Inicio > Cultura > Técnicas para picar queso duro

Técnicas para picar queso duro

 

Tal vez te ha sucedido que intentas cortar un pedazo de queso duro y se te hace casi imposible, además no todos los quesos tienen la misma textura, ni pueden cortarse de la misma manera, ya que presentan diversas formas y tamaños. Existen diferentes técnicas para picar queso duro, pero con frecuencia lo encontramos rallado o pulverizado para nuestra comodidad. Hoy te vamos a dar unos cuantos trucos de cómo picar queso duro y no fallar en el intento.

Aprende las técnicas para picar queso duro

Un buen truco sobre como picar queso duro es, untar el cuchillo por ambos lados con aceite de oliva para que se deslice fácilmente y nos quede un corte perfecto, así evitamos romper el queso o que se pegue al cuchillo. Una de las técnicas para picar queso duro es cortar láminas finas para poder apreciar todo el sabor del queso y utilizar un cuchillo que este muy afilado para facilitar el trabajo.

Otro excelente truco es colocar el cuchillo en un recipiente con agua muy caliente durante 2 minutos aproximadamente, así la hoja del cuchillo se calentará y podrá picar el queso sin esfuerzo alguno. Un dato importante sobre como picar queso duro, es que si éste presenta corteza, es recomendable dejársela, ya que en ella se concentran sus características de sabor y aroma gracias al crecimiento del moho durante su maduración.

El método más fácil para picar queso duro

Una de las técnicas para picar queso duro más sencillo, que te podrá funcionar con cualquier tipo de queso, consiste en cortar un trozo largo de hilo dental sin saborizantes y atravesar el queso con el hilo justo por donde deseas realizar el corte, esta técnica es muy efectiva a la hora de cortar quesos de gran tamaño. Y si lo que tienes es un pelador de verduras a la mano, también puedes utilizarlo siempre y cuando el queso esté a temperatura ambiente.

Las variedades de quesos duros son las más populares para servir con la pasta, como lo es el queso Parmesano o el Pecorino, y son deliciosos sobre puestos, troceados, rebanados o rallados. Si pones en práctica estos fáciles trucos, a la hora de enfrentar nuevamente la tarea de picar un queso duro, ten por seguro que lograrás hacerlo sin esforzarte demasiado, y podrás darle la forma que más te guste para acompañar tus comidas.

Fuente: Cocinayvino

 

Te puede interesar

Compartir