Inicio > El pizarrón de Fran > Hugo Hernández Raffalli: El Estado y los privados venezolanos

Hugo Hernández Raffalli: El Estado y los privados venezolanos

La realidad que vive nuestro país pasa por una adecuación  de los venezolanos ante las severas medidas tomadas desde el exterior  por las calificadoras de riesgos, sus implicaciones en la confianza de los bancos internacionales y las inversiones que demanda Venezuela. No obstante que el país ha honrado el pago de todas y cada de las obligaciones contraídas en el exterior, las calificadoras de riesgos señalan a Venezuela como un país incapaz de pagar sus obligaciones, haciendo reaccionar a la banca internacional de manera desfavorable para Venezuela.

Internamente, hay personajes opinadores y detractores del país, para ahogar a la mayoría de los venezolanos sin tener en cuenta que es un “suicidio en primavera”.

Venezuela es imposible que caiga en un default con los acreedores extranjeros. Venezuela tiene una base de activos muy grande y diverso. Tenemos un sector industrial con capacidades instaladas y disponibles. Recursos naturales en abundancia y apenas somos 32 millones de habitantes. Necesitamos una dirección del país que disponga de las políticas públicas eficientes ajustadas a las realidades que vive nuestra hermosa Venezuela.

Uno de los peores daños que se están causando a la población es “la Inseguridad personal”. Hay que tomar medidas drásticas para combatir la delincuencia para que se produzca La Paz y la confianza y esperanza en un país mejor.

La parte económica y social se puede equilibrar en beneficio de todos. La capacidad de maniobra del Gobierno está sujeta a los ingresos por las exportaciones petroleras y los ingresos por pagos de los impuestos de las personas naturales y jurídicas. Las divisas con las que cuenta el Estado son generadas por los ingresos petroleros. Y las importaciones se han reducido considerablemente. Esto incide en la importación de alimentos, medicinas y materias primas.

Hay personas, venezolanas, que se han dado a la tarea de tratar de bloquear las importaciones de algunos países que han ofrecido ayudar a Venezuela.

Estos son los que aspiran a gobernar  este país. El pueblo les pasará factura.

Estamos convencidos de la recuperación de Venezuela. Las reservas internacionales se ven mermadas considerablemente. Los ingresos petroleros, de mantenerse en un nivel de $ 45 x barril, se podrán  sostener  los compromisos internacionales.

Habrá que ser muy eficiente en recabar los impuestos nacionales de las personas jurídicas y naturales. Mientras menos dependamos del petróleo será  mucho mejor para todos. Sin embargo,  eso no se logrará en el corto y mediano plazo.  Entonces hay  que ser muy muy eficientes en el manejo de los ingresos derivados del petróleo.

La participación del sector privado venezolano es necesaria e imprescindible. Tanto el Estado promotor e impulsador de la economía, como el sector privado nacional conjugando esfuerzos pueden lograrse resultados muy buenos para Venezuela.

Con el sector petrolero hay una serie de iniciativas de privados venezolanos con Pdvsa, impulsando proyectos en beneficio de la producción y de desarrollos productivos. Están siendo actores importantes. El Estado no puede hacerlo todo. Del esfuerzo común se logrará fortalecer a Venezuela en ámbito social y económico.
Se abrirán oportunidades de trabajo  en forma masiva, se logrará la reactivación de las capacidades instaladas de industrias ( base de activos) disponibles. Eso representará la continuidad de producción de bienes y servicios y el mejoramiento económico de las emoresas con beneficio para Pdvsa.

Concluimos diciendo “debemos querer a Venezuela. Protejamos a nuestro país y no permitamos que nos roben la libertad, la soberanía e independencia”.

Te puede interesar