Inicio > El pizarrón de Fran > Jaime García: Constituyente no convencional.

Jaime García: Constituyente no convencional.

En un país petrolero, fundador de la OPEP, líder exportador de crudo y hegemónico en refinación como el nuestro, era impensable hasta hace menos de un lustro, que sus ciudadanos llegaran a un nivel de vida de indigencia, mendicidad y famebilidad manifiesta vivencial como el que refleja actualmente Venezuela por sus cuatros costados.

Sin ánimo de ser hermenéutico en las constituyentes promulgadas en el globo terráqueo desde que se implementó los sistemas republicanos ya conocidos, desde la Roma feudal hasta nuestros días, incluyendo el articulado preciso y conciso de nuestra Constitución Bolivariana vigente desde 1999 es público y notorio que la constituyente propuesta el 1ro de mayo  por el presidente Maduro refleja una características sui generis que la categoriza de atípica, por no decir una bicha rara.

Históricamente, las constituyentes generalmente la aplican los gobiernos recién electos democráticamente o en dictaduras, con el fin de desentramar vicios, nepotismos, inercias burocráticas, tejidos corruptos, etc., que no permiten que el nuevo gobierno desarrolle su plan de acción proyectado. En el caso de gobiernos democráticos, que es el que nos ocupa, El gobierno entrante, aprovecha la reciente popularidad y aceptación popular lograda a través del voto para consultar y refrendar “La constituyente respectiva”. Ejemplo de ello fue el proceso liderado por el Expresidente Chávez en 1999. El cual sin duda alguna fue una académica lección de democracia participativa y protagónica del pueblo para el pueblo.

La constituyente propuesta y que ha causado estupor a nivel nacional e internacional, es incomprensible, insólita e inaudita. Porque precisamente quien nos ha traído a los venezolanos a la situación actual de insatisfacción humana es el proponente de la constituyente, la comisión presidencial la conforma quienes tienen casi 2 décadas ministeriando el sistema político y que también por omisión y por convicción son responsable del mal vivir de los venezolanos, aunado a esto, la popularidad del presidente es escandalosamente irrisoria y el marco legal sustentado se basa en interpretaciones políticas acomodaticias de los artículos 347 y 348 de nuestra Constitución Vigente. La jurisprudencia correspondiente a la de 1999 la obvian descaradamente.

Es imperdonable e injustificable, que el presidente Maduro, con todo el poder hegemónico que tiene en sus manos, desde leyes habilitantes, especiales, excepcionales, apoyo incondicional de todos los poderes públicos existentes y una hermosa y bien pensada constitución vigente tenga a sus gobernados sobreviviendo en un sistema carente de alimentos, faltas de medicinas, sistema de salud reducido a su mínima expresión, desempleo de dos dígitos, inseguridad en su más amplia extensión, servicios eléctricos, telecomunicaciones e hídrico deficientes y un largo etc.

Indubitablemente, esta constituyente propuesta es atípica, es no convencional. El sabio pueblo clama y pregona “Si la Constitución se estuviera cumpliendo, nuestro país fuera prospero, lleno de porvenir como venía ocurriendo antes de llegar el presidente Maduro al poder”. Solo se requiere que se cumpla la constitución vigente. Solo eso.

Te puede interesar

Compartir