Inicio > Política > ¿No es al revés? Ahora el discurso rojo es que los chavistas son “judíos perseguidos” y los venezolanos ¿nazis?

¿No es al revés? Ahora el discurso rojo es que los chavistas son “judíos perseguidos” y los venezolanos ¿nazis?

 

Los más recientes testimonios videográficos que llegan a las redes sociales de compatriotas venezolanos increpando a reconocidos, olvidados e hijos de chavistas en todas partes del mundo, está siendo utilizado como una nueva matriz de opinión de manipulación por parte del represor gobierno bolivariano rojo.Primero fue el músico, que se disfrazaba de nazi, Paul Gillman. Más de 24 horas después fue el mismo cabecilla de la “revolución”, Nicolás Maduro, quien comparó a los chavistas con los judíos de la Alemania nazi.

Pero, ¿no será al revés?

chavinazi

El fascismo de los nazis se resume en la aprobación de la violencia como método político y el empleo de fuerzas paramilitares como apoyo del régimen, ambas destinadas a la creación de una dictadura dirigida por el Estado… entramos en las similitudes.

Chavismo VS Nazismo, similitudes nada profundas

1.- Si hay algo que se le hace fácil al chavismo, si se le deja, es torcer la historia. El nacionalsocialismo, la ideología y el régimen que gobernó Alemania de 1933 a 1945, se caracterizó por una férrea mano dura en contra de todo aquel que estuviera en contra. El nazismo se concreta como una ideología totalitaria de índole fascista en la medida en que se caracteriza “por dar una importancia central y absoluta al Estado, a partir del cual se debe organizar toda actividad nacional”. El que en estos momentos de la Venezuela madurista no sienta que el Estado, diluido en Gobierno y viceversa, no intenta organizar toda actividad nacional debe vivir dentro del closet, de Narnia.

2.- El “culto a la personalidad, o esa bendita manía de que Chávez es todo y está metido en todo, “sembrado”, si se quiere. Si bien el carisma de Chávez y el de Hitler con las masas es incontestable y, que los nazis no tuvieron oportunidad de exaltar la personalidad del austriaco libremente después de muerto, es una condición de las dictaduras el elevar a dimensiones casi religiosas o sagradas las figuras de sus carismáticos líderes en la sociedad o la política. Quién cuestiona al líder suele ser tildado de traidor; la utilización de imágenes del líder o símbolos del partido donde sea y como sea; la confusión entre los actos del Estado y los de la fuerza política que la gobierna, son características del “culto a la personalidad”. El chavismo es una dictadura.

Chavinazi-culto

3.- ¿Red fashion?… los parches de la Schutzstaffel (SS) y nuestra bandera en el brazo izquierdo. Esta similitud simbólica entre el chavismo y el nazismo fue usada por los rojos criollos entre 2012 y 2014. Actos solemnes de quienes estaban en la política y actos insolentes de grupos parapolíticos y paramilitares llamaron la atención por el uso de una banda o parche con la bandera de Venezuela; parecida por ubicación a los distintivos de las “Escuadrillas de Protección” nazis usadas entre 1925 y 1945 para diferenciar esa organización de las fuerzas armadas militares regulares.

chavinazi-parche

4.- De colectivos a Schutzstaffel, parapoliciales – paramilitares encargados de sembrar el terror. Un poco menos superficial y mucho más serio que el parchecito en el brazo izquierdo, esta similitud entre chavismo y nazismo asusta y molesta.

El colectivo refiere a un grupo de personas que tienen intereses comunes y que se encargan de implementar estrategias de trabajo, ejecutarlas, organizarlas y administrarlas entre los integrantes de una localidad para lograr un beneficio común. En Venezuela los colectivos son asociados con la violencia, las armas y el miedo por muchas personas. Los colectivos “muestran sus dos lados a los vecinos: intimidan y roban. También organizan las colas de los servicios públicos y hacen alarde de su labor social, siempre amparados en sus armas”, reseñó Runrunes en un trabajo del 2014. Hoy día llevan una parranda de muertos encima y ningún organismo oficial, salvo un General de Brigada al que no le pararon mucho, se ha pronunciado al respecto.

Las SS comenzaron como una guardia especial para Hitler y otros líderes del partido nazi, menos de un mes después de su nombramiento como canciller de Alemania, Hitler convoca a estos elementos del partido nazi para actuar como policía auxiliar. Las Waffen-SS era el ala combatiente y las Allgemeine-SS el ala política… como en el párrafo anterior “muestran sus dos lados a los vecinos: intimidan y roban. También organizan las colas de los servicios públicos y hacen alarde de su labor social”. Hace 72 años se acabaron las SS y con ellos una parranda de muertos, campos de concentración y crueldad, ¿cómo se terminarán estos?

Chavinazi-SS

5.- La Volkssturm de la “revolución”, viejitos cansados. Con hambre y sueño, la milicia de los 500 mil fusiles, que Maduro anunció el pasado 17 de abril no es más que personal no militar o ex militar presto a “defender la patria de cualquier agresión imperial”. Hace más de 70 años esto existió, fue la milicia nacional nazi, creada en los últimos días de dicha ideología el 18 de octubre de 1944. Todos los hombres entre los 16 y 60 años fueron conscriptos e integrados en el “plan de defensa de la patria” ante el avance del Ejército Rojo sobre Berlín, fueron los últimos soldados del nazismo. ¿Serán los criollos los últimos soldados de la “revolución”?

Chavinazi-milicianos

6.- ¿Tercer Reich, Quinta República, Patria Grande… y con qué se come eso? El chavismo y el nazismo también se parecen en esto. Las idea de que hay algo mucho más grande, plenipotenciario y magnánimo que las libertades individuales de las mayorías.

Un “Imperio”, un ideal del pasado. Objetivo, en el caso de los alemanes (porque lo tuvieron en la Edad Media) y subjetivo en el caso de estos venezolanos chavistas que se basan solo en un ideal latinoamericano mental (de Chávez) de que todos los países y sus ciudadanos son “iguales”.

Un chiste, en pleno Siglo 21 donde la prosperidad de las naciones parte de condiciones básicas para desarrollar la economía, la individualidad y la libertad. Estos grandísimos chavistas despilfarraron miles de millones de dólares, empobrecieron, dividieron a toda una nación y tienen la desfachatez de creerse la garantía de paz y estabilidad de América Latina, Maduro dixit.

De risa, Sin liberar nada y escuchar cómo en los discursos chavistas se arenga con eso de que llevamos “la sangre de los Libertadores”, un guiño a la supremacía aria en la que creía Hitler.

1441212922771.jpg--

7.- El saludito “facho” del chistociento que nos gobierna es otra lamentable similitud. Si nos ponemos a “echar coco”, no podemos recordar cuando arrancó Nicolás Maduro a saludar como los fascistas europeos, lo cierto es que ha sido fotografiado en una gran cantidad de oportunidades. Para realizar el saludo fascista, el brazo debía colocarse en un ángulo de alrededor de 40º sobre la horizontal, y apenas ladeado hacia la derecha. En la Alemania nazi casi siempre se acompañaba con la frase Heil Hitler!, pronunciada con voz firme y clara. Normalmente se usaba para despedir a los soldados nazis.

La historia se encargará de sacar de la mente del venezolano la ridiculez del “¡Chávez Vive!” y los subsecuentes rezos tipo eclesiásticos que los súbditos del chavismo repiten como loritos (con el perdón de los loritos)

chavinazi-saludofacho

8.- Nos encerraron en nuestras casas y ni nos dimos cuenta. El holocausto chavista ha convertido las urbanizaciones y barriadas venezolanas, en todas las ciudades, en guetos.

Un área separada para la vivienda de un determinado grupo, voluntaria o involuntariamente. El término se empleó, originalmente, para indicar los barrios en los cuales los judíos eran obligados por los nazis a vivir y a permanecer confinados por la noche.

Los sociólogos venezolanos, en algún momento, publicarán trabajos de cómo la inacción y la permisividad del chavismo con el hampa fue una “política de Estado” y de control de la población, de eso no cabe la menor duda (saldrá publicado) y solo así entenderemos cómo es que de noche, Venezuela simplemente no existe. Somos un inmenso gueto.

chavinazi-gueto

¿Pueden entonces Paul Gillman, un pavosaurio que se disfrazó de nazi (ver foto), que utilizó sus influencias para boicotear bandas de rock que no estaban de acuerdo con su ideología chavista, que salía en El Garage de VTV antes de que existiera el chavismo y se arrastrara; y Nicolás Maduro, el hijo “prodigio” de Chávez, siquiera asomar la posibilidad que los chavistas en altos cargos son los judíos del Siglo 21?

¿En serio?

chavinazi1

Es obvio que convertirse en lo que se critica no es el deber ser. Al diputado Freddy Guevara le cayó encima la misma oposición cuando señaló que atacar a los hijos de chavistas (los choros, los cómplices del desastre en el que está sumida Venezuela), no era la manera de actuar.

¿Son los venezolanos cansados de tanto abuso unos nazis?
¿Quién le pone el cascabel al gato?
¿Cómo van a detener a los venezolanos obstinados de tanto mal, habiendo merecido tanto bien?
Las agresiones no se justifican, pero suerte tratando de detenerlas.
Los judíos perseguidos, salvando las inmensas diferencias, somos los venezolanos.

Por: El Palote para LaPatilla.com

 

Te puede interesar