Inicio > El pizarrón de Fran > José Manuel Rodriguez: ¿Cuál es verdadera?

José Manuel Rodriguez: ¿Cuál es verdadera?

Decía Andy Robinson, corresponsal del diario catalán La Vanguardia, luego de su visita a Venezuela: tengo la sensación que existen dos realidades paralelas, dos realidades distintas que jamás se encuentran… y creo que una manera de entenderlo es comparar la información que se está dando sobre Brasil bajo Michel Temer, frente a la cobertura que se está haciendo de Venezuela…

La preocupación de este periodista no es desentrañar la verdad filosófica o la verdad retórica, pues no habla para filósofos ni para demagogos, se trata de la verdad de los hechos. Y miren lo complicado de la ruta que nos ofrece una filósofa como Hannah Arendt, para descifrarlos: la verdad de hecho es que su opuesto no es el error ni la ilusión ni la opinión, sino la falsedad deliberada o mentira… Lo cual nos obliga a utilizar nuestro juicio.

Cómo hacerlo cuando el control de la información y la comunicación es tan masivo que permite, como sigue diciendo Arendt, que con respecto a los hechos, se falsee deliberadamente. O peor aún, que suceda, como decía Nietzsche: que el hombre, tanto por necesidad como por hastío… precisa de un tratado de paz… que fija lo que a partir de entonces ha de ser «verdad»…

Volviendo al asunto que relata Robinson, yo tengo unos amigos, gente buena e inteligente que, frente a la actual situación, se pronunciaron para disipar posibles dudas sobre nuestro compromiso con un país que aspiramos diferente al que ahora tenemos y por el que hay que luchar para rescatar del atraso, de la crisis en que se encuentra sumido y de la obcecada actitud de una camarilla…

Sólo se puede ocultar un pueblo tras una camarilla si no se toma la distancia necesaria. Los fotógrafos lo saben. Las “vistas cerradas” tienen el propósito de buscar un efecto. Cuando el propósito es documentar hay que elevarse de la estabilidad del suelo a las turbulencias del pensamiento crítico, entrando en el mundo de la duda. Los arquitectos lo sabemos. Estar a la izquierda o la derecha del hecho real, el edificio, genera imágenes diferentes que no lo modifican. Ni podrá ocultar la terrible imagen del joven en llamas.

Te puede interesar

Compartir