Inicio > El pizarrón de Fran > Al Zulia no terminan de llegar los nuevos billetes del cono monetario

Al Zulia no terminan de llegar los nuevos billetes del cono monetario

La incorporación de las piezas dinerarias llega con “rezago” en momentos menos “idóneo”. En Zulia aún no circulan los nuevos billetes mientras los precios de los alimentos paralizan el poder de compra de las familias.

La Verdad- En el Zulia aún no circula con fuerza la nueva ampliación monetaria, mientras la inflación cabalga descontrolada aplastando el poder de compra de las familias. Y es que la orden del Ejecutivo es mantener restringida la emisión, desde los bancos, de las piezas dinerarias en los estados fronterizos, por la sospecha de ser objetivo para el contrabando del papel hacía Colombia.

Frente a esta limitación se genera un conflicto en la disponibilidad de dinero. Resulta en comprar más caros con más billetes en el bolsillo. Síntoma de más inflación y menos facilidades de pago, además de que los rubros alimenticios de primera necesidad están a la mano es en el comercio informal, donde la demanda es el efectivo.

Para adquirir una papeleta de leche en polvo, importada a 16 mil bolívares, 14,8 por ciento del valor de la canasta alimentaria decretada en 108 mil bolívares, los zulianos necesitan 160 billetes de 100 bolívares. Distinto ocurriría con tres billetes, el de la denominación de 20 mil bolívares por ejemplo, y dos de dos mil bolívares para el cambio.

Alberto Castellano, economista y profesor universitario, advierte que “los procesos inflacionarios pulverizaron la capacidad de compra de los actuales billetes y monedas, así como sucede con el de 100 bolívares que no vale nada”. Futuro similar augura para las nuevas piezas que irrumpen “sin información”, en medio de una “crisis de pago de efectivo” y de que el papel de 500, mil, dos mil, cinco mil, 10 mil y 20 mil bolívares, importados desde Suecia, “no es suficiente” para sustituir la denominación vigente desde 2008.

El destino del nuevo cono está amenazado por la inflación de continuar un indicador anualizado sobre 500 por ciento. “Mientras no se cambie la política económica va a persistir la escalada de precios de bienes y servicios en el contexto de importaciones y desabasto que hay en Venezuela. En no más de cuatro años al billete de 20 mil le pasará lo que al de 100 bolívares”.

Para Eddy Aguirre, director de la Escuela de Economía de la Universidad del Zulia, la ampliación del cono monetario tiene el sentido de “facilitar la movilización de dinero”, aunque llegan con “rezago. Hemos visto que la incorporación no ha sido en el momento idóneo, por eso todavía conseguimos algunas transacciones que se hacen con baja denominación y con gran volumen de efectivo”.

Ya en Maracaibo se ven billetes de 500, cinco mil bolívares y algunas monedas de la ampliación monetaria. En tiempo en el que los obstáculos se acumulan, como la “especulación” en los productos y las limitaciones en las actividades económicas, obligados a superarse con políticas paralelas coherentes, explica Aguirre.

“Desde hace tiempo teníamos que tener la circulación del dinero suficiente para que el comercio se dé por sus leyes naturales y con el fronterizo una fluidez normal, con mecanismos alterno como el convenio de Aladi donde los bancos centrales de los países puedan cancelar en monedas nacionales”.

Te puede interesar

Compartir