Inicio > El pizarrón de Fran > Néstor Francia / Análisis de Entorno: Un perro simpático, como Pluto (08-03-2017)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: Un perro simpático, como Pluto (08-03-2017)

Hemos venido hablando en recientes Análisis de la intensa escalada de la agresión internacional contra Venezuela. Se está tratando de crear un cerco político y mediático que puede terminar por generar una situación muy peligrosa que podría conducir a medidas francamente intervencionistas contra nuestro país. Por fortuna para nosotros, la derecha venezolana es, hasta ahora, muy mal acompañante de las intenciones imperialistas y oligárquicas, pues no ha logrado concitar a su favor el descontento que se mantiene en amplias capas de la población, sobre todo por las dificultades económicas. El duro incidente diplomático actual con Perú se ubica en ese contexto.

La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, tildó el lunes de cobarde y perro simpático al multimillonario presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, al cuestionar unos lamentables comentarios que hizo ese mandatario desde Estados Unidos sobre Venezuela y América Latina toda. Rodríguez afirmó que “El único perro simpático que hay es él… quien se la pasa moviéndole la cola al imperio y pidiendo la intervención de Venezuela”.

Al parecer, Kuczynski se ha sentido ofendido por esas palabras, cosa que no se entiende muy bien, pues en realidad el presidente peruano se ha llamado “perro” a sí mismo. En efecto, en territorio imperial, el mandatario dijo que Estados Unidos no invierte mucho tiempo en América Latina, porque esta es “como un perro simpático que está durmiendo en la alfombrita y no genera ningún problema… pero el caso de Venezuela es un gran problema”. Habría que agradecerle a este caballero (es un decir) por tratarnos tan bien a los venezolanos, ya que en verdad Venezuela no es un perro ni mucho menos está echada “en la alfombrita” del Imperio. Lo malo es que en su abyección ha pretendido arrastrar a todos los latinoamericanos.

También el presidente Maduro se pronunció: “Absolutamente inaudito lo que dice este presidente de Perú, que América Latina es un perro echado, ¿ustedes habían visto alguna vez a algún líder, algún latinoamericano que dijera de nosotros mismos que somos unos perros echados, que no somos tomados en cuenta por las elites de Estados Unidos porque estamos echados?”.

El Ejecutivo peruano decidió emitir una nota de protesta entregada hoy por el director general de América del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hugo De Zela, al embajador venezolano en Lima, Diego Molero, según anunció la Cancillería de aquel país en un comunicado. Bien, podríamos recomendarle a ese gobierno que aplique a su notita el método Papillon (referencia al apodo del francés Henri Charrière, quien en una fuga marítima, habría enrollado unos billetes y se los habría escondido en un hoyo trasero y oscuro de su cuerpo). Porque Maduro es de la escuela de Chávez, quien no se acoquinaba ante nada ni nadie y que a perro que ladrara, le echaba plomo cerrado, y jamás se dejó padrotear por ningún bravucón del Imperio o de la derecha.

Los ataques de Kuczynski contra Venezuela son de vieja data, desde cuando no era aun Presidente. Apoyó las guarimbas declarando que “Ya ha habido estudiantes muertos en manifestaciones, eso es inadmisible… Estamos en el siglo XXI, no podemos tolerar situaciones de abuso medieval como las que se vive hoy en día”. Sobre los políticos presos, afirmó una vez que debían ser liberados “porque ellos no cometieron ningún delito. El gobierno de Maduro es el que debería estar castigado”. Después de las elecciones a la Asamblea Nacional venezolana, aseveró que “Ha habido una elección que la ganó el partido de oposición y ahora el Gobierno está usando artimañas para invalidar el voto popular”.

Ya electo Presidente, Kuczynski ha sido uno de los principales propulsores de la invocación de la Carta Democrática de la OEA en contra de Venezuela. Por cierto que la Canciller Rodríguez apuntó a Luis Almagro cuando, refiriéndose a Kuczynski, señaló que “Es igual que otro cachorro que también pasó a ser otro perro del imperio y que está en la OEA… Son los dos únicos que simpáticamente le mueven la cola a sus amos imperiales”. Bueno, en realidad no son los únicos, hay unos cuantos más en esa camada. Nuestra Canciller también expresó el lunes que contra Venezuela se mantiene un “bullying mediático”, lo que buscaría la intervención militar del país. Al bullying se ha sumado Donald Trump con varias declaraciones y ahora también el nuevo canciller brasileño, Aloysio Nunes, quien dijo que “Quiero manifestar mi preocupación con la escalada autoritaria en Venezuela y expresar la solidaridad de Brasil con quienes luchan por recuperar la democracia”. En su primer discurso, el nuevo canciller subrayó que mantendrá la línea crítica al Gobierno de Nicolás Maduro y recordó que, como senador y miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta, se mantuvo “siempre en contacto con la oposición venezolana”. Recordemos que en junio de 2015, junto a otros miembros derechistas de una comisión del Senado de Brasil, Nunes viajó a Venezuela para intentar visitar a algunos políticos presos, pero no pudieron salir del aeropuerto, pues el vehículo que los llevaría a Caracas fue rodeado por manifestantes que le bloquearon el paso. No sorprende, pues, su odio contra el pueblo revolucionario de Venezuela y por sus dirigentes.

Venezuela ha respondido a todos estos ataques como debe ser, sin amilanarse ni ceder un ápice en su dignidad soberana. El presidente Maduro advirtió ayer que “Lo que sí les digo es que Venezuela no va a soportar más agresiones de Almagro, es tema de los próximos días, pero sí les digo, Venezuela no va a soportar más conspiraciones ni agresiones de Almagro y le vamos a dar una respuesta más que contundente a las conspiraciones de Almagro y de todos sus socios mafiosos de Miami”. Esto se hace extensivo, por supuesto, a otros perros como Kuczynski. Nosotros evocamos ayer la consigna cubana de que “con la OEA o sin la OEA, ganaremos la pelea”. Maduro ha dicho que lo haremos “con Carta o sin Carta”. Así es que se gobierna en un país soberano.

Te puede interesar