” los poderes creadores del pueblo” un acto originario de soberanía y autonomía expresiva, pario la Constitución de 1999. Fuimos testigos de  una ruptura epistemológica, se sacudió  un enorme órganon occidental, que atormentó “el cerebro de los vivos” durante siglos como diría Marx de la tradición. El tránsito de la cultura como “liberalidad del Estado” a la cultura como “bien inalienable” se refiere este episodio.

Recordemos, desde la instauración del novohispanismo se introdujo en el paradigma del pensamiento incipiente en el país, los  rigores de la poética analítica de Aristóteles con la mimesis  de la naturaleza y sus espejos, el paisaje naturista, la glosa, el aparato retórico y el lirismo intimista. Ocurrió esto en la dimensión estética: se fue  alejando progresivamente a la sensibilidad radical y la intelectualidad de la búsqueda de lo contemporáneo. Inscritos en la precariedad de los comienzos de una rebeldía, este acto inicial puede ser  entendido hoy como aquel momento de revelación: la sed por lo absoluto y el sentimiento desbordado.

La cultura como nuevo ámbito de la vida y actividad humana, transcurrió o comenzó a debatirse, en un país petrolero, entre su categorización e institucionalización. El pensador y ensayista nado en aquellas corrientes de pensamientos: nacionalismos culturales, europeísmos, historia universal y hechos estéticos. Apenas pudo llegar a una paraíso axiológico al abrazar y exaltar la historia y los universalismos sin derribar aquel muro de contención institucional, jerárquico, opresivo. No se produjo una filosofía de los valores solo elegancia, cortesía y equilibrio controlado. Pero, con Mijares, Acosta Saignes, Brito Figueroa, Gallegos Mancera, Salvador de la Plaza, Rengifo y Calzadilla, se enfocaron  aristas de la necesaria formulación del Ser nacional, hoy redimido en la Constitución de 1999.

Te puede interesar

Compartir