Inicio > El pizarrón de Fran > Néstor Francia / Análisis de Entorno: Renovación del PSUV: Un viraje de 360 grados (03-03-2017)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: Renovación del PSUV: Un viraje de 360 grados (03-03-2017)

Hoy continuamos con el análisis parcial del Boletín N° 50 del PSUV, terminando primero que nada con nuestros comentarios al último párrafo seleccionado del texto bajo el subtítulo “Partido Socialista Unido de Venezuela, acta de acuerdos y decisiones, II reunión del Comando Central Bolivariano del PSUV, 20 de febrero de 2017”, que expresa: “En la articulación del PSUV con el movimiento tenemos que combatir y derrotar el sectarismo, entendiendo que la construcción del socialismo es una tarea de millones de personas y el Partido es la vanguardia política del movimiento, pero no puede sustituirlo”. Esta idea es excelente, pero tiene que ser asumida a plenitud. Lo decimos porque nosotros planteamos el tema en una reunión de comunicadores revolucionarios, de alto nivel, y el líder de la reunión asumió una actitud defensiva, interpretando que criticábamos a unos camaradas de base que incurrieron en una conducta sectaria en una rueda de prensa que se realizó en contra de la más reciente campaña manipuladora de CNN. En realidad, nosotros no criticamos a la militancia, sino sobre todo a la dirigencia, y al partido en su conjunto, pues abundan los ejemplos del sectarismo que es igualmente criticado en el mencionado y acertado párrafo del Boletín, que plantea además el asunto en sabios términos, cuando asienta que “la construcción del socialismo es una tarea de millones de personas” y que “el Partido es la vanguardia política del movimiento, pero no puede sustituirlo”.

El de la superación del sectarismo partidista del PSUV es un tema cardinal de la Revolución Bolivariana, sobre todo en un momento en el que más del 40% de los venezolanos manifiesta no sentirse identificado con ninguna de las dos opciones políticas presentes en el escenario, siendo así la primera minoría social, mientras la Revolución apenas supera por unos cuantos puntos a la derecha en el favor popular, en una relación que apunta, desde hace tiempo, a un 30-30. En cuanto a la urgente necesidad de superar el sectarismo, no puede haber ni un ápice de complacencia o condescendencia, ya que en ese sentido es necesario un viraje de 360 grados, una reconversión total de la acción militante, un renacimiento que implicaría la reeducación general de la dirigencia media y de la militancia. Es lo que hemos planteado como la necesidad de que el PSUV se salga de su cueva (leer el Análisis nuestro titulado “Sal de la cueva, cuá cuá”) y se abra a la palpitante realidad a la cual frecuentemente da la espalda. Este debate es impostergable si queremos re-enamorar al pueblo que sigue amando a Chávez.

Bajo otro subtítulo, “Sobre las tareas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV)”, se señala, entre otras cosas, que se debe “preparar al PSUV como un partido revolucionario integral, dotado de una línea estratégica central -también de carácter integral- para enfrentar y derrotar la guerra total que nos hace el imperialismo en el terreno donde se nos plantee el combate”. Aquí nos interesa sobre todo el tema de las formas de lucha, que está planteado en las últimas líneas del párrafo. En este momento, la agresión del imperialismo contra Venezuela se ha profundizado en el terreno internacional. En sus ataques más recientes, los factores anti venezolanos están ejerciendo presión para que aumente la incidencia de la OEA en esa agresión y jamás podemos descartar que se produzca una intervención foránea directa, y acaso armada,  en nuestro país. Esto tiene que ver con la necesidad de que el partido de vanguardia continúe y profundice  en el camino, ya tomado con correcta orientación, de dejar de ser una maquinaria electoral para convertirse en un motor de la movilización permanente de las masas revolucionarias y de la preparación del pueblo para “derrotar la guerra total que nos hace el imperialismo en el terreno donde se nos plantee el combate”. El ministro Padrino, titular de Defensa, ha puesto sobre el tapete, correctamente, el tema de la guerra popular prolongada. No es lo que queremos, pero no depende solo de nuestra voluntad. Una agresión armada contra Venezuela quizá no sea hoy ni mañana, pero tal vez sí pasado mañana. Los planes existen, aunque en este momento no estén dadas las condiciones ni objetivas ni subjetivas, pero el imperialismo no se ha cansado de crearlas artificialmente en otras latitudes, con los métodos de la Guerra No Convencional que se están aplicando en torno a Venezuela.

Todavía nos quedan un par de cosas que nos gustaría comentar sobre el Boletín N° 50, así que presentaremos una tercera y última parte en nuestro Análisis del lunes. Por supuesto, solo estamos abordando aquellos asuntos que nos interesan de manera más acuciante en lo que a nosotros se refiere. Lo ideal es que toda la militancia del PSUV se estudie el documento en su totalidad, problematice la realidad, rompa con las ataduras del conformismo y el conservadurismo, y contribuya a abrir el real e impostergable debate para impulsar los cambios profundos que está exigiendo el movimiento revolucionario venezolano.

Te puede interesar