Inicio > El pizarrón de Fran > Ellas cambian el mundo

Ellas cambian el mundo

La mujer es igual al hombre desde el momento del génesis, cuando la crearon del costado de Adán. “No fue hecha de su cabeza, como para tener dominio sobre él; ni de sus pies, como para ser pisoteada; sino de su costado para ser igual a él”. Esta explicación la da Matthew Henry, un reverendo presbiteriano inglés del siglo XVIII, quien recientemente fue desempolvado y popularizado a través de cadenas en mensajería instantánea.

El Diario de los Andes- Hoy, cuando se celebra el Día Internacional de la Mujer, no se plantea revivir este debate sobre la importancia innegable de la mujer, sino de celebrar a aquellas damas quienes contribuyen a mejorar la sociedad desde sus casas, trabajos y comunidades. Además de ser pilares de hogar, madres, hijas y profesionales, estas tres valerosas, se han desprendido de su tiempo para tender la mano a los necesitados, no solamente de pan o ropa, sino de afecto y espiritualidad.

Pese a las adversidades (económicas, anti valores y de violencia) con pequeñas acciones arrancan sonrisas, agradecimientos y miradas de luz a quienes tienden la mano. Dentro de las organizaciones a las cuales pertenecen, ellas, reflejo -de muchas heroínas anónimas- cambian el mundo.

Damaris Abreu de Chuecos: Mujer llamada al rescate de la familia

La educadora jubilada tiene 10 años dentro de la organización católica Cáritas de Venezuela. Recuerda que un día, durante una misa, escuchó sobre los talleres impartidos por esta institución y decidió involucrarse, pues aunque siempre había tenido esa vocación de servicio a la sociedad, sentía que le faltaba esa parte espiritual. Motivada y “de la mano de Dios”, comenzó a dar charlas en la escuela en la cual trabajaba y luego se sumó a las campañas para ayudar a los necesitados, pero no solamente de pan, sino de la Palabra del Señor. Esto, pese a las dificultades en el país, sobre todo en materia económica y debilidad en los valores. Igualmente, se ganó a sus hijos y esposo para hacer estas labores beneficiosas para la comunidad. Cambio que les trajo bendiciones en su núcleo familiar.

La mujer, madre y esposa, creía que su vida era un desorden, tal vez, porque estaba abocada a profesionalizarse, lo cual considera importante, pero sin descuidar la fe y la familia. Actualmente a las mujeres les falta espiritualidad y tener confianza en que con Dios todo nos sale mejor, manifestó la coordinadora parroquial de Nuestra Señora del Carmen, en Sabana de Mendoza, municipio Sucre.

En ese sentido, recomienda a las niñas, jóvenes, amas de casa y  trabajadoras, a organizar sus vidas y brindarle a Dios un diezmo en tiempo. De 24 horas que tiene el día, pueden dar dos horas o 40 minutos a una labor social: visitar a un enfermo, dar ayuda a quien lo necesite o ir a misa. Cree que el papel de la mujer es protagónico en la sociedad, porque están llamadas al rescate de su pilar fundamental, las familias.

Ana Ingravallo: Las mujeres transforman, tienden puentes

Es médico familiar, egresada de la Universidad de Los Andes, y tiene 24 años en la ciudad de Valera. En 2015 se integra a la organización Rotary Valera, en la cual se desempeña como presidenta, desde hace 6 meses. Confiesa que su vocación social le viene de sus padres, cuyo ejemplo fue de respeto y amor a las personas mayores. Además de verlos compartir sin mezquindad un plato de comida a quienes visitaban su casa, quizás por ser inmigrantes italianos. Igualmente, la fe cristiana católica la acercó a conocer la vida de santos, que se abocaban a ayudar al prójimo, como San Francisco de Asís.

Dentro de la institución, se siente complacida de haber encontrado personas con quienes soñar, hacer que las cosas pasen y contribuir a transformar el mundo. Para ella, ese es el papel de la mujer en la sociedad: tender puentes, buscar la sanación, pues tienen dos grandes virtudes: la pasión y la perseverancia. Esto sin olvidar el trabajo fundamental de formar y guiar a los hijos en el transitar de la vida. Recomienda a las mujeres agradecer a Dios por las cosas que tienen, pedir con fe y creer en que todo es posible, obviando lo negativo.

Las invita, en su día, a buscar maneras de ayudar, aunque sea a pequeña escala, pues cree que todos tenemos el deseo de servir, pero no sabemos cómo o dónde. Una vez que tiendan la mano, se sentirán felices, al menos así le pasa a la doctora, cuando le cambia la mirada a las personas agradecidas. Actualmente, a través del Rotary, hacen visitas mensuales a los jóvenes de Carmania y otras jornadas de atención médica y social.

Nancy Rosales: Dama voluntaria por excelencia

Cerca de Toxicología, en el Hospital Dr. Pedro Emilio Carrillo de Valera, dentro de una pequeña oficina, la puedes encontrar. Te recibirá atentamente y con una sonrisa amable. A la señora Nancy la puedes reconocer por el delantal amarillo, que la identifica como parte de las Damas Voluntarias de Valera, cuyo lema es “Amar, ayudar y consolar”. La señora, de 76 años de edad, cuenta que se dedican a regalar ropa, comida, medicinas y “en lo que puedan” a los pacientes del centro de salud. Aunque estos servicios- sin fines de lucro- han decaído, debido a la falta de donaciones de la ciudadanía. La mujer, quien trabajó sus años de juventud en el antiguo Banco Maracaibo, atribuye esta situación a la crisis económica actual. Por ahora, contribuyen a sacar copias de documentos en 80 bolívares, para que los pacientes y trabajadores no salgan de las instalaciones.

Su vocación, admite la oriunda de Mene Grande (Zulia), es de toda la vida. Siempre estuvo relacionada a la organización y esperaba con ansias el día de su retiro para “hacer lo que siempre me gustó hacer: ayudar y ser útil”. Su labor no ha sido ajena al público, ha recibido numerosos reconocimientos, entre los cuales mencionó la Orden Ciudad de Valera, pues en esta ciudad se ha desarrollado. Además, en ella reside con una de sus hermanas y sus sobrinos, estos últimos son su motivo de orgullo.

Como mujer, llama a la juventud a colaborar como puedan y a estar pendientes de las personas mayores. Además de formarse, deben contribuir a mejorar la sociedad en la que viven, integrarse en fundaciones. Finalmente, dice que no piensa en retirarse: “Yo me voy de aquí cuando ya no pueda y hasta ahora estoy sana”.

Belkis Calderón. Una mujer de acciones y pocas palabras

La educadora valerana creó la Asociación Civil Fabi (Fomentando Alegría y Bienestar Infantil), encargada de la franquicia Dr. Yaso Valera, hace siete años en honor a su hija. Cuenta que mientras su niña recibía atención oncológica en Caracas, conoció a estas personas, quienes -pese a las circunstancias- arrebatan sonrisas a los pacientes. Ese acercamiento le pareció a ella, y a sus familiares, una labor positiva, que luego de uno de los momentos más tristes de su vida, la motivó a unirse a esta hermosa causa. Junto a su esposo y hermana, se pusieron en contacto con los payasos de hospital y, actualmente, cuentan con 182 personas formadas y 65 voluntarios activos en la región andina. La dama dice que lo importante es hacer acciones para beneficio de los otros, pues no hay nada mejor para sentir satisfacción personal. Al punto de no saber, quién ayuda a quién, en ese intercambio de buena energía. La Doctora Nucita, como llama a su personaje, explica que las mujeres se caracterizan por el amor y la valentía, en especial cuando sus hijos las necesitan.

En ese horizonte, invitó a las mujeres a convertirse en objetos de acción y pocas palabras, pues eso puede hacer la diferencia. Igualmente, invitó a todo aquel que quiera formar parte de Dr. Yaso, a escribir al correo Valera@dryaso.com.

Seamos más femeninos

 “La única esperanza para la humanidad es la suavidad de la mujer, no la dureza del hombre. Hemos sufrido ya suficiente a causa de la dureza del hombre. Lo que se necesita es que el hombre se haga más como la mujer en vez de que la mujer se haga más como el hombre”.

Osho

Socialmente la suavidad y docilidad son sinónimo de debilidad. Para superar situaciones difíciles el consejo es ser fuerte, y nunca doblegarse. Sin embargo, el filósofo, místico y líder espiritual, Osho, en su obra, El Libro de la Mujer, donde se recogen sus respuestas sobre preguntas claves acerca de lo que significa ser mujer en el mundo, y en general, el aspecto femenino de los seres humanos, nos invita a ser cada vez más femeninos, más suaves y amorosos.

Y con esto no hace referencia a preferencias o identidades sexuales, nos invita simplemente a ser más humanos, porque hombres y mujeres, en definitiva son eso, seres humanos. Y cuando se refiere a hombres y mujeres no habla de su distinción biológica, sino psicológica. “Hay hombres más femeninos que cualquier mujer, y mujeres muchos más masculinas que cualquier hombre”.

Considera Osho que una mujer está más centrada que un hombre, es más serena, más silenciosa, más paciente, y es capaz de esperar. Las mujeres son naturalmente más suaves, y no están interesadas en las guerras, ni en las armas nucleares, tampoco en el comunismo o el capitalismo. A las mujeres les interesa estar alegres, las pequeñas cosas de la vida: una casa bonita, un jardín, una piscina.

De allí la invitación a ser cada vez más femeninos, el mundo necesita más cosas sencillas, más sonrisas, más amor, y menos conflictos. La vida requiere más feminidad, y menos masculinidad.

“La vida puede ser un paraíso, pero va a seguir siendo un infierno a no ser que se retire al hombre del poder de una vez por todas. Y se le puede retirar muy fácilmente”.

Yulliam Moncada

Y Dios me hizo mujer

Y Dios me hizo mujer,
de pelo largo,
ojos,
nariz y boca de mujer.
Con curvas
y pliegues
y suaves hondonadas
y me cavó por dentro,
me hizo un taller de seres humanos.
Tejió delicadamente mis nervios
y balanceó con cuidado
el número de mis hormonas.
Compuso mi sangre
y me inyectó con ella
para que irrigara
todo mi cuerpo;
nacieron así las ideas,
los sueños,
el instinto.
Todo lo que creó suavemente
a martillazos de soplidos
y taladrazos de amor,
las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días
por las que me levanto orgullosa
todas las mañanas
y bendigo mi sexo.

Gioconda Belli, escritora nicaragüense

Tus comentarios en Redes Sociales

¿Qué importancia tiene la mujer en la sociedad?

@AnnyCauz: El papel de la mujer es esencial en toda vida posible. El empoderamiento de nosotras nos hace únicas! Sin perder la esencia, la delicadeza, la agudeza, el amor. Mi admiración a la mujer a través de la historia, es única. Eso sí, que sea auténtica, sin falsedad, emprendedora y acepte sus errores con humildad y con capacidad suficiente de llevar la frente en alto.

@liccecimenghini: La mujer es la esencia de la sociedad. En la actualidad cumple tantos roles, como esposa, madre, profesional que olvida muchas veces sentirse bienvenida consigo misma y dedicarse tiempo. Hace muchos años dejó de ser el “sexo débil” para convertirse en una pieza fundamental en el desarrollo de las comunidades a través de las conformación de las familias en este mundo que cada día está más globalizado. La mujer es un todo. Aunque los “machistas” opinen lo contrario.

@domipenabas: La mujer representa en la sociedad, lo que el verbo en la oración: acción, significado.

@eduardoramirez2512: Mucho, importan, son bendición de Dios y tienen el don de dar vida.

@alfonsteran: La mujer, pilar fundamental para el desarrollo de la familia, de la sociedad, del país, del mundo. Insustituibles en el amor, en una palabra: indispensables

@lilianamusik: Yo preguntaría; ¿Qué importancia tiene la sociedad sin mujeres? ¡Ninguna! Somos el alma madre de todo.

Importante saber: Día Internacional de la Mujer en 2017

La Organización para las Naciones Unidas (ONU) Mujeres, creada en 2010 con el objeto de consolidar la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, planteó el tema “Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030” como eje central de la celebración de este 8 de marzo. El objetivo es crear conciencia para construir un mundo de oportunidades para el género femenino, el cual no se encuentra representado equitativamente en el contexto laboral. De acuerdo a los datos de esta organización, “apenas el 50 por ciento de las mujeres en edad de trabajar están representadas en la población activa mundial, frente a un 76 por ciento en el caso de los hombres”. Además, la mayoría está en la economía informal, sin mencionar el trabajo doméstico, que no tiene remuneraciones o beneficios. MGD

Te puede interesar

Compartir