Inicio > El pizarrón de Fran > Suspendida una maestra Argentina por bromear en Facebook sobre el examen de una alumna

Suspendida una maestra Argentina por bromear en Facebook sobre el examen de una alumna

La docente difundió un examen de inglés en el que la estudiante había respondido una pregunta en castellano

La profesora de inglés Gabriela Jarsun de Banfield, ciudad a la periferia de Buenos Aires, Argentina, corregía las pruebas de cuarto año de secundaria (alumnos de 15 y 16 años) de la Escuela Normal Antonio Mentruyt cuando se encontró que una de las estudiantes había respondido en castellano toda una pregunta. Jarsun sacó una fotografía a la respuesta y la colgó en su perfil de Facebook con el comentario “no dejan de sorprenderme” el 9 de mayo. El centro en el que trabaja la ha apartado de sus funciones.

Captura del mensaje en Facebook de Gabriela Jarsun antes de que la profesora la eliminara

En cuestión de horas, el post comenzó a difundirse y el perfil de la maestra se llenó de comentarios divididos: algunos se burlaban de la alumna – “Creo que ni en castellano aprueba”-, mientras que otros criticaban con dureza a Jarsun por burlarse de la menor y pedían que la suspendiesen y le retirasen el título. Aunque la profesora no hizo público el nombre de la estudiante, sus compañeros la reconocieron por las respuestas y comenzaron a enviarle mensajes, según reveló la madre de la adolescente, Angélica.

“El sábado siguiente mi hija comenzó a recibir mensajes de sus compañeros con la captura del post de la profesora. Algunos se reían de ella y otros la apoyaban. Ella rompió en llanto y yo traté de consolarla”, relató Angélica al canal televisivo Todo Noticias. Según su testimonio, intentó comunicarse con la maestra para pedirle explicaciones por su conducta, pero no le contestó y ante un segundo mensaje Jarsun optó por bloquearla en esta red social.

Ante la falta de respuesta de la maestra, la madre de la alumna acudió a los medios. “Me da bronca que esta docente no respete a uno de mis hijos. No hay derecho que esta mujer venga a lastimarla”, denunció Angélica, quien considera que cualquier corrección a la prueba de su hija debería haberse realizado dentro del aula y no exponerla en las redes.

El colegio se enteró también por los medios, convocó a los padres y a raíz del escándalo abrió una investigación para esclarecer lo ocurrido. “Se ha aplicado un artículo (del Estatuto docente) que es el relevo transitorio”, detalla a EL PAÍS Mónica Martínez, jefa de la región educativa 2 de la provincia de Buenos Aires. Jarsun ha sido apartada de sus funciones y se le han asignado nuevas tareas que excluyen el desempeño frente a alumnos mientras se lleve a cabo la investigación, que puede extenderse varios meses, explica Martínez. La alumna, en cambio, ha retomado las clases y recibe contención, al igual que sus compañeros, agrega.

Es la primera vez que esta funcionaria recibe una denuncia de este tipo, aunque admite que los casos de ciberacoso están en aumento en todo el mundo y cada vez hay más concienciación para prevenir este tipo de cuestiones. La viralización de exámenes con faltas de ortografía y errores cometidos por alumnos se ha popularizado en los últimos años. Por regla general, se trata de pruebas anónimas, en las que nadie reconoce al autor, pero si se desvela la identidad del estudiante, corre el riesgo de convertirse en víctima de acoso escolar.

Al conocerse el caso, las críticas contra la maestra se desbordaron y esta optó primero por borrar el post y después eliminar su perfil de Facebook. A punto de cumplirse una semana del inicio del escándalo, la docente guarda silencio.