Inicio > El pizarrón de Fran > Alfonso Hernández Ortiz: ¡Primero el video, después la democracia!

Alfonso Hernández Ortiz: ¡Primero el video, después la democracia!

Durante esta semana ocurrieron tres acontecimientos que fueron de interés noticioso para los venezolanos y establecieron el orden de prioridades mediática de nuestra sociedad, uno de los temas fue la discusión en la Organización de Estados Americanos (OEA), sobre la situación política, económica, social en Venezuela tras la solicitud hecha por 18 países miembros.

Entretanto, la sesión que duró más de cuatro horas, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, se refirió a las declaraciones del gobierno venezolano, que lo acusa de injerencia en sus asuntos internos, y en donde varios representantes diplomáticos enfatizaron en la necesidad de llamar a elecciones, a profundizar el proceso de diálogo, y lograr solución de la crisis, convirtiéndose el debate en diatribas, por quienes perseguían aprobar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana o la convocatoria de elecciones en 30 días para evitar una posible suspensión de Venezuela ante dicho organismo.

Seguidamente, los representantes del Gobierno venezolano consideraron que la solicitud impulsada por la intención intervencionista de Almagro y por los gobiernos de derecha que lo secundan, fue derrotada, exclamando la canciller venezolana Delcy Rodríguez, “que la jornada de este martes en la OEA fue victoriosa por parte de Venezuela porque nuevamente se derrotó la matriz de opinión de sectores opositores de que se activaría la Carta Democrática Interamericana contra el país, asunto que puede considerarse acertado ya que la sesión de la OEA culminó sin lograr ningún acuerdo.

La segunda noticia de interés de esta semana, fue la sentencia que emitió este martes el Tribunal Supremo de Justicia en el que ordena al Ejecutivo ejercer las acciones pertinentes para “salvaguardar el orden constitucional”, en dicha sentencia La Sala Constitucional declaró la nulidad por inconstitucional del Acuerdo sobre la Reactivación del Proceso de Aplicación de la Carta Interamericana de la OEA, aprobado por el Parlamento el 21 de marzo.

Se ordenó al Presidente Nicolás Maduro tomar las medidas civiles, económicas, militares, penales, administrativas, políticas, jurídicas y sociales necesarias “para evitar un estado de conmoción”. También le ordenó revisar la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo, la Ley contra la Corrupción, el Código Penal, el Código Orgánico Procesal Penal y el Código Orgánica de Justicia Militar, asimismo evaluar el comportamiento de las organizaciones internacionales a las cuales pertenece la República, “que pudieran estar desplegando actuaciones similares a las que ha venido ejerciendo el actual secretario ejecutivo de la OEA.

De igual forma La Sala Constitucional del TSJ, refirió que la inmunidad parlamentaria sólo ampara, conforme a lo previsto en el artículo 200 del Texto Fundamental, los actos desplegados por los diputados en ejercicio de sus atribuciones constitucionales (lo que no resulta compatible con la situación actual de desacato en la que se encuentra la Asamblea Nacional) y, en ningún caso, frente a ilícitos constitucionales y penales flagrantes.

Palabras más, palabras menos, el TSJ le otorga poderes supra constitucionales al Presidente de la República y se adhiere primacía sobre la Asamblea Nacional, en menoscabo de la división de poderes y de la democracia, con esta sentencia “queda disuelto el Parlamento Nacional”, los parlamentarios amenazados ante el discurso oficialista de traidores y conspiradores de la patria, lo que podría implicar delitos políticos entre 16 a 30 años de cárcel, como lo tipifica el código penal venezolano, en su artículo 128, seguido por el artículo 129 que refiere el elemento de la intervención extranjera de una pena de 26 años: “…quien solicite, gestione o impetre, en cualquier forma, la intervención de un Gobierno extranjero para derrocar al Gobierno venezolano”.

Finalmente, previo el desenvolvimiento de las noticias anteriores, se publicó un vídeo  de tres figuras de la farándula venezolana completamente desconocidas, que acaparó los titulares de los medios de información del país, convirtiéndose en viral en las redes sociales y generando un burdo debate sobre machismo y misoginia, en donde hasta Henrique Capriles se dedicó a opinar en su cuenta de Instagram, parece inaudito pero lo que surgió como una estrategia de trash marketing en un vídeo porno, prevaleció sobre un tema de trascendencia política para la Democracia en Venezuela.

Te puede interesar