Inicio > El pizarrón de Fran > Fe y Alegría cumplen 62 años

Fe y Alegría cumplen 62 años

Fe y Alegría: educa en valores siempre vinculando a la familia, la comunidad y el colegio. Una triada que nace y se hace fuerte desde cada pupitre ocupado por los niños que viven en los barrios más necesitados del Zulia, y del resto de los 20 países  de América Latina, Europa y África, donde quedó sembrada la semilla de amor del padre jesuita José María Vélaz.

“El alma de la vocación de Fe y Alegría es el decidido empeño por la transformación social a través de la educación”. Así explica el propio Vélaz, fundador de este movimiento de educación internacional, de qué se trata esta hermosa obra social.

Una obra social que nació el 6 de marzo de 1955 en Catia, Caracas, y que hoy solo en Venezuela cuenta con 170 planteles, cinco institutos universitarios, 25 emisoras de radio, 79 Centro de Capacitación Laboral (Cecal), 217 Centros Comunitarios de Aprendizaje, un centro de formación e investigación, y un centro de profesionalización.

Los números dicen mucho, pero las vidas que ha transformado Fe y Alegría cuentan las verdaderas historias detrás de esta trabajo integral. “Yo tengo 15 años laborando en las aulas de Fe y Alegría, y viendo cómo este hermoso trabajo me cambió la vida, y cómo he ayudado con mi dedicación a la formación de tantos niños necesitados. Nuestras escuelas se diferencian de las demás por ese sentido de pertenencia que sentimos todos nosotros por las instituciones, y esa semilla de amor de ayudar a los muchachos para superarse y cambiar sus vidas también a través de una educación de calidad”, contó María Nava, profesora de Fe y Alegría El Manzanillo, primera institución que edificó este movimiento en el Zulia, en 1960.

Aprendemos y emprendamos. Este lema marca el aniversario 62 de la institución, en el que a través de sus programas de formación buscan garantizar las herramientas esenciales para un aprendizaje autónomo y permanente.

El profesor y filósofo Antonio Pérez Esclarín, quien labora con Fe y Alegría desde hace muchos años, precisó sobre el lema de este año: “Ser un emprendedor significa ser competente y audaz, pero para Fe y Alegría, poseer también una profunda cultura humana y ciudadana para abrir caminos económicos diferentes y promover una economía solidaria, donde se fomente la cooperación y el apoyo mutuo, en el horizonte de la transformación social y el desarrollo humano sustentable”.

Explicó que Fe y Alegría está dándole un puesto privilegiado a la educación técnica, tecnológica, y a la formación en competencias laborales para mejorar la empleabilidad de los jóvenes.

Fe y Alegría no es solamente las escuelas formales. A nivel de educación superior tiene cinco institutos funcionando, uno de ellos ubicado en el municipio San Francisco, donde se ofertan ocho carreras universitarias.

También están los Centros Educativos de Capacitación Laboral (Cecal), que nacieron para dar una alternativa a los muchachos, mayores de 15 años, que no pudieron continuar en el sistema de educación regular. Ingrid Rodríguez, coordinadora de proyectos y mercadeo, explicó sobre este programa que atiende a más de 13.800 participantes en 757 cursos que van desde manualidades, peluquería, protocolo, computación hasta electricidad y construcción civil.

Otro de los programas que están ofreciendo es el Instituto Universitario Jesús Obrero que tiene sede en 5 sedes (Catia, Petare, Barquisimeto, Guanarito y Maracaibo), y da una oferta universitaria a jóvenes de bajos recursos.

Panorama

Te puede interesar

Compartir