Inicio > El pizarrón de Fran > Arturo Tremont: Orígenes de la Seguridad Social

Arturo Tremont: Orígenes de la Seguridad Social

Desde que el ser humano se hizo gregario en familias, tribus o cualquier organización social tuvo que asumir la protección de  los ancianos, mujeres y niños.

El salto cualitativo se produjo en la Revolución Industrial, en la segunda mitad del siglo XVIII y principios del siglo XIX, al ocurrir los accidentes y  enfermedades de los trabajadores.

Las luchas  colectivas necesitaban de un cuerpo de ideas para su desarrollo. La Revolución Francesa (1789-1790) estremeció el andamiaje teórico de la monarquía, las ideas se esparcieron por Europa y otros lugares del mundo.

El documento que produjo mayor impacto fue el Manifiesto Comunista, escrito por Karl Marx y Fiedrich Engels (1847-1848). El “fantasma que recorre el mundo”  hizo que los obreros se organizaran para reclamar los derechos que en ese momento no existían.

En el contexto de sociedades europeas afectadas por las guerras, aparecieron grupos anarquistas, socialistas, inmigrantes la mayoría, que planteaban atender solidariamente a las viudas, niños huérfanos, personas incapacitadas, víctimas de los conflictos armados.

El Barón Otto Von Bismarck, considerado el fundador del Estado alemán, presentó al Parlamento un proyecto de seguro obligatorio contra accidentes y enfermedades que alcanzó forma legislativa en julio de 1883.  Antes, con mano de hierro, expulsó del país a los agitadores extranjeros, anarquistas y socialistas que exigían esas reivindicaciones.

La seguridad social se expandió por el mundo y obtuvo mayor impulso con el Plan Beveridge, presentado en Gran Bretaña por Sir William Beveridge (1945).  La guerra mundial obligó  a los Estados a planificar la protección social.

Hay muchos ejemplos, lo importante es aprender de esas experiencias.

Te puede interesar