Inicio > El pizarrón de Fran > Néstor Francia / Análisis de Entorno: Constituyente: ¡ojo pelao! (16-05-2017)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: Constituyente: ¡ojo pelao! (16-05-2017)

Ayer nos referimos a la declaración del partido Redes, publicada en Aporrea.org el 10 de mayo pasado, bajo el título “Por una constituyente popular, democrática y revolucionaria, para la insurgencia del Bolivarianismo”. Creemos que es un buen insumo para dar inicio a un debate que ya anda en la calle y del cual hemos hablado ya públicamente en dos espacios, con notable atención e interés de un público chavista que anda mosca, activo y pensando al estilo “ojo pelao” que nos enseñó Chávez.

Antes de entrar directamente en materia, aclaremos que esas intervenciones no dieron nada por sentado, solo señalamos riesgos que muchos están asociando a la ANC convocada el 1° de mayo pasado y que se puede resumir en los siguientes ítems: 1) La ANC podría asumir una posición defensiva ante el ataque actual del enemigo, contraviniendo la advertencia clara de Chávez cuando afirmó que “Cada ataque contrarrevolucionario debe ser respondido con el impulso y la profundización de la Revolución”. En tal sentido, está bajo sospecha el discurso referido a la necesidad de preservar los logros revolucionarios. Los logros revolucionarios se preservan sobre todo profundizando la Revolución y no solo blindando jurídicamente esos logros. Si la derecha alcanza el poder ejecutivo en Venezuela, no se va a evitar el ataque a las misiones con  ningún precepto constitucional. La Constitución es violada todos los días por ese sector estando en la oposición, con más razón lo haría siendo gobierno. Igualmente, el pueblo defendería a muerte las misiones aunque la Constitución no las consagre en su letra. No es que sea malo hacerlo, es que ese no puede ser un objetivo principal de una Asamblea Nacional Constituyente revolucionaria. El discurso que pone el acento en la preservación de los logros es defensivo, cuando lo que corresponde en este momento es una contraofensiva revolucionaria, una radicalización; 2) Otro riesgo: que estemos acercándonos a una ANC conservadora, en el sentido de que se pretenda conservar las estructuras del Estado que sirven de instrumento al burocratismo, a la ineficiencia y la corrupción, que están entre las preocupaciones fundamentales del  pueblo. Chávez decía: “Muchas veces ocurre que tú designas a un funcionario bueno, con buena capacidad, para que vaya a un lugar a transformar una institución y resulta que la institución termina tragándoselo, absorbiéndolo”; 3) Otro: que se esté entregando al pueblo el poder solo en préstamo, durante la ANC, y que cuando esta termine tenga que devolverlo intacto, sin que haya ningún avance notable en el desarrollo del Poder Popular; 4) Que los temas del Estado y el Poder, que deberían ser los fundamentales  para esta ANC, terminen siendo puestos de lado o en lugar secundario en un intento de una parte del Poder Constituido de emprender un cambio gatopardiano a fin de “cambiar todo para que nada cambie”. Es conveniente en este momento citar la paradoja que estableció Giuseppe Tomasi di Lampedusa y que explica el significado del gatopardismo: “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie… ¿Y ahora qué sucederá? ¡Bah! Tratativas pespunteadas de tiroteos inocuos, y, después, todo será igual pese a que todo habrá cambiado…una de esas batallas que se libran para que todo siga como está”; Finalmente, existe el peligro de que el debate constituyente sea secuestrado precisamente por sectores del poder constituido (que no es el demonio per se, ya que otra parte de ese poder constituido  podría ayudar a evitar que ese secuestro se ejecute), y todos los riesgos señalados tengan ocurrencia, y así la ANC se convierta en agonía para el proceso revolucionario.

Tras todas estas consideraciones, vamos con una frase del citado documento de Redes, según la cual, la ANC “Tiene que ser un punto de relanzamiento y de rectificación de una línea política de verdadero y auténtico empoderamiento democrático del pueblo, de sacudimiento e implosión de las instituciones burguesas aún existentes, de acorralamiento de la ineficiencia, el burocratismo y la corrupción”.

Nosotros, que como ya hemos dicho no compartimos todas las políticas de Redes (ni las del PSUV tampoco, que es nuestra militancia, así que eso no tiene nada de raro), suscribimos en todo su tenor esa frase, como ya imaginarán quienes vienen leyéndonos en estos días de Constituyente. Todos los que estamos preocupados por los peligros de la Constituyente tenemos que seguir pronunciándonos. Hoy nos preguntaba alguien “¿Y cómo evitamos que pase lo que tememos?” Nosotros respondimos: participando, convirtiéndonos todos en activistas del Poder Constituyente, manteniéndonos “ojo pelao”.

Cerremos con otra frase del comunicado de Redes: “… una Asamblea Nacional Constituyente no puede ser pensada exclusivamente desde el modelo contractual, debe ser entendida fundamentalmente como un escenario de confrontación y lucha a donde se trasladan las contradicciones fundamentales para ser dirimidas en términos políticos”. Confrontación, lucha, contradicciones, cosas de las que hablaremos mañana, si no se cae un pedazo del cielo.