Inicio > El pizarrón de Fran > Arsenio Henríquez: El MAS solicita que cese la represión y hostigamiento policial en Caracas.

Arsenio Henríquez: El MAS solicita que cese la represión y hostigamiento policial en Caracas.

El Secretario de Asuntos Municipales del Movimiento Al Socialismo, Arsenio Henríquez solicita el cese de la represión y del hostigamiento contra la población caraqueña, en especial, con los vecinos de la Parroquia San Pedro.

Los vecinos de la avenida Victoria y avenida Páez del Paraíso hemos visto agentes de la policía nacional que apuntalan con sus armas hacia algunos edificios; para tratar de amedrentar a la gente que vive allí, y atropellan al que lo encuentran mal parado.

Dijo que asimismo camionetas, pertenecientes a cuerpos de inteligencia policial, se detienen en la también conocida como avenida Isaías Medina Angarita frente a alguno de los edificios; que se bajan de las patrullas, y luego comienzan a señalar con los dedos hacia determinados apartamentos; señal asimismo de buscar amedrentar a sus respectivos inquilinos; pero a manera de que repercuta también en el resto del sector.

A juicio de Henríquez, estos son rasgos de una conducta irracional; puesto que, con independencia del amedrentamiento, que se busca por esta vía, también hay un gesto de provocación; que es lo que menos deben estar haciendo estos cuerpos de inteligencia policial.

Nuestro partido ha señalado, que no se suma a la protesta, que ahora se lleva a cabo a nivel nacional, a través de manifestaciones callejeras; porque le parece que cada vez que se sale a la calle, se hace sin un objetivo determinado: no se sabe si es para solicitar elecciones nacionales o regionales o si es para rechazar la Constituyente de Maduro. Aun cuando, no puede permanecer en silencio, frente a la cruenta represión, que han desatado los cuerpos de seguridad frente los manifestantes.

Por otra parte, Henríquez manifestó su rechazo por la forma como fue reprimida la Marcha de los Abuelos, que se efectuó el viernes de la semana pasada, en especial, con gases lacrimógenos; unas personas, a su parecer, que son frágiles de salud, y cuya protesta, en definitiva, resultaba a la final inofensiva, y hasta pintoresca; visto la cantidad de ancianos, que acudió.