Inicio > El pizarrón de Fran > Francisco Arias Cárdenas: Nuestra agua dulce

Francisco Arias Cárdenas: Nuestra agua dulce

Cada 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua, establecido por la ONU en 1992, con el objeto de convocar la atención sobre la imperiosa necesidad de implantar sistemas de utilización de este recurso vital. El 71% de la superficie terrestre está cubierta de agua, pero solo el 2% es potable (dulce): es un bien insustituible, es indispensable su protección y conservación, mantener el equilibrio de los ecosistemas.

El Zulia posee el lago más grande de Suramérica, el número 19 a escala mundial, al que a su vez llegan 135 afluentes. Es una riqueza hídrica que estamos empeñados en salvaguardar para toda la cuenca, con el respaldo y concurso de los ministerios e instituciones con competencia ambiental. El estuario, originalmente de agua dulce, ha sido sometido a un proceso artificial de salinización a partir del primer tercio del siglo pasado, a raíz del dragado del canal de navegación por la industria petrolera. Es posible revertir ese efecto, y con ello, posibilitar el uso de sus aguas para fines de riego, en una extensa zona agrícola hacia el norte de la cuenca.

También es posible, y es una imperiosa necesidad, aplicar criterios y herramientas científicas y tecnológicas para recolectar, depurar y reutilizar las aguas residuales.

Mesa de trabajo

Tales fueron los temas tratados en la reciente mesa de trabajo en el Zulia, a la cual asistió el ministro del PP para Ecosocialismo y Agua, y los entes afines. En realidad, todos estamos involucrados, desde nuestros hogares, los consejos comunales, organizaciones ambientalistas, las alcaldías, todas las instancias de gobierno. Esto es un asunto de vida, y por ello, el tratamiento de los efluentes residuales ha sido incluido en la agenda de la Semana Mundial del Agua del próximo mes de agosto.

América Latina es el continente de la esperanza: rico en recursos naturales, pródigo en buena gente decidida a construir un mundo más en sintonía con el equilibrio natural, más justo, más solidario, más responsable con el futuro. Y más decidido a colaborar con la Creación.

Te puede interesar