Inicio > Economía > Informalidad laboral y bajos salarios agudizan la crisis económica en Venezuela

Informalidad laboral y bajos salarios agudizan la crisis económica en Venezuela

 

Una mañana reciente, como lo había hecho durante los últimos ocho años, Rossana Suárez, una venezolana de 36 años, llegó a su oficina en una zona industrial de Caracas para ocupar su puesto de recepcionista en una empresa de equipos médicos, reseña Reuters.

Pero en un giro desafortunado, la madre soltera de tres niños fue despedida, sin razón aparente, antes de culminar su jornada laboral y pasó a sumarse al creciente número de personas que no tiene un trabajo estable en Venezuela.

“No me dieron razones. Tragué grueso y le dije a mis hijos que no lloraran más. Mi hija mayor me preguntó ‘mamá ahora qué vamos a comer, tú eres la única que trabaja en casa’”, se lamentó Suárez, bajo el sol del mediodía a las afueras de una oficina del Ministerio de Trabajo en Caracas.

Miles de empresas -locales y transnacionales- están cerrando sus puertas o reduciendo sus nóminas en todo el país que, a pesar de sus vastas riquezas petroleras, sufre una recesión profunda y una inflación de tres dígitos que devora los salarios.

Según estimaciones de Consecomercio, el mayor gremio que agrupa a los minoristas privados, en el último año y medio se ha perdido cerca de un millón de empleos privados.

“El problema es ¿quién está creando empleos? ¡Nadie! Ni el Estado”, dijo Alfonso Riera, vicepresidente del grupo. “Y esa población desempleada, lamentablemente está migrando a la calle, al trabajo informal o peor”.

El Gobierno venezolano no reporta cifras oficiales de desocupación desde abril de 2016, cuando la tasa se ubicó en un 7,3 por ciento. Tampoco informa, desde hace un año, la tasa de inflación ni el PIB, haciéndose cada vez más hermético.

Una encuesta conducida a fines de ese año por las tres principales universidades del país coincidió en que la tasa de desempleo al cierre del 2016 se mantuvo en ese nivel.

Pero el estudio, denominado Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi), destacó que tras la aparente estabilidad, se revelaba un espejismo estadístico: la mayoría de los encuestados, un 38 por ciento, dijo que trabajaba “por cuenta propia”.

Esto puede significar ocupaciones que van desde revender productos alimenticios y medicinas escasas, ejercer una profesión por honorarios, o tener oficios intermitentes con contratos verbales y ningún beneficio social como seguro o bonificaciones alimentarias.

Apenas un 27 por ciento dijo que tenía un trabajo en el sector privado, frente al 32 por ciento en el 2015. El sector público se mantuvo en un 28 por ciento.

“He metido currículum en todos lados y no están empleando. Lo que queda es trabajar por cuenta propia”, se resignó Suárez, la madre soltera que fue echada de su trabajo hace unas semanas.

“El salario no alcanza”

Durante sus 13 años de mandato socialista el fallecido Hugo Chávez introdujo profundos cambios en la legislación laboral: redujo las horas de trabajo, extendió los permisos por maternidad y emitió decretos para hacer casi imposible los despidos, una política sostenida por su heredero Nicolás Maduro.

Un trabajador despedido puede lograr que se le reenganche con la asesoría de oficinas del Ministerio del Trabajo como en la que Rossana Suárez esperaba desde las 4 de la mañana detrás de 69 personas, para quejarse por su despido “injustificado”.

Por ello, las empresas optan por negociar las renuncias con sus trabajadores a cambio de una suma de dinero y los trabajadores aceptan porque los salarios apenas les alcanzan.

Según líderes sindicales consultados por Reuters esto está pasando en firmas como la principal productora de alimentos y cerveza local, Polar, ensambladoras de vehículos como Ford y embotelladoras como Cola-Cola Femsa, entre otras.

Las firmas no contestaron a las peticiones de información.

Economistas críticos de Maduro explican que tras casi dos décadas de expropiaciones, malversación y controles de cambio y precios, el aparato productivo local está despedazado. Las empresas dependen de las escasas divisas estatales para importar materia prima y producir.

Pero el Gobierno alega que aguanta los embates de una guerra económica de la oposición y Estados Unidos, profundizada por la caída de sus ingresos petroleros.

En el último año la crisis ha empezado a mostrar una cara más cruda: un 93 por ciento de los encuestados por Encovi dijo que su ingreso no era suficiente para comprar comida. El estudio también encontró que 50 por ciento de los pobres son recientes.

El Ministerio de Información no contestó a una solicitud de comentarios y datos estadísticos hecha por Reuters.

Gilberto Troya, vocero de Sutrautomotriz, una asociación que agrupa a trabajadores de ensambladoras, concesionarios y ventas de repuestos del central estado Carabobo, dijo que proyectan que un 40 por ciento de la masa laboral de la principal entidad industrial estará desempleada a finales de 2017.

“La gente ha ido agarrando sus paquetes voluntariamente”, dijo Jhonny Magdaleno, líder de uno de los sindicatos de Polar, explicando que cada trabajador recibe el equivalente a unos 2.500 dólares al tipo de cambio paralelo por irse.

“La producción ha caído demasiado. Los trabajadores que se mantienen están haciendo unos 4.000 bolívares semanales: eso no les alcanza ni para comprar un paquete de harina”, se lamentó.

Fotos Reuters

Jesús Peña vende frutas en Chacao

 

Buhoneros en Petare
Jose Guillén vendedor de frutas
La periodista Virginia Díaz fue despedida y espera asesoría en el ministerio del Trabajo
Wendy Ahumedo fue despedida y espera asesoría en el ministerio del Trabajo
José Pérez fue despedido de su trabajo y espera asesoría legal

 

Te puede interesar

Compartir