Inicio > El pizarrón de Fran > Mario Valdez: Odebrecht, se convirtió en una bola de nieve

Mario Valdez: Odebrecht, se convirtió en una bola de nieve

El 21 de octubre pasado, dijimos que la corrupción mata más personas que la guerra y el hambre; que la corrupción se había convertido y actuaba con la cultura de la impunidad; que las empresas Petrobras, Odebrecht, Camargo Correa, habían desbordado las cloacas del poder. Hemos explicado a nuestros lectores y a la ciudadanía de manera pedagógica e imparcial,  el tema de la corrupción en sus distintas facetas y modalidades, para que se formen su propio criterio, sobre este crimen que paso de ser internacional a convertirse en un crimen continental por la multiplicidad de países y personas involucradas, a los que la empresa brasilera en contubernio con políticos y empresarios corruptos desangraron el erario público de esas naciones, con contratos para obras obtenidos de manera fraudulenta y con ventajas, apropiándose de recursos y dineros que podían haber sido destinados para alimentos, medicinas, educación y salud. Esas millonarias sumas de dólares fueron a parar a las cuentas bancarias de los directivos de las corporaciones, a los bolsillos de los actores y sus testaferros. Ese crimen internacional es un delito de Lesa Humanidad y, así debe ser castigado.

Una simple pesquisa se convirtió en gran escandalo

El caso Lava jato en Brasil, comenzó en julio de 2013, cuando la policía de Curitiva investigaba la venta de dólares y lavado de dinero en menor escala que funcionaba en una gasolinera y un auto lavado de coches, alli operaba el cambista y especialista en blanqueo de dinero Alberto Youseff, su testimonio llevó a los sabuesos hasta  Paulo Roberto Costa, director de Petrobras. Con esos dos testimonios y la colaboración con la justicia a cambio de rebaja en las penas que debían purgar en las cárceles, llegaron hasta Marcelo Odebrecht dueño de la constructora carioca, quien después de un año de cárcel y una condena de 19 años, decidió confesar todo el entramado del escándalo de dimensiones mundiales que como una bola de nieve va creciendo y desenmascarando a los políticos, las pesquisas de estas corruptelas van desde presidentes, ex presidentes y figuras representativas hasta barrenderos de las distintas naciones.

Presidentes, ex presidentes y figuras representativas son investigados   

Han sido mencionados en las “delaciones premiadas y protegidas” los nombres de Michel Temer presidente en ejercicio de Brasil, los ex presidentes Dilma Rousseff, Luis Inacio Lula da Silva, Fernando Collo de Melo y Fernando Henrique Cardoso; Pedro Pablo Kuczynski presidente de Perú, Ollanta Humala, Alejandro Toledo, Alan García y Keiko Fujimori; el salvadoreño Mauricio Funes; los panameño Ricardo Martinelli, Juan Carlos Varela y Martin Torrijos; Juan Manuel Santos presidente de Colombia, Oscar Iván Zuluaga;  el presidente argentino Mauricio Macri, personajes de la época Kirchner, Julio De Vido, Ricardo Jaime; otros.

Para combatir la corrupción además de las leyes y las normas jurídicas es primordial que exista un poder judicial autónomo, independiente y eficaz; una fiscalía del ministerio público y una controlaría dispuesta a investigar, procesar, solicitar y aplicar las sanciones a que haya lugar sin distingo de color político ni de clase social. Todo ello, conlleva a la existencia y confianza de un sistema jurídico basado en la constitución nacional; así pudiéramos decir que tenemos seguridad jurídica. En los distintos países donde funciona y se aplica la justicia existe un nivel cultural y educativo avanzado donde los valores y principios, tales como: decencia, honestidad, honradez, buen comportamiento y respeto son inculcados desde la casa.

La no aplicación del derecho penal interno y las instancias internacionales

Los crímenes que constituyen una amenaza para la paz y el bienestar de la humanidad, considerados de gran trascendencia para la comunidad internacional no pueden quedar impunes, deben ser sometidos a la acción de la justicia para recibir el castigo que corresponda. Cuando los países por cualquier razón u artilugios retrasan, no aperturan las  investigaciones, o las archivan, estamos en presencia de la parálisis de las instituciones, léase fiscalía del ministerio público, contraloría general, tribunales, etc. Estos obstáculos, ya sea por razones políticas o de cualquier otra naturaleza, dificulta la aplicación del derecho penal interno, entonces lo queda es acudir a las instancias internacionales en búsqueda de justicia.

Es por ello que urge la creación del Tribunal Penal Internacional de las Américas, que tenga autonomía y jurisdicción para conocer y castigar a los infractores que cometen delitos internacionales contenidos en el Estatuto de Roma: genocidio, lesa humanidad, agresión, crímenes de guerra, más los delitos internacionales que deben ser tipificados como son: narcotráfico, corrupción, ecocidio y terrorismo.   Esta nueva Corte de las Américas, sería un buen mecanismo, junto con otras herramientas legales anticorrupción para ponerle fin a la impunidad, porque además de castigar los delitos, podría repatriar y devolver las divisas y recursos financieros a los Estados perjudicados.

Un Fiscal especial para cada Estado miembro

En todos los Estados  miembros firmantes y que ratifiquen el tratado de creación del Tribunal Penal internacional de las Américas, tendrán en la ciudad capital un Fiscal especial del Ministerio Público, que se encargará de recibir las denuncias o acusaciones que se cometan en el área de su jurisdicción, para de esta manera garantizar un fácil acceso a la justicia. Todos los fiscales especiales de las distintas naciones serán coordinados y estarán adscritos directamente por la Secretaria General de la Corte Penal Internacional en su estado sede. Hoy cualquier ciudadano para pedir justicia internacional tiene que acudir a los países bajos en La Haya, Holanda. Con la creación del Tribunal de las Américas tendremos una justicia rápida y expedita desde tu misma región.

Te puede interesar

Compartir