Inicio > El pizarrón de Fran > Hay que traer 9.200.000 kilos de café para abastecer el mercado nacional

Hay que traer 9.200.000 kilos de café para abastecer el mercado nacional

Se ha detenido la salida de café venezolano de contrabando al exterior, pero el presidente de la Asociación Bolivariana de la Industria del Café, ABICAF,  Nelson Moreno Gutiérrez afirma que a nadie escapa que la producción del grano ha mermado en los últimos 10 años el 50%.

En la última reunión del Motor Agroproductivo, se acordó un plan intensivo de apoyo a la caficultura nacional y a las torrefactoras de café, de manera de abastecer plenamente al mercado y por ende,  al consumidor venezolano, que no tiene acceso a este producto y cuando lo hace, es a un altísimo precio.

Sin embargo, según el presidente de la Asociación Bolivariana de la Industria del Café, ABICAF, Nelson Moreno Gutiérrez, la situación podría agravarse a partir del mes de mayo de este año, de no actuarse con celeridad, toda vez que, analizada la situación de la actual cosecha, haría falta una importación de  9.200.000 kilos ó 200.000 quintales (1 quintal son 42 kilos), 30 % de anteriores importaciones, para evitar un desabastecimiento mayor.

Por lo pronto, el también economista precisó que se ha detenido la salida de café venezolano de contrabando al exterior, pero a nadie escapa que la producción del grano ha mermado en los últimos 10 años el 50% del volumen que se producía en nuestro país hacia el 2007, cuando la cosecha se estimó en 1.500.000 quintales, (69.000.000 kilos de café)

Ese es el debate que se está dando hacia lo interno del Motor Agroproductivo que sesiona los martes en la sede del Ministerio de Agricultura Productiva y Tierras, bajo la rectoría del ministro Wilmar Castro Soteldo. Hoy es difícil estimar el volumen real de la cosecha del 2017, por cuanto se han perdido los controles estadísticos  de otrora, sobre todo con la implementación del control cambiario, dado que el diferencial  de nuestra moneda frente a la de Colombia, sitúa el precio del café en la frontera en Bs 650.000  el quintal, dijo  Moreno.

Según él, esto significa que en territorio venezolano el precio más alto que se paga al caficultor es de Bs 230.000 el quintal de 46 kilos sin tostar y a ello se une el problema de la productividad. Es decir, el tema de la pérdida y rescate de la cultura cafetalera de los pueblos y regiones productoras, que solo han quedado para producir el 30% del café  que se consume en nuestro país.

Los requerimientos

Las estimaciones permiten señalar que el país requiere de 92.000 toneladas de café verde para el presente año, “si queremos ver los puntos de venta surtidos de café molido, con lo cual se cubriría una demanda plena de 75.000 toneladas del grano molido y tostado, “a los precios actuales, observa el directivo del sector cafetalero.

Cita Nelson Moreno, en cuanto al consumo familiar con los actuales precios sincerados, que se requiere de 1,8 kilos por persona y las cafeterías consumen un café especial maquinado y clasificado con equipos  electrónicos. Ese consumo, añade, llegó en el  2012 a 13.000.000 kilos/año. Empero, actualmente el consumo se ubica en 7.000.000 millones de kilos/año, lo que muestra que el consumo familiar está sometido a una demanda insatisfecha.

Es decir, esa demanda requiere de una producción industrial de café tostado y molido de 50 millones de kilos anuales, con lo cual se atendería la problemática que viene ocurriendo desde hace un tiempo. Habría que aumentar en no menos de 60.000 hectáreas, que arrojen en promedio una productividad de 39 quintales por hectárea.

El presidente de ABICAF advierte que la inseguridad en el campo, y en especial en las fincas cafetaleras, en la comercialización y transporte del producto, tiene un saldo de 22 asaltos a gandolas cargadas del producto con destino a la industria “ y ese producto no ha aparecido.

Algunos asaltos se han producido a pocos kilómetros de las torrefactoras y a ello no han escapado las empresas del Estado”, precisa.

Esta materia está siendo analizada, así como también reviste especial atención el mejoramiento genético de las variedades de café arábigo con genotipos de Colombia y Costa Rica, sobre todo tomando en cuenta las nuevas siembras en zonas cafetaleras aptas para el cultivo. Moreno explica que el café arábigo es el mejor del mundo y se produce en Venezuela, Colombia. Centroamérica y Kenya. Es el más costoso y se llega a cotizar a 40 dólares la libra.

Los precios

A juicio de  Moreno, el precio del café en toda la cadena comercial y la competencia con otros productos de la cesta básica, es un freno al alza desproporcionada del precio del molido en los puntos de venta. Sin embargo, acota que es muy difícil controlar los costos de producción en la cadena comercial del café, ante el proceso inflacionario que vive la economía, que impacta a los fertilizantes, semillas, material de labranza, mano de obra y subsistencia del caficultor, que además junto a ese cultivo, se convierte “en el protector de las cuencas y nacimiento de los ríos, aguas abajo”, puntualiza.

Ya en otro plano, el presidente de ABICAF nos precisa la próxima celebración en Medellín, Colombia, del Congreso Mundial de Café. Venezuela albergó este Congreso en Caracas en 1979. Esta vez se espera una nutrida representación nacional de empresas productoras, torrefactoras públicas y privadas, y el ingeniero y productor de Portuguesa, Gabriel González, gerente general de la Corporación Venezolana del Café, estará al frente de la delegación, en la búsqueda del rescate definitivo  deseado.

Allí se analizarán los adelantos tecnológicos y agronómicos que se han alcanzado en países productores de café arábigo, nuevas tecnologías del procesamiento de café en los países más desarrollados, fabricación de equipos etc. En esa dirección apunta el rescate de la caficultura, hoy bien  mermada, dijo.

El Universal

Te puede interesar

Compartir