Inicio > Opinión > José Machillanda: ¡Saquen los tanques!… ¡cobardes!

José Machillanda: ¡Saquen los tanques!… ¡cobardes!

 

¡Saquen los tanques, cobardes!, ya que como cuerpo armado al servicio de la dictadura es lo único que les falta por hacer entendiéndose como una institución pervertida, con extrema ingobernabilidad a los interno, penetrada por comisarios políticos, caporales y delatores todo lo cual les impide comprender, y mucho menos interpretar, el momento político aciago creado por el régimen al cual le sirven como partidos político en armas. Les es imposible entender lo que padece la sociedad venezolana, que está dispuesta a reconstruir la República asaltada por la infra-política. Infra-política sobrada en cobardía de la cual ustedes forman parte que muestra la dictadura del hiato Maduro-Padrino, temerarios actores políticos acobardados, por la decisión principista de una ciudadanía dispuesta a reinstalar la democracia desde el pasado 6D de 2015.

La dictadura del hiato Maduro-Padrino del socialismo a juro se escuda ahora en una otrora institución republicana convertida hoy, en cuerpo armado al servicio de un narcoestado cobarde, que ha violado sistemáticamente la Constitución, y después de tratar de desplazar al Poder Legislativo, se muestra como un bloque de jíbaros, ausentes del saber político, inmersos en la corrupción y propensos al uso de la fuerza y la violencia, bien representada por el imaginario político real de una organización en regresión política. Regresión política que da la espalda a la sociedad de la cual viene, pero en extremo quiere impedir que esa sociedad digna y valiente reinstale la democracia y otee en el futuro el establecimiento y vigencia de la Contrademocracia.

¡Saquen los tanques! pues es lo que les toca como último recurso de la irracionalidad a quienes dirigen a un cuerpo armado, que no ha entendido el camino insólito para imponer una dictadura que traza hacia la tiranía todo ello, por cuanto se han entregado al servicio de una claque política-militarista retrógrada que sin sentido político, obcecada en pleno siglo XXI por un socialismo a juro –devenido de la conspiración cobarde y artera que acunaron en la Academia Militar entre 1970 y 1982- muestran a muchos de esos conspiradores como sujetos relevantes de la felonía que subyaga hoy a la sociedad venezolana. Esos supuestos jefes en funciones políticas, con máximos grados militares, verán como después de esta crisis crecerá el proceso de Reconceptualización para poner fin a la perversión ideológica marxista de la década del 70.

Fin idéntico que sufrirá el hiato de la dictadura Maduro-Padrino que funciona como un modelo cobarde, anacrónico, que por maniobrero y corrupto no atina a construir una solución política ante la sólida expresión democrática que rige la sociedad venezolana desde el 6D de 2015. Una dictadura que asquea, corrompe aceleradamente a un cuerpo armado y a su cúpula servil, los distancia de su responsabilidad constitucional: la defensa del Estado-Nación. En su defecto, accionan como la guardia pretoriana sumisa y obediente de los dictadores, que sin ni ton emplean el Consejo de Defensa Nacional para subsanar la arbitrariedad del Tribunal Supremo de Justicia declarado como una ruptura del hilo constitucional por parte de la Fiscalía General de la República.

¡Saquen los tanques! Terminen de hacerlo, es lo único que les falta y ello mostrará la concordancia entre la grave crisis política y social y el infortunado rol del partido político en armas, comprado mediante canonías y medidas laudatorias que les impide en bloque comprender el contenido de la Súper Ley, su violación por parte del régimen y la postura arbitraria de las pseudo instituciones del Poder Jurídico. Así abusos del Poder Ejecutivo sumados al de un Tribunal írrito estarán complacido cuando saquen los tanques, que es lo que les falta, y cuando el mundo -pero sobre todo la historia- confirmen como se perdió en Venezuela Estado-Nación el esfuerzo del profesionalismo militar, que como estamento armado derrotó la guerrilla castrocomunista en 1973 y respondió militarmente a la provocación de Colombia con la coberta Caldás en 1987.

¡Saquen los tanques!…para que ustedes vean que el mundo conocerá de su cobardía de quienes como cuerpo armado marxistoide atados a un proyecto absurdo de socialismo, desconocen las leyes de la República, pero más grave aún se apartaron de la ética del profesional miliar. Es obvio… que no recuerdan nada de la Sociología Militar y menos la Polemología, son un verdadero ejemplo de regresión y vergüenza del profesionalismo militar, hoy en devenido en burdos operadores de la fuerza bruta policial y primitiva, afincada en el maltrato a la ciudadanía tratando a esa masa societal, como un enemigo y nunca como parte de la República, hoy sufrida, vejada y violada por una dictadura que preside el hiato Maduro-Padrino.

¡Saquen los tanques!…que así no quedará duda de su irresponsabilidad histórica, de su sinrazón para apoyar un régimen fuera de la Ley y se exponen desde ya, entiéndanlo, a que el primer paso después de la transición ocurra la Reconceptualización del estamento militar venezolano. Reconceptualización por irresolutos, violadores de la Constitución, cobardes en el ejercicio de sus funciones, irresponsables que jamás debieron usar las Glorias del Ejército Histórico de un país que aprendió hace mucho tiempo a estar distanciado de las dictaduras políticas. Después de todo…¡Saquen los tanques! Que será lo último que harían ya que inmediatamente se reinstalará la democracia, se reconstruirá el sistema político venezolano y crecerá una sociedad con una pulsión que demande ética y política, para que actualizados en el siglo XXI, sepan llegar a la Contrademocracia donde no hay espacio para la cobardía, la irresponsabilidad, la inmoralidad y el golpe de Estado.

 

Dr. José Machillanda
Director de CEPPRO
@JMachillandaP

 

Te puede interesar