Inicio > El pizarrón de Fran > Asalia Venegas: Tiempos constituyentes

Asalia Venegas: Tiempos constituyentes

Hay palabras, categorías, que tienen una carga semántica de tal calibre que por sí mismas constituyen un tsunami. Una de ellas es la palabra constituyente. En Venezuela tiene un gran simbolismo. No se puede decir constituyente sin recordar a Hugo Chávez, quien le dio la impronta que tiene entre nosotros. Para los chavistas es de muy grata recordación y está cargada de un halo de triunfo, de éxito. Para Chávez, la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente fue su primer bastión de lucha.

Al salir de la cárcel, Hugo Chávez ya tenía cincelado en su mente este objetivo. Como el Quijote, salió a recorrer caseríos, pueblos, ciudades, con este estandarte entre sus manos. Una elaboración conceptual y teórica que -más allá de los manuales- surgió del conocimiento y aproximación que tenía el comandante de nuestro pueblo con sus sufrimientos, sus sueños y sus anhelos.

Chávez se trazó conquistar para el pueblo su dignidad -mancillada por la IV República- recobrar la fisonomía de su rostro, recuperar su voz y su memoria, que supiera el venezolano y la venezolana de dónde venían, cuáles eran sus verdaderos orígenes y qué causas condujeron a la población al túnel -para finales de los noventa- de la pobreza atroz, extrema y crítica, eufemismos sociológicos para maquillar la situación a la que el neoliberalismo había arrinconado a 80% de nuestra población.

13 años de confrontación sin tregua contra el gobierno bolivariano, bajo la égida de Chávez. Cuatro años de una guerra sin cuartel contra Nicolás Maduro pensando que claudicaría y que entregaría todo sin pelear. No lo conocen. Ha peleado y ¡cómo! Las revoluciones nadie las regala, se construyen, se forjan. Insurgen contra los poderes establecidos. Las fuerzas de la oscuridad no las quieren, las rechazan y combaten. En ello les va la vida. Son antagónicas.

Hoy tiempos constituyentes estremecen la patria. Vientos de cambio para la paz. Frente a la destrucción, el caos, la anarquía; que sectores radicales opositores pretenden imponer como la agenda de la muerte, el presidente Maduro coloca sobre la mesa el instrumento que nos guiará hacia acuerdos y el diálogo en que participen todos los sectores de la sociedad. El pueblo organizado abrirá las compuertas en la patria para que la luz constituyente ilumine el camino a transitar.

Te puede interesar

Compartir