Inicio > El pizarrón de Fran > Néstor Francia / Análisis de Entorno: OEA: La lucha sigue (16-03-2017)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: OEA: La lucha sigue (16-03-2017)

Los acontecimientos de estos últimos días que se vienen sucediendo en la campaña internacional contra Venezuela confirman varias precisiones que hemos hecho en recientes Análisis: que a las presiones al gobierno de Trump para que se pronunciara en torno a Venezuela (relativamente exitosa), han seguido nuevas presiones, esta vez usando como instrumento a la OEA y su “Carta Democrática”; que estas campañas se intensifican, entre otras causas, por la extrema debilidad política que muestra la derecha en Venezuela; que la fulana Carta no tiene ninguna posibilidad de ser aprobada en este momento; que no es esa la intención inmediata de la derecha sino que más bien se trata, como la campaña internacional en su conjunto, de un desesperado intento por revitalizar a la oposición criolla, despertarla de su marasmo, remoralizar a sus huestes y revertir el acentuado proceso de desmovilización de la base social de la derecha, mientras se sigue satanizando a la Revolución Bolivariana para continuar tendiendo la alfombra a una hipotética futura intervención foránea en nuestro país.

Todo lo dicho se produce en medio de un contexto al que igualmente  nos hemos referido en nuestros Análisis, en el que se proyecta cada vez con mayor claridad el hecho de que en Venezuela, tal como ocurre en toda América Latina, se aleja cualquier posibilidad de consenso en el campo político, y más bien se acentúa el disenso y se agudizan las contradicciones entre el frente de la independencia y el progreso, por un lado, y el de la dependencia y el atraso, por el otro.

Veamos algunas informaciones de última hora. El fascista Lester Toledo, de Voluntad Popular, el partido de Leopoldo López, calificó de “cobarde” a Rafael Correa y añadió: “Estas acciones no son más que muestras de miedo de alguien que se sabe derrotado. La democracia va a ganar en Ecuador y actuando arbitrariamente como lo ha hecho, no lo impedirá”. Se ve claramente que el señalado disenso es continental y por ello las presiones involucran a la OEA. Toledo se refería al frenazo que le dio el gobierno ecuatoriano a Lilian Tintori, que pretendía inmiscuirse en la política interna de ese país en plena campaña electoral. Sin pizca de vergüenza y dejando en claro los afanes de intervención foránea, Toledo añadió que “Nosotros tenemos una agenda clara, desde afuera y con la suma de apoyos internacionales, trabajamos para debilitar la dictadura que se ha impuesto en Venezuela”.

El tema central del mensaje político de la derecha continental tiende a girar en torno a la realización de elecciones. El diputado de Primero Justicia José Brito declaró:  “Si en Venezuela no hay elecciones este año hay razones para la activación de sanciones contra el Gobierno venezolano, no contra Venezuela como estos señores quieren manipular”.

Por su parte, otro diputado de VP, Luis Florido, presidente de la comisión de política exterior del parlamento, celebró las reverencias que hace la Asamblea Nacional a Luis Almagro e informó sobre la aprobación, por parte de la AN, del informe que presentará en las próximas horas el Secretario General de la OEA Luis Almagro, sobre la aplicación de la “Carta Democrática” en Venezuela, aseverando que “La carta democrática desde el 23 de Junio del año pasado se activó, ahora viene la aplicación del artículo 20 de esa carta. Los países estaban en evaluación colectiva, con el tema del diálogo mantuvo en suspensión lo que era la aplicación de la carta. Aprobamos en la comisión de política exterior darle respaldo al informe de Luis Almagro y darle difusión para que todos los venezolanos conozcan el alcance del artículo 20”.           Henrique Capriles se soltó el moño y casi pide la intervención de los cascos azules en Venezuela: “Así que no solamente es la Organización de Estados Americanos, que sea las Naciones Unidas, que sean todas las instancias internacionales que levanten su voz, que todos esos tratados no sean letra muerta, y que se defienda al pueblo venezolano” ¿Es que no puede el pueblo venezolano defenderse por sí solo, si fuera el caso? Los revolucionarios de Venezuela, que somos internacionalistas por antonomasia, pues nos definimos como bolivarianos, contamos con apoyos en todo el mundo, pero no estamos dispuestos a aceptar imposiciones.

Siguiendo en sus andanzas, la Asamblea Nacional dominada por la derecha, aprobó el martes declarar la “crisis humanitaria en materia alimentaria” en el país, y se informó que tal declaratoria será enviada a la OEA y a Naciones Unidas, entre otros organismos internacionales.

Afuera, los derechistas hacen coro. El canciller de Brasil Aloysio Nunes “dejó claro que Brasil va a presionar para que se restablezca el calendario electoral en Venezuela y que, si eso no ocurre en un corto plazo, la aplicación de la carta democrática deberá ser considerada”, según informó a Efe el abogado Fernando Tiburcio, quien asistió a la reunión con Nunes, junto a diputados venezolanos.

No podía faltar el narigudo José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de Human RightsWatch (HRW), quien afirmó que “Venezuela vive un creciente aislamiento internacional producto del récord del Gobierno en materia de violación de los Derechos Humanos”. Este “aislamiento internacional” es una ilusión o el intento de establecer una profecía autocumplida de la derecha. La verdad es que Venezuela sigue teniendo una sólida fortaleza internacional, estando al frente o siendo miembro de pleno derecho de importantes organizaciones multinacionales. Las únicas sanciones conocidas contra nuestro país son las de Estados Unidos, decretadas unilateralmente y carentes de cualquier apoyo de otros países.

Súmese al desmentido del supuesto aislamiento, la reciente declaración del  presidente de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), el dominicano Manolo Pichardo, quien afirmó ayer que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, se ha empeñado en mostrar su “abierta militancia” contra el diálogo en Venezuela y se preguntó por qué Almagro pide elecciones anticipadas en Venezuela con el propósito de sacar del poder a un Gobierno surgido de la voluntad popular en elecciones democráticas y transparentes, y no ha asumido una posición similar frente al Gobierno “de facto” de Michel Temer en Brasil que “asaltó” la legítima administración de Dilma Rousseff:

“Los pronunciamientos y silencios de Almagro evidencian que su agenda responde a los intereses de los que siempre han tenido a su servicio a la OEA como un instrumento para justificar y legitimar durante años sus políticas intervencionistas en América Latina y el Caribe… la OEA cumplió su ciclo histórico porque en un mundo en recomposición, marcado por una redefinición de roles en los ámbitos económico, comercial, financiero, político y diplomático de los países hegemónicos y emergentes, los viejos instrumentos que sirvieron a los intereses de aquella realidad se vuelven obsoletos”. La Copppal es el foro de partidos políticos más importante de América Latina y el Caribe y aglutina a partidos de diversas tendencias. Por Venezuela son miembros el PSUV, Acción Democrática, el MAS y el MEP.

La verdad sobre la propuesta de aplicarnos la “Carta” fue expresada por la Canciller Delcy Rodríguez: “Señor Almagro, nosotros estamos vigilando cada uno de sus pasos… Está derrotado en el seno de la OEA porque… la mayoría de los gobiernos de nuestra región saben el valor que tiene Venezuela, el valor que tiene la paz, la estabilidad en nuestro país, para toda la región”.

Este nuevo furor con la OEA se aplacará más temprano que tarde, pero el objetivo de sumar argumentos a la estigmatización de Venezuela se habrá cumplido, al menos parcialmente. Ya vendrán otras matrices y ollas. Como reza la consigna, la lucha sigue.

Te puede interesar

Compartir