Inicio > Economía > Cañicultores de Aragua y Carabobo solicitan ajustes de precios y mayor seguridad

Cañicultores de Aragua y Carabobo solicitan ajustes de precios y mayor seguridad

 

Ante los constantes robos de maquinarias, insumos y hasta de las cosechas, los cañicultores de Aragua y Carabobo solicitan con urgencia planes de seguridad física y jurídica por parte del gobierno nacional, a objeto de garantizar la producción de azúcar, rubro estratégico dentro de la Gran Misión de abastecimiento seguro y soberano.

Pero estas no son las únicas exigencias de los cañicultores de la región. Durante la tercera reunión celebrada en el Central azucarero El Palmar con la presencia de representantes de la ZODI Aragua, del Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas, Ministerio para la Agricultura y Tierras, Instituto Nacional de Desarrollo Rural (INDER), de la Sociedad de Cañicultores de Aragua (SOCARAGUA), Fundacaña y productores de la zona, se discutieron otros requerimientos que permitirán la reactivación de las siembras de caña de azúcar y en consecuencia, la producción de azúcar por parte de los principales centrales azucareros de la región.

El cultivo de caña de azúcar en Aragua y Carabobo es de vieja tradición. Sin embargo, en los últimos años, la siembra de este importante rubro ha mermado considerablemente. De un millón 200 mil toneladas de caña que se producían en Aragua, actualmente, apenas se cultivan 160 mil toneladas. La disminución de hectáreas cultivadas en Aragua y Carabobo generó que la agroindustria regional pasara de 200 mil toneladas aportadas al mercado nacional, a solo 65 mil toneladas.

Muchos son los factores que han incidido negativamente en la disminución del cultivo de la caña de azúcar. Los cañicultores refieren que los constantes robos a sus fincas, no sólo de maquinarias e insumos, sino también de la propia siembra, les impide aportar a la agroindustria. Los productores de caña de azúcar temen perder no solo sus cultivos y sus maquinarias, sino también la vida. De allí que durante las mesas técnicas que se constituyeron inicialmente en la ZODI Aragua al frente del general de División Eldan Domínguez Fortty y que continúan en el Central El Palmar ubicado en San Mateo del estado Aragua, insistieron en solicitar mayor seguridad física y jurídica para preservar sus siembras.

En los últimos años, se han perdido cerca de 9 mil 500 hectáreas de caña de azúcar en Aragua y Carabobo y se estima un 10 por ciento de pérdida de la caña de azúcar y de insumos, producto de los robos en las fincas de la zona, de acuerdo a las estadísticas que maneja SOCARAGUA. La inseguridad también afecta las instalaciones del Estado, tales como diques y embalses que surten de agua a los cultivos.

Además de la seguridad, los productores de caña también insisten en el suministro oportuno de insumos, equipos y repuestos para la reposición de las flotas de camiones y tractores, así como reparación de las maquinarias, además del financiamiento a largo, mediano y corto plazo, que les garantice y permita reactivar la agricultura y la industria de manera sostenible en la región.

En este sentido, los productores aseguran que empresas como Agropatria ya tienen el diagnóstico de las necesidades que en materia de insumos y equipos se requerirán para la próxima zafra, mientras que admiten que la banca privada y empresas como Central El Palmar, han contribuido con el suministro de agroinsumos, que se sumarían al inventario adquirido recientemente por parte de SOCARAGUA.

Paralelamente, desde el Central azucarero El Palmar se han realizado los registros de las áreas administradas por el Estado venezolano, para la siembra de caña de azúcar en Aragua y Caraboboy contribuir con la recuperación de los cultivos. Las potenciales áreas para el cultivo de caña son La Placera e Irizarry con 70 y 50 hectáreas, respectivamente; otras 120 hectáreas en La Quebrada, 200 hectáreas en El Tamarindo. 260 hectáreas en La Mora y 450 hectáreas en los Valles de Tacarigua. Estas áreas representan mil 150 hectáreas con potencial para el cultivo de caña en Aragua y Carabobo.

La caña de azúcar evitará inundaciones

La caña de azúcar es un cultivo excelente para mantener el equilibrio agroecológico en los valles de Aragua y Carabobo. El alto consumo de agua que se requiere para los cultivos de caña, contribuye a mantener los niveles del Lago de Valencia, ya que los volúmenes de agua provenientes de los embalses de Suata y Taiguaiguay no retornarían al lago y contribuiría a disminuir las inundaciones en las zonas agrícolas y centros poblados que se encuentra en la periferia del lago de Valencia, así como reducir las aguas residuales que desembocan en el lago.

Los productores y cañicultores han insistido a través de SOCARAGUA, la necesidad de atender el peligroso crecimiento en los niveles de agua del lago de Valencia o lago Los Tacariguas, a través de la restitución de las siembras de caña de azúcar que se han perdido en la zona y que quedó establecida mediante la Gaceta Oficial Nº 8.582 de noviembre de 2011.

Esto con la finalidad, de que la mayor cantidad de líquido sea absorbido por la tierra a través de un sistema de riego que no desemboque en el lago de Valencia y se disminuya el aumento acelerado del reservorio natural.

Socaragua reiteró la advertencia hecha en el 2011: “después de elaborar un balance de las aguas que caen al lago anualmente, se contabilizaron 57 hectómetros cúbicos de agua que entran al reservorio. Si se sembrara más hectáreas con caña de azúcar, bajarían las aguas a 20 hectómetros cúbicos. El aporte de los cultivos es muy importante y se debe tomar en consideración para colaborar con la disminución del nivel del lago”.

En la medida en que se recuperen y rehabiliten hectáreas sumergidas en el lago, se logrará aumentar la producción de caña, cambures y otras siembras de alta demanda de agua y en consecuencia, los niveles de agua del lago de Valencia disminuirán, evitándose con ello futuras inundaciones, sobre todo en los próximos meses en los que se prevéabundantes lluvias producto del fenómeno de La Niña.

Urge ajuste de precios del azúcar

De acuerdo a un análisis presentado por la Federación de asociaciones de cañicultores de Venezuela, es imperativo un incremento en los precios del azúcar. FESOCA reitera que “el problema en la producción de la caña de azúcar se debe, principalmente, a la falta de políticas para implementar un precio justo para el rubro”.

En estos últimos años, los productores han trabajado por debajo del costo de producción, lo que se ha traducido en el arrastre de una carga financiera que se ve en la baja producción y productividad.

Durante la realización de esta tercera reunión de las mesas técnicas que impulsa la ZODI Aragua, los cañícultores insistieron en que los precios establecidos por el Gobierno Nacional no son suficientes para cubrir la demanda, ni para producir el rubro, debido a los niveles de inflación.

Los precios del azúcar fueron cubiertos medianamente por el Gobierno a finales de enero de 2017. De acuerdo a las providencias 097 y 098, el costo del azúcar era de 2.450 bolívares a nivel de industria y de 460 bolívares a nivel de anaquel, quedando a 390 bolívares a nivel del productor, lo que resulta insuficiente.De acuerdo a las estimaciones de FESOCA, el kilo de azúcar a nivel de anaqueles debe ser de 2.100 bolívares.

Los productores señalan que la producción nacional padece una regulación de precios insostenibles, mientras debe convivir con un producto importado con elevados precios, que incentiva la fuga de divisas, promueve el bienestar de productores e industrias de otros países y atenta contra la economía y producción nacional.

Conscientes del equilibrio ambiental, de la importancia que representa la caña de azúcar en la agroindustria nacional y de la contribución del rubro del azúcar a la soberanía alimentaria, los productores e industrias del ramo en Aragua y Carabobo, mantendrán los encuentros para continuar evaluando soluciones.

Nota de prensa

 

Te puede interesar