Inicio > Opinión > Fausto Masó: El triste milagro chavista

Fausto Masó: El triste milagro chavista

En el mundo se habla con asombro del milagro chavista, se reconoce que Chávez y Nicolás Maduro transformaron el país, lograron lo imposible: dejar a Venezuela sin combustible. En un país petrolero sus habitantes solo buscan un camino, el que los lleva al aeropuerto más cercano.

No hay que cansarse de recordar los maravillosos tiempos de la famosa IV república. Un suicidio estúpido llevó a los venezolanos a ignorar que la época más gloriosa, justa y desarrollada de nuestra historia había sido la de los gobiernos democráticos. Se ensalzó el militarismo, al propio Pérez Jiménez, hasta llegar a la monstruosidad de abrirle el camino al gobierno chavista, aplaudir al propio Chávez, un oficial corto de imaginación, torpe y atrevido, el cual al final se ha quedado con pocos partidarios porque hasta los brutos, los chavistas ignorantes reconocen, por ejemplo, que la falta de gasolina actual demuestra que nos gobiernan los venezolanos más ignorante de estos 200 años. Hasta el gobierno reconoce un desastre imposible de ocultar.

Los usuarios de Twitter han publicado foto de las colas en gasolineras, cuyas filas han obstaculizado el tráfico, sobre todo en las vías principales de Caracas.

En ese sentido, la estatal Petróleos de Venezuela confirmó a través de la conocida red social que cuatro estados centrales del país registran fallas en el suministro de combustible.

“Estamos reforzando los despachos en el centro del país para estabilizar el suministro de combustible (…) Se han generado colas en algunas estaciones de servicio de cuatro estados del país, producto del retraso en el cabotaje de la gasolina”, indicó en Twitter el vicepresidente de Pdvsa, Ysmel Serrano.

La estatal, que difundió en la red social los mensajes de Serrano, aseguró que cuenta con “suficiente” gasolina producida en refinerías venezolanas y que redoblará el despacho hasta estabilizar la distribución, por lo que llamó a la población a la calma y “a no caer en falsos rumores de sectores que juegan al caos del país”.

Pdvsa señaló también que desplegó más de 200 unidades cisternas en la Gran Caracas para abastecerla, aunque una decena de estaciones ubicadas en el este de la capital presentaban largas colas de usuarios a la espera de conseguir combustible o estaban cerradas.

Igualmente, este miércoles las redes sociales recibieron imágenes del incendio en la refinería de Amuay, en el estado Falcón, siniestro que se originó, presuntamente, en la planta de craqueo catalítico, la que procesa gasolina para el mercado local.

El portal web La Patilla publicó también un reporte de la GNB que incluye un listado de varios puntos de la capital en los que se aprecian las afectaciones que ha generado el desabastecimiento de combustible, más allá de que Pdvsa informara en días recientes a través de un comunicado que el suministro de combustible en el país se encontraba garantizado.

Todo esto es obra militar, en especial de Hugo Chávez Frías, un político atrevido que por un golpe de suerte se apoderó del país, murió antes de sufrir el desastre nacional y dejó a Nicolás como responsable final, cuando en realidad había sido Chávez, con su ignorancia, quien provocó la ruina de Venezuela.

Hasta los propios chavistas reconocen esta verdad, ocultan su cercanía al caudillo barinés, tratan de enriquecerse e irse al extranjero.

El milagro chavista ha sido provocar la emigración masiva de los venezolanos de izquierda, de derecha, de todos. Nadie quiere quedarse en Venezuela. Ese es el triste milagro realizado por Hugo Chávez Frías.

Chávez ya no da risa.

Te puede interesar