Inicio > El pizarrón de Fran > Rafael A. Salazar: La modernidad y el tercer mundo

Rafael A. Salazar: La modernidad y el tercer mundo

En Venezuela, Margarita, el miércoles 14/septiembre/2016 fue la instalación de la cumbre del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL). Actividades programadas del 13 al 18 de septiembre, por lo cual “……. la importancia del manejo cotidiano de las expresiones países del movimiento tercermundista, periféricos, pobres, atrasados, menos desarrollados, en desarrollo, subdesarrollados, no alineados neocolonizados en relación a los países desarrollados, ricos, centrales, colonialistas, metropolitanos con la finalidad de no utilizar estos términos de una forma ideológica, ni dogmática ni alienada sin razonamientos históricos a objeto se impida la legitimación del actual orden internacional injusto en la interrelación alienada de estas formaciones sociales”.

Este tema es una reformulación del que escribí en Valencia, el 14-10-1986, denominado APROXIMACIÓN AL TÉRMINO TERCER MUNDO a objeto de explicar que en la diversidad, multilineal y dialéctica, del desarrollo histórico las sociedades comunales primitivas, esclavistas, feudales y asiáticas, entre otras no conocidas, precapitalistas o anteriores a la modernidad, como ésta (la modernidad) precede a la post modernidad. Las cuales se forman desde las comunales primitivas con distintas líneas de evolución y grados de desarrollo de humanización.

El proceso de la modernidad tanto arcaica colonial y posarcaica neocolonial en este desarrollo heterogéneo desde la revolución mercantil hasta los oligopolios neoliberales, ha ocurrido la acumulación interna y extrovertida de capital, diferenciándose las poblaciones colonialistas internas y externas de las colonizadas envueltas en la cultura de la violencia, guerra, en un progreso más de alienación que de libertad; puesto que las consecuencias burguesas de la Revolución Francesa y la Independencia estadounidense, entre otras independencias nacionales de otros países no fue suficiente, se necesitan otros cambios al cambiar los Estados autoritarios y absolutistas en republicanos democráticos ya que crearon libertades restringidas, limitadas, permaneciendo la esencia de la desigualdad, el nepotismo, la explotación social, en libertades incompletas enajenadas e injustas que necesitan liberarse de esta cruel realidad de mal convivencia entre personas, ciudadanos y países. Se continúa atropellando a diferentes sectores sociales y al ambiente a beneficio del privilegio elitista, en lo nacional e internacional, en esta conformación republicana de países dominantes y dominados, metropolitanos y periféricos, modernos y en modernización, repúblicas colonialistas y colonizadas o neocolonizadas; llamadas las sociedades colonialistas, desarrolladas y las neocolonizadas, subdesarrolladas. Tal que la modernidad integrada por la articulación de los países desarrollados y subdesarrollados forman un único proceso que llamamos formación histórica del capitalismo, como totalidad social.

El término Tercer Mundo en la modernidad lo utilizamos no solamente para significar las diferentes realidades subdesarrolladas o de países con características comunes en relación a otros, por su capacidad institucional de calidad de vida ciudadana y democrática, productiva, científica, tecnológica, de redes comunicacionales e informáticas, militar humanistas en praxis de derechos humanos en contradicción a los esbirros, entre otras características que son denominados desarrollados. También nos referimos que a mediados de la década del cincuenta, siglo XX, líderes de países subdesarrollados consideraron que además de la visión histórica de la modernidad se requería planes estratégicos y tácticos nacionales e internacionales que permitieran ejecutar la elaboración de medidas económicas, sociales, judiciales, axiológicas, educacionales, de salud, ambientales, recreativas, entre otras, para superar las causas endógenas y exógenas que nos mantienen atrapados en la red de violencia de la modernidad. Por esto es necesario el estudio científico, académico y político del Tercer Mundo para buscar soluciones de libertades que nos faltan para liberarnos de nuestra situación histórica posarcaica neoliberal y neocolonial. De aquí la importancia del manejo cotidiano de las expresiones países del movimiento tercermundista, periféricos, pobres, atrasados, menos desarrollados, en desarrollo, subdesarrollados, no alineados neocolonizados en relación a los países desarrollados, ricos, centrales, colonialistas, metropolitanos con la finalidad de no utilizar estos términos de una forma ideológica, ni dogmática ni alienada sin razonamientos históricos a objeto se impida la legitimación del actual orden internacional injusto en la interrelación alienada de estas formaciones sociales.

La categoría de formación social es un instrumento teórico metodológico que ayuda a comprender las características y mecanismos de funcionamiento de la infraestructura del crecimiento económico, de la estructura del desarrollo social y de la superestructura en formas de conciencia social, valores, organizaciones sociales e institucionales y de Estado de la población mundial y nacional, en un espacio y tiempo históricamente determinado, como totalidad social.

A partir del capitalismo comienza el proceso de producción de integración global internacional, por lo cual no se puede tener un análisis sin síntesis y de inducción sin deducción, es decir, no se puede estudiar las partes sin la visión de totalidad social y viceversa, a objeto de realizar una praxis desalienante. Necesario conocer que el universo es concreto y esta realidad de totalidad infinita pensada en ideas es lo abstracto de la naturaleza. Esta abstracción tiene que corresponderse con lo concreto real para que sea realidad verdadera. Así diferenciamos la ideología, falsa conciencia, de la ciencia de no elementos y elementos finitos e infinitos relacionados y articulados de esta totalidad multilineal dialéctica diversa y plural universal concreta pensada en ciencia única.

Alfred Sauvy fue el primero, 1953, quien usa la frase “Tercer Mundo” en el semanario ”FRANCE OBSERVATEUR”, en su artículo: “TRES MUNDOS Y UN PLANETA”, refiriéndose a los desposeídos del estado monárquico francés, a finales del siglo XVIII, respecto a los comerciantes, campesinos, funcionarios y trabajadores en general, que conformaban el “TERCER ESTADO FRANCÉS” frente a los monarcas, al clero y la nobleza los cuales tenían el “PRIMERO Y SEGUNDO ESTADO FRANCÉS”, poseedores de los privilegios políticos, económicos y sociales, entre otros. Así fue que Sauvy ante los países capitalistas desarrollados y los del bloque socialista utiliza la metáfora tercer mundo para darles contenido a los países sin desarrollo científico, tecnológico y económico, en demanda de un nuevo orden internacional. Otros antecedentes históricos son los enfoques de Miranda y Bolívar, siglo XIX, de integración latinoamericana frente a los centros de poder mundiales y los de “la conferencia de los países no alineados en Bandung, Indonesia, 1955, con 29 representantes de países Afro Asiáticos para protestar por su condición neocolonial y liberarse de esta realidad de opresión se pronuncian: Contra el neocolonialismo, el racismo y la guerra; por la cooperación económica, política y cultural” información de Oscar Pino Santos, en PROBLEMAS ECONÓMICOS DEL TERCER MUNDO Y LA ESTRATEGIA DE LOS PAÍSES NO ALINEADOS, México, Editorial Nuestro Tiempo, 1976, p.12, también muestra el contenido de los términos: países no alineados, grupo77 y tercer mundo, entre otros, para que le demos un significado apropiado a los dirigentes que representan a los movimientos de los Estados Nacionales identificados bien sean por un pasado de explotación colonial o actualmente en la lucha contra el neocolonialismo. En este sentido, la formación de un grupo de países calificados de tercermundistas debe ser interpretado como una herramienta metodológica organizativa para impulsar movimientos de liberación internacional, partiendo de movimientos nacionales hermanados por el esfuerzo común a objeto de conquistar nuevas relaciones de interdependencia con justicia entre los países del mundo, ya que el orden internacional está signado por la injusticia como lo plantea, por ejemplo, Héctor Malave Mata en sus diferentes textos; igualmente, Raúl Alfonsín, presidente de Argentina, en la inauguración de la reunión parlamentaria mundial, El Carabobeño, 07-10-86, p.c12, denota la precariedad de los derechos humanos y constitucionales al decir que “el capitalismo ha creado un orden económico creciente injusto y una forzada homogeneización del mundo que esteriliza los estilos nacionales”.

Toda esta causalidad que genera la exaltación del ego alienado en violencia de injusticia social y ecológica, en sus diferentes manifestaciones, dibujan los obstáculos de la modernidad para que los países en modernización o neocolonizados o en desarrollo puedan desarrollarse por la vía del capitalismo, creándose la necesidad de buscar nuevas vías post modernas de desarrollo histórico. Por lo que debemos evitar las visiones ideológicas o de falsa conciencia y estudiar científicamente la modernidad en totalidad histórica mundial tal cual se expresa en lo concreto real; en la cual se reproducen formas de vida más universales que tradicionales, en sus respectivas particularidades nacionales. Partiendo de esta comprensión científica del subdesarrollo, más allá de las condiciones objetivas y subjetivas específicas y conflictivas, culturales, étnicas, religiosas, idiomáticas y geográficas, entre otras tenemos que crear las condiciones de consenso de plantear estrategias internacionales emancipadoras del desarrollo social para darle respuesta a la alienación y a la guerra entre humanos, la escasez de productos alimenticios acaparados que inducen la espiral inflacionaria, devaluación de la moneda nacional frente a las monedas extranjeras de la dominación, crecimiento económico sin desarrollo, estancamiento, robo de nuestro erario, déficit fiscal, desempleo, etnocidio, genocidio, ecocidio, autoritarismo, usura, deuda externa, corrupción, incumplimiento del estado de derecho, ocasionan la historia de la frustración de los proyectos históricos colectivos ante los individuales provocan el bloqueo de la participación colectiva democrática por eso se incentiva el debate para que a través de nuestras convicciones o ideas y valores superemos nuestra problemática histórica venciendo los obstáculos de la modernidad a propósito de hacer de los rostros tristes y miserables de América Latina, África, Asia y demás partes del mundo alegres, saludables, transparentes.

Finalmente, tomamos conciencia que la superación de la alienación está en la manifestación de la libertad. La consigna fundamental de los pueblos y ciudadanos por un mundo sin impunidad, abierto, plural, tolerante, el amor prevalezca sobre el odio, rechazar cualquier forma de dominación, opresión e invasión para el sometimiento, construir dignamente la libertad, la paz, independencia, autonomía, soberanía y autodeterminación de los pueblos y del ciudadano.

En conclusión, el Tercer Mundo significa pueblos y ciudadanos organizados en movimientos internacionales de los países, con la visión de profundizar en el estudio de la modernidad, debatiendo la pluralidad de ideas de los resultados de las investigaciones, para elaborar adecuadas metodologías según la problemática específica que le den solución a cada país y al conjunto de países en estas interrelaciones con la misión de transformar el esquema de producción y de poder bélico y alienante de este capitalismo creador de verdugos monstruosos posarcaicos de la dominación, que obstaculizan la construcción del futuro de la nueva civilización de equilibrio histórico y ecológico de autorrealización humana del buen vivir en salud de estado social de derecho ciudadano, en valores humanos y cristianos democráticos, hacia un nuevo orden post moderno más justo en lo socioeconómico, político y jurídico; a fin de garantizar internacionalmente una mejor justicia de convivencia de cooperación entre los hombres en armonía social con la naturaleza, tal que el humanismo convertido en naturalismo tenga plena expresión y realización histórica, en este proceso de cambio de paradigma de hombres modernos a posmodernos más sanos y dichosos, por la subsistencia de la vida en este planeta tierra.

Te puede interesar

Compartir