Inicio > Opinión > Gustavo Tovar Arroyo: Anticuerpos morales

Gustavo Tovar Arroyo: Anticuerpos morales

 

Aves extrañas de la oposición

He sido objeto de una inusual campaña de prestigio a través de las redes sociales. Se me vincula y hasta enmarca -inmerecidamente- entre algunos de los venezolanos más decentes y respetados del país.

Somos “aves extrañas” de la oposición.

Honor inmerecido

En un país donde un reconocido sector de la oposición colabora con la dictadura, dialoga con ella, se acobarda en eventos electorales, negocia a trastienda y se humilla sin vergüenza frente a sus verdugos, quien no lo hace obviamente es enmarcado en un cuadro de honor lleno de colores, medallas y flechitas saltarinas, como lo fuimos nosotros.

No sé todavía quién o qué grupo nos ha honrado de manera tan excesiva y radiante, ni a quién debemos agradecer semejante reconocimiento, sólo sé que nosotros, los que aparecemos en el cuadro de honor, no somos los únicos que deberíamos aparecer en él. Son más, muchos más, son la mayoría de los venezolanos dignos de esta tierra, que están hartos y asqueados del chavismo, pero que también están hartos y asqueados de cierto sector de la oposición porque lo único que hace es despreciar su sufrimiento y angustia, y colabora a escondidas con los infames asesinos del país: los chavistas.

Anticuerpos morales

El chavismo es una fórmula política que combina lo más despreciable de ser humano, esto es, el cinismo, la corrupción, la perversión y la criminalidad en todas sus facetas. Se convirtió en una peste porque no halló anticuerpos morales ni intelectuales que lo detuvieran. Aún hoy, después de la estrepitosa ruina que ha causado al país, ciertos factores de la oposición le siguen haciendo el juego sin ningún tipo de vergüenza, es patético, colaboran con la dictadura.

Sólo por eso no hemos logrado erradicarlos del poder, sólo por eso un mundialmente abominado como Nicolás Maduro sigue rigiendo nuestro país, sólo por eso todos aquellos que nos oponemos con integridad, convicción, pero sobre todo con conciencia crítica, somos señalados en cuadritos conspirativos que a fin de cuentas nos distinguen y enaltecen.

Que el chavismo nos acuse nos dignifica, pero que sus colaboradores de la oposición también lo hagan nos premia.

El verdadero cuadro de honor

En mi caso, blasfemo irreductible como soy del chavismo, sacrílego de su rebaño de borregos ideológicos, entre quienes escojo de vez en cuando a alguno para comérmelo vivo, qué he estado en los cuadritos de honor que en su momento han sacado Chávez, Diosdi Cabello, Rodríguez Torres, Robert Serra, Mario Silva, El Aissami, entre otros, no siento ni sentiré ningún orgullo mientras el chavismo -esa peste de narcotraficantes- esté rigiendo a Venezuela, tampoco siento que merezca ningún reconocimiento mientras exista un solo preso político.

Frente a un hecho tan deplorable y ruinoso como el que está viviendo el país ni mi sarcasmo es oportuno. Nada lo es. Sólo el agradecimiento a los que luchan con dignidad, con honor, con decencia y con absoluta entrega.

Ellos son los presos políticos, Steyci, Leopoldo, Gilber, Yon, Ledezma o Daniel, entre muchos otros, con el verdadero cuadro de honor de Venezuela. Los admiramos tanto.

Ustedes son el ejemplo de la mejor Venezuela.

Por ustedes y con ustedes luchamos.

El último agradecimiento

Y a mis compañeros de cuadro de honor de la decencia, gracias por seguir, gracias por no vencerse, gracias por no negociar ni dialogar sus principios, gracias por dar el ejemplo, gracias por amar de manera tan irreductible y honorable a Venezuela.

Ustedes son la confirmación de que en nuestro país hay moral. Espero algún día poder estar a la altura del compromiso que ustedes de manera tan decidida han impuesto. Daré lo mejor de mí hasta la libertad.

Por ustedes y con ustedes lucharé, pero sobre todo por los héroes anónimos que permanecen en la lucha y permanecerán en ella hasta la erradicación definitiva de la lepra chavista.

Seguimos…

@tovarr

 

Loading...