Inicio > Interés > Panamá corta el “truco” de la migración venezolana

Panamá corta el “truco” de la migración venezolana

Inmigrantes y turistas hacen fila para ingresar a Panamá en el puesto fronterizo con Costa Rica de Paso Canoas. (Foto EFE/Marcelino Rosario)

 

Decenas de ciudadanos venezolanos están varados en la frontera con Costa Rica ante la prohibición oficial que les impide reingresar al país, en el que trabajan ilegalmente, publica El País de España.

El juego se llama ciclo migratorio exprés: salir de Panamá cada seis meses por tierra a la vecina Costa Rica, permanecer 72 horas en territorio costarricense, regresar a suelo panameño para volverse a ganar otros 180 días de permanencia y seguir viviendo y trabajando en ese país de forma ilegal.

Pero el juego se acabó. En su escape del conflicto político, social y económico que sacude a Venezuela, los venezolanos quedaron atrapados en los flujos de migrantes irregulares en Centroamérica. A diferencia de cubanos, haitianos, africanos y asiáticos, que transitan en esas rutas hacia Estados Unidos, para los venezolanos su meta es Panamá, donde ahora engrosan una colonia cuyo número está en crecimiento.

Panamá decidió prohibir el reingreso de venezolanos que, cada seis meses, salen y regresan a un país del que están exonerados de visa, y ahora hay unos 150 venezolanos varados en Paso Canoas, el principal puesto limítrofe entre Costa Rica y Panamá. Los venezolanos, que están liberados del requisito de visa para entrar a Panamá, tampoco pretende asentarse en Costa Rica, ya que todos quieren retornar a suelo panameño, donde han hecho vida. El director general del Servicio de Migración de Panamá, Javier Carrillo, advirtió que “a los extranjeros que pretendan realizar ciclos migratorios exprés, para mantener la condición de turistas, solo se les permitirá la salida y no el ingreso al país”. “Los extranjeros no pueden permanecer años en Panamá, en condición de turista”, agregó.

Para complicar la situación, la directora de Migración de Costa Rica, Gisela Yockchen, anunció que en el Gobierno costarricense “no se descarta” adoptar la decisión de establecer el requisito de visa para los venezolanos. “Tampoco implica que se va a hacer. El sistema de visas [de Costa Rica] en estos tiempos siempre tiene que estar alerta procurando la seguridad nacional de nuestro país”, afirmó Yockchen en entrevista con EL PAÍS.

Costa Rica registró “un pequeño aumento” en el ingreso de venezolanos a finales de febrero. Un total de 1.810 venezolanos entraron a Costa Rica del 25 de febrero al 7 de marzo y salieron 1.876, informó la directora. “Es una situación migratoria propia de personas nacionales de Venezuela, cuyo país destino es Panamá y utilizan la salida a Costa Rica para regularizar su situación”, explicó Yockchen.

En este contexto, el Servicio de Migración de Panamá informó de que desde finales de febrero sus autoridades en Paso Canoas rechazaron “el ingreso al país de unos 89 extranjeros”, por incumplir con las regulaciones legales panameñas. De ese total, 77 son venezolanos, 10 centroamericanos y dos europeos.

Medios panameños aseguran que ya hay al menos 150 venezolanos varados en esa frontera. Yockchen aclaró que como los venezolanos todavía están exentos del requisito de visa para entrar a Costa Rica, las personas de esa nacionalidad por el momento “son invisibles” y tampoco están generando un conflicto como bloque migratorio en Paso Canoas. La posición panameña es distinta. “Sin distinción de nacionalidad, los extranjeros turistas que desean permanecer en el país más de seis meses deben legalizar su estatus migratorio”, de acuerdo con las leyes panameñas, según el Servicio de Migración de Panamá.

Crisis regional

“Una persona no puede estar en otro país como turista de forma permanente; o legaliza su situación de residencia en Panamá o tiene que regresarse a su país”, afirmó Javier Carrillo, director general de Migración de ese país. Aunque los líos se fueron agravando progresivamente en los últimos cinco años, Paso Canoas se convirtió a partir de noviembre de 2015 en punto de crisis regional con migrantes irregulares que buscan transitar por Centroamérica y México en ruta a Estados Unidos, primero con cubanos procedentes de Ecuador y Colombia y luego con haitianos, africanos y asiáticos llegados de Brasil y otras naciones sudamericanas.

Estadísticas del Servicio mostraron que Panamá se transformó en los últimos años en un masivo destino para los venezolanos que huyen de los conflictos en Venezuela. Según los datos oficiales, de 235.553 extranjeros que ingresaron a Panamá en enero de 2017, un total de 37. 977, que es más del 16.1%, es oriundo de Venezuela, solo precedidos por estadounidenses, con 41. 430, lo que corresponde al 17.6%.

Los venezolanos encabezaron el número de permisos de residencia otorgados por Panamá en enero de 2017, con 335 aprobadas y 155 negadas, para un total de 490 tramitadas. Con solicitantes de ciudadanos de los cinco continentes, Panamá entregó 1.608 y rechazó 383 en enero pasado.

De 101.786 permisos de residencia que Panamá concedió de 2010 a 2016, un total de 19.789 fueron entregados a venezolanos, que están en el segundo lugar por países y solo superados por los colombianos, con 21.501, según las cifras oficiales. Pero los venezolanos ocuparon el primer puesto en 2016, con 4.615 y en los últimos tres años empezaron a superar a los colombianos, con 3.171 en 2014 y 6.501 en 2015.

En este panorama, Paso Canoas es un destino temporal para los migrantes venezolanos y de otros países. Los ciudadanos del país sudamericano han entrado así en un juego que, al menos en el flanco de Panamá, se ha dado por terminado.

 

Te puede interesar

Compartir