Inicio > El pizarrón de Fran > Gobernadores chavistas reviven la Ley de Vagos y Maleantes de la IV mediante un “Decreto”

Gobernadores chavistas reviven la Ley de Vagos y Maleantes de la IV mediante un “Decreto”

“Queda prohibido en el territorio del estado Táchira toda acción dirigida a la alteración de la paz social”, se lee en el decreto. El gobernador de Táchira en Venezuela y miembro del Partido Socialista Unido de Venezuela: El decreto, número 175, lee: “Queda prohibido en el territorio del estado Táchira, toda acción dirigida a la alteración de la paz social y el quebrantamiento del orden público, mediante manifestaciones de calle que generen violencia, zozobra y terror a la población con el propósito de obstaculizar las vías públicas para impedir el libre tránsito e incitando a la perpetración de actos vandálicos que trae como consecuencia que bandas armadas o grupos de delincuencia atenten contra la integridad de las personas”.

Los actos que son incluidos en el decreto, según reza el documento, son: “Causar destrucciones a instalaciones públicas o privadas, sistemas de transporte, infraestructuras, incluidos los sistemas de información”

“Tenencia, transporte y suministro o utilización de armas de fuego, armas blancas, objetos contundentes y cualquier objeto explosivo o similar; obstaculizar las vías públicas con provocación de incendios mediante la quema de cauchos, desperdicios orgánicos, escombros, chatarras, piedras…”, son otras de las acciones que han sido prohibidas por el gobernador bajo el decreto 175.

Según se lee en el documento publicado por el gobernador, “el presente Decreto entrará en vigencia a partir de su publicación en la Gaceta Oficial del estado Táchira”.

Los gobernadores del Estado Bolívar, Vargas y Yaracuy han seguido el eejmplod el gobernador del Táchira y han publicado el referido decreto.

El decreto es una copia maquillada de la famosa Ley de Vagos y Maleantes usada en la IV República para perseguir y sancionar a los “Revolucionarios” de esa época. Y cuestionada por ser violatoria de los derechos humanos.

En Venezuela, la Ley sobre Vagos y Maleantes fue aprobada el 14 de agosto de 1939 y reformada el 15 de julio de 1943, cuando se le quitó la potestad de intervenir a los fiscales del Ministerio Público, y de revisar las decisiones a los jueces. Entró en vigencia el 16 de agosto de 1956. La misma regulaba a los individuos agrupados en las categorías de “vagos y maleantes”, los cuales se consideraban entes peligrosos que estrictamente no pertenecían a una calificación moral sino más bien a una valoración preventiva, pues eran elementos que acomodaban su conducta a hechos perturbadores para la sociedad.

Gobernador del Táchira: Vielma Mora: Emite decreto 175; En aras de contribuir con la paz pública del Táchira

En sus atribuciones como primera autoridad de la entidad tachirense, el gobernador José Gregorio Vielma Mora emitió este jueves el Decreto N° 175 con el cual se busca contribuir con la paz pública, el bienestar ciudadano y orden público en general.

Quiteria Franco: Sobre la ley de vagos y maleantes y las personas LGBTI en Venezuela

Sobre la ley de vagos y maleantes y las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI).

En muchas ocasiones he escuchado y leído a personas conocidas y amigos afectos al gobierno nacional expresar que “solo en revolución las personas LGBTI pueden expresarse libremente, porque durante la IV República eran acosados, perseguidos y detenidos por la policía bajo el amparo de la ley de vagos y maleantes.” Hace poco me dedique a la tarea de investigar un poco sobre la tristemente famosa ley de vagos y maleantes y me encontré con unos datos históricos bien interesantes.

La ley de vagos y maleantes de Venezuela fue una copia de la ley de vagos y maleantes española.  En España esta ley fue dictada el 4 de agosto de 1933, durante la II República que precedió la dictadura del general Francisco Franco.

Quienes dicen haber sido víctimas de esta ley, aseguran que la misma fue utilizada para discriminar y maltratar a los homosexuales y trans que se dedicaban al trabajo sexual. Se implementaban las llamadas redadas policiales en las que llegaban los camiones de la policía y se llevaban presos a todos aquellos que según está ley fuesen considerados como personas que atentaban contra la moral y las buenas costumbres. A efectos de esta ley, los santeros, adivinadores, mendigos y personas que pedían limosna, entre otros, se consideraban “vagos” tal como se definía en la ley, en total eran 17 las diferentes tipos de personas así calificadas .  De manera que desde cualquier punto de vista la ley era violatoria de los derechos humanos.

En Venezuela esta ley fue aprobada el 14 de agosto de 1939 y reformada el 15 de julio de 1943. Estuvo vigente desde ese entonces y hasta el año 1997.  Ahora bien, si es cierto que la ley sirvió para violar los derechos humanos de muchos homosexuales. También se debe recordar que hasta el año 1990 la homosexualidad era considerada una enfermedad según la Organización Mundial de la Salud, año en que se excluyó de la lista de patologías mentales. De manera que tanto la homosexualidad como la prostitución eran según esta ley motivo de detención de una persona pues se presumía podía causar perturbación a la comunidad.  No trato de justificar la ley, ni mucho menos la actuación de los cuerpos policiales, pero era lo que para ese entonces se pensaba, se creía y se sabía sobre la homosexualidad. Así que hay que tomar en cuenta las circunstancias.

Aún hoy en día, con todo lo que se ha avanzado en materia de estudios e investigaciones sobre la homosexualidad, la homofobia y todo lo referente a la sexualidad no heterosexual, se sigue discriminando, es entonces comprensible más no justificable la existencia de esa ley y el comportamiento de las policías en ese entonces.  Igualmente, en por lo menos 70 países todavía se castiga la homosexualidad con pena de muerte o la cárcel.

El proceso para la declaración de la ley como inconstitucional inició el 17 de julio de 1985 por iniciativa del abogado José Fernández Núñez quien acudió ante la otrora Corte Suprema de Justicia para interponer una acción de inconstitucionalidad total contra la Ley sobre Vagos y Maleantes, demanda que fue admitida el 13 de agosto del mismo año. Finalmente y luego de casi 12 años,  el 14 de octubre de 1997, luego de analizar diversos argumentos, incluso el carácter violatorio de los derechos humanos de la Ley sobre Vagos y Maleantes, la Corte declaró su inconstitucionalidad.

Así pues, como se puede ver la ley quedó proscrita durante la llamada IV República, fue durante la administración del antiguo poder judicial que se declaró su inconstitucionalidad. No se puede asegurar entonces que la libertad de tránsito y del disfrute de espacios públicos por parte de las personas LGBTI se deba a la denominada revolución.

La constitución venezolana, vigente desde el año 1999, ciertamente es un gran avance en materia de protección de los derechos humanos pero obedeció al trabajo de muchas personas y por iniciativa del fallecido Hugo Chávez. Pero también es en respuesta a los acuerdos internacionales firmados y ratificados por Venezuela en materia de derechos humanos.

Cabe resaltar que en un reciente reporte de resultados de una investigación realizada por ACCSI de Venezuela se contabilizaron 91 crímenes de odio contra personas sexo diversas por razón de su orientación sexual, identidad o expresión de género. Datos que fueron tomados de los medios de comunicación ya que durante los 15 años de este gobierno todavía estos crímenes son reportados como “ajuste de cuentas”, “problemas pasionales”, riñas personales” u otro asunto no relacionado con la realidad.

Excepto por algunas leyes donde se menciona la protección a las personas por su orientación sexual bajo la categoría de “otros” en 15 años no ha sido mucho el progreso que se ha logrado en materia de protección legal de las personas LGBTI, por el contrario, se ha retrocedido en muchos aspectos. Para mencionar tan solo uno: desde el año 1999 no se ha otorgado ni un solo cambio de nombre a ningún persona trans. A pesar de las muchas solicitudes que se han hecho y en las que personalmente he acompañado a presentar ante el CNE y/o el registro civil, entes encargados de este procedimiento. No existe además ningún tipo de protección a las familias conformadas por personas del mismo sexo.

Así que, me parece a mí, que las personas sexo diversas afectas al gobierno que repiten constantemente y utilizan la ley de vagos y maleantes para comparar y contrastar la IV y la V República deben tener claro que esa ley fue proscrita durante la IV no durante la V.

 

El avance de los derechos humanos en Venezuela se debe, en gran parte, a la modificación de la constitución del 99, pero también a la presión internacional que ahora conocemos y seguimos gracias a la globalización y los medios de comunicación.   A la eliminación de la homosexualidad como una patología mental por parte de la OMS y del reconocimiento de los derechos humanos de las personas LGBTI a nivel mundial, y a donde Venezuela todavía no ha querido entrar y muy a pesar de tener un gobierno de izquierda desde hace 15 años.

Lo que debemos resaltar es el gran logro y avance que significó la eliminación de esa ley, pero queda mucho trabajo por hacer. En la mente y cultura de muchos venezolanos persiste la idea de que la homosexualidad es una desviación, una enfermedad y para los religiosos de diferentes corrientes sigue siendo un pecado y son esas creencias las que alimentan la discriminación contra las personas LGBTI. La meta debe ser derrumbar estas creencias. Es hora de dejar la ley en el pasado. Basta de mirar al pasado como si hubiese sido lo peor cuando el presente no es precisamente el paraíso. Debemos hacer uso de las herramientas legales y la educación para que no haya más discriminación y violación de los derechos humanos de las personas LGBTI.

Fuente consultada:

Vagos y maleantes: ley proscrita. www.mp.gov.ve

Gaceta Oficial de la República de Venezuela número 25,129.

 

Te puede interesar

Compartir