Inicio > Opinión > Sebastiana Barráez: Y no aparece

Sebastiana Barráez: Y no aparece

 

Helicóptero. Van 78 días y no aparece el helicóptero. Un alto oficial de la Aviación me confía: “es imposible que sobre la ruta terrestre y corta Puerto Ayacucho-La Esmeralda, que es como la de Caracas-Barquisimeto, no se encuentre un aparato que es más grande que un metrobús: 18 metros de largo, 21 mts entre las puntas de las palas del rotor, y vacío (sin gasolina) pesa 7 mil kilogramos”. El 30 de diciembre el helicóptero MI17 del Ejército, de fabricación rusa, siglas EV0796, se perdió como por arte de magia con tripulación y pasajeros, luego de despegar de Puerto Ayacucho. De los 9 militares nada dice la Fuerza Armada y de los cuatro civiles, incluyendo un bebé, menos se pronuncian las autoridades. De los más de tres mil generales y almirantes que hay en la FANB ninguno se ha pronunciado. A la búsqueda de la aeronave se le llamó “Operación Esperanza”, aunque suene medio irónico. No se sabe qué pasó con el equipo de radio impacto que debía enviar una señal de su ubicación en caso de un siniestro. Hace rato que los rumores suben como la espuma. Lo más extraño es el silencio de la Fuerza Armada.

Japón. Será el sábado 18Marzo2017, a las 10AM en el Conjunto de Aulas de la Universidad Simón Bolívar. Se celebrará el concurso de disertación en idioma japonés. Nueve estudiantes demostrarán lo que han aprendido de las costumbres, cultura e idioma del Japón.

Velázquez. Es Luis Aníbal. Hasta hace unos días presidente de la Lotería del Táchira. En varias ediciones publicamos alertas sobre ese personaje, a quien el gobernador, capitán José Gregorio Vielma Mora se empeñó en nombrar en esa institución, contra la voluntad de parte importante de la opinión pública del estado andino. La Lotería fue alguna vez, hasta hace unos años, de beneficencia pública, cuando cumplía una hermosa labor. Vielma ordenó la modificación de la Ley de la Lotería para adaptarla a Luis Aníbal Velázquez Rosas, ya que no tenía ni la edad ni el perfil necesario para dicho cargo, ni siquiera profesional era. El joven se dedicó al derroche y al espectáculo hasta que la Lotería llegó a las puertas de la quiebra. Resulta que ahora el gobernador lo destituyó y Luis Aníbal estaría bajo averiguación por los desastres que hizo en la Lotería. En la edición 1018 indicamos el derroche del dinero de la Lotería, que se convirtió en una caja chica para lujos, comidas, carros, etc. El hermano de Luis Aníbal es Luis Salvador Velásquez Rosas, el llamado Rey de la Cabilla, a quien Chávez ordenó poner preso cuando era gerente de comercialización de Sidor. Solicitó medida humanitaria con el argumento de que estaba a punto de morir producto de la Leucemia. Todo fue un truco para dejarlo en libertad. El entonces diputado Abelardo Díaz denunció el contrato que se habría pagado con sobreprecio de Bs. 47 millones, con la empresa de conciertos Amo Táchira, GM Show Producction C.A, cuya organización fue de Luis Aníbal. Gracias a Vielma Mora los hermanos Velázquez Rosas se instalaron en el Táchira. Ahora resulta que investigan al otrora presidente de la Lotería, cuando ya la quebró.

Combo. Es lo que le vendieron al personal de la Defensa Pública del Táchira. Un lt de aceite, 2 arroz, 2 harina, 1 mantequilla y 2 azúcar. Debían depositar Bs. 15 mil a la cuenta 0102-0129-25-0000070470 del Banco de Venezuela a nombre de Vanessa.

Jugador. Es Juan Carlos Mora, el del Deportivo Táchira. Está siendo demandado por su actitud violenta con una joven. Fue en la antesala de los cines en el CC Sambil de San Cristóbal. El centrocampista se apropió de la tarjeta de crédito de Francis. La chica le pide que se la devuelva. Mora le responde con palabras insultantes y en sorna saca la tarjeta del bolsillo y la tira al piso arrastrándola con su pie. “¿Ah es ésta? No sea pend… yo tengo para pagarle la entrada a todos los que están aquí. Tú no sabes quién soy yo”, dijo palabras más, palabras menos el jugador, que se encontraba en compañía de su novia y de cuatro hombres que le hacían coro. Todo aparece en los videos. Al ver el incidente se acercan el novio y un amigo de Francis que estaban en la cola de los refrescos. Hubo un cruce de palabras, pero deciden no llevar el caso a mayores. Entran todos a la misma sala. Una hora después el amigo de Francis va al baño y se percatan que detrás de él se fue Juan Carlos Mora y su grupo. Allí nuevamente Mora actúa agresivamente insultando a Francis especialmente. De repente su novia se tira sobre la joven golpeándola brutalmente y causándole incluso el desvío de una prótesis mamaria. Juan Carlos pedía a sus amigos que le trajeran del carro “lo que ustedes saben”, en alusión a lo que parecía un arma, mientras ellos le decían “no, chico, no cometas esa locura”. Francis, su novio y su amigo denuncian ante el Cicpc a Juan Carlos Mora y a su grupo. El Cicpc no hizo mucho esfuerzo para detener al jugador, quien debía haber sido apresado en flagrancia por violencia de género. El Deportivo Táchira protegió a Mora y lo sacó del Táchira porque iba a un juego en otra entidad.

Dinero. Lo que está sucediendo con el dinero de los ahorristas es intolerable y raya en el abuso, porque los clientes no pueden disponer del dinero en la cantidad ni momento que lo necesitan, sino cuando los bancos lo decidan y cómo lo decidan. No sé a quién se le ocurrió la brillante idea de poner límite al pago diario en tarjetas de débito. Eso se ha convertido en otro bachaquerismo. Solo algunos privilegiados, con pago previo, pueden disponer de su dinero a su antojo. El resto de la población estamos sometidos a la molestia de no poder ni siquiera pagar servicios, repuestos, medicamentos, etc porque las tarjetas solo arrojan: excedió el límite. Una joven pareja se disponen a pagar la factura de la clínica donde tuvieron a su bebé: un millón cien. El recién estrenado padre pasó un momento amargo. “No pasa señor, está excedido”. “¿Pero qué es eso de excedido? Es mi tarjeta de débito y tengo saldo suficiente, es un banco privado”. La clínica le explica que los bancos tienen ahora un tope para poder hacer pagos vía débito. El Banfanb es una excepción en el tope. Pero el Banco de Venezuela solo permite hasta Bs. 15 mil. Una dama trata de pagar el seguro de su empresa, a través de una transferencia por Bs. 3 millones. El banco le responde que no puede hacerlo y le bloquea el acceso. Luego de horas en trámites le dicen que debe ir personalmente al banco para que haga una justificación del origen de los fondos. Esa señora ha sido cliente de ese banco por 35 años y esa cuenta es por la que maneja su empresa desde hace 25 años. Y ni qué decir con lo que ocurre con los cajeros de los bancos del Estado. Un desastre.

Última Hora

-Wilmito vivía en Margarita en la casa de playa que era de Pérez Jiménez. La remodelaron hasta que en diciembre la reinauguraron con tremenda fiesta.

-Extraña detención de Carlos Betancourt por Interpol en el aeropuerto de Maturín. Aparece solicitado por la fuga del Cuartel San Carlos.

Benedetti. Es Mario, el sensible poeta uruguayo. Fue él quien un día escribió: “No lo creo todavía/ estás llegando a mi lado/ y la noche es un puñado/ de estrellas y de alegría/ …/ sin embargo todavía/ dudo de esta buena suerte/ porque el cielo de tenerte/ me parece fantasía/ …/ y aunque no siempre he entendido/ mis culpas y mis fracasos/ en cambio sé que en tus brazos/ el mundo tiene sentido/ y si beso la osadía/ y el misterio de tus labios/ no habrá dudas ni resabios/ te querré más/ todavía”.

 

Loading...