Inicio > El pizarrón de Fran > Néstor Francia / Análisis de Entorno: Marchar por la paz, contra el fascismo y contra los mareados (23-05-2017)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: Marchar por la paz, contra el fascismo y contra los mareados (23-05-2017)

Hoy estaremos los revolucionarios en la calle marchando por la paz y contra el fascismo. Aquí no hay opción ninguna que no sea la defensa del gobierno antiimperialista de Nicolás Maduro y de la Revolución Bolivariana. Recordemos una vez más que la gran contradicción contemporánea es la que existe entre el imperialismo y sus aliados, por un lado, y las naciones soberanas y los pueblos en rebeldía por el otro. Esto se expresa en Venezuela en el enfrentamiento entre la Revolución y la derecha fascista. El que no entienda eso, no entiende nada.

Marchar mañana es también una manera de enfrentar a quienes al asumir posiciones ambiguas ante el plan subversivo violento de la derecha, se hacen cómplices de ella, más allá de que esto sea su voluntad o no. Algunos, que se dicen de izquierda, están movidos por las ansias de protagonismo y de poder, otros por supremacismo intelectual, otros por resentimiento (porque no han logrado ubicarse en el alto gobierno, en  cargos que creen merecer y les habrían sido negados), otros sencillamente porque han dejado que los árboles les tapen el bosque y están equivocados.

Nosotros somos críticos de oficia, se pudiera decir. En su momento fuimos críticos de algunas decisiones tomadas por nuestro gran Chávez, hemos sido y somos críticos de unas cuantos aspectos de esta Revolución, pero estamos claros en cuanto a de cuál lado debemos ubicarnos en esta Guerra Mundial. Porque de eso se trata, vamos a recordarlo.

Uno lee a algunos en Venezuela y pareciera que, muy “razonablemente”, pretenden olvidar la historia universal reciente. En primer lugar, obvian olímpicamente el papel del imperialismo en lo que ocurre en Venezuela y ni siquiera lo nombran, como si no fuera el factor principal de la violencia. Es el caso de Marea Socialista, que en unos de sus comunicados oportunistas vuelve a posar de “equilibrada”, cuando en realidad le arrima casi toda la culpa de lo que ocurre al Gobierno Bolivariano.                  Antes de entrarle a ese comunicado manipulador y oportunista, debemos reseñar que el medio de inspiración trotskista Aporrea.org “informó” sobre un suceso muy revelador que se dio ayer en la avenida Lecuna, cerca del Palacio de Justicia, cuando un puñado de liceístas, muy pocos, intentaron trancar esa importante arteria vial gritando consignas contra Maduro. Los liceístas de varios institutos de la zona fueron convocados vía Twitter por Primero Justicia, pero la mayoría de los muchachos se negó a participar en esta acción cuyo objetivo es comenzar a instalar la violencia en pleno centro de Caracas. Según Aporrea, los adolescentes revoltosos fueron enfrentados por

“colectivos” chavistas armados, lo cual no afirmamos ni negamos, pues no estábamos allí. Pero en todo caso, si el pueblo chavista sale a la calle a evitar que la violencia terrorista se extienda al oeste e a ciudad, pues eso es exactamente lo que debe hacer ¿Se les van a dejar las calles libres a los fascistas de Primero Justicia y Voluntad Popular? ¡Ni pendejos que fuéramos! Lo que pasa es que los trotskistas ya están tomando partido en esta guerra, por más que finjan estar echando leña para ambos polos de la gran confrontación política venezolana. Hoy han organizado una rueda de prensa junto a otros factores de la “disidencia” que se dice chavista para atacar al Gobierno mientras posan de “tercera opción”, En realidad, la palabra “opción” les queda demasiado grande, no son más que una pequeña piedra en el zapato del pueblo venezolano, que se extinguirá por sí misma en la pobreza de sus conceptos desfasados de la realidad. Pero echan vaina, por eso el presidente Maduro pidió que los denunciáramos, que es lo que estamos haciendo.

En cuanto al comunicado de Marea Socialista (trotskista), allí se afirma que “El gobierno responde ante la crisis con un creciente autoritarismo. La evidente fusión de los poderes públicos coloca a la población en una situación de indefensión ante su poder, el cual se concentra cada vez en mayor medida en el Ejecutivo y el alto mando militar. Aunque la mayoría de la población se encuentra secuestrada en una dinámica de supervivencia por el alto costo de la vida, la escasez y la inseguridad, esto no ha sido óbice para que el enfado se exprese por distintas vías, situación que ha sabido aprovechar la MUD en movilizaciones sin consignas claras, pero que sin duda han logrado una considerable concurrencia, lo que debe ser tomado en cuenta como parte del actual contexto”. Pero los señores “mareados” no “toman en cuenta como parte del actual contexto” la presencia permanente en las calles del pueblo chavista, en manifestaciones más concurridas que las de los escuálidos, como si ese pueblo no existiera ¿Será que se echarán mañana un paseíto por la ruta de la marcha de los revolucionarios para que vean? Cualquiera que lea el párrafo citado podría pensar que la lucha callejera se está dando entre la MUD y las fuerzas del orden público, y que el chavismo solo tiene guardias y policías. Como buenos aliados (voluntarios o no) del imperialismo y la burguesía, ignoran completamente al importante sector del pueblo que apoya al gobierno de Maduro.

Más adelante dicen los mareados: “La protesta pacífica es un derecho fundamental, incluido en nuestra Constitución, un derecho que además es herramienta para la conquista de otros derechos. Más allá de la manipulación que ejerce la cúpula de la MUD sobre las protestas y la acción violenta de grupos foquistas que se amparan junto a ella, Marea Socialista reivindica el derecho a la protesta de todos los venezolanos, independientemente de sus simpatías partidistas”. De esta manera, estos oportunistas sugieren que el carácter principal de la acción opositora es la “protesta pacífica” y que la violencia terrorista es algo secundario, una “manipulación” de la MUD, cuando es totalmente al revés: el carácter principal es la violencia y la manipulación es hablar de “protesta pacífica”, cuando en realidad lo que se ve es otra cosa: asesinatos (casi todos causados por ellos mismos y si no, provocados), incendios de bienes privados y públicos, saqueos, agresiones a personas, trancas violentas, amenazas, etc., todo ellos ejecutado por bandas armadas y entrenadas a propósito.

Insistiendo en culpar al Gobierno por la violencia, los mareados afirman que “El gobierno, a través de una equivocada política comunicacional, busca la forma de culpar a las víctimas, intentando justificar el asesinato. En Venezuela no hay pena de muerte y en ningún contexto los cuerpos de seguridad pueden atacar de manera agresiva a los manifestantes. La actuación de la Policía en estos casos tiene que orientarse a contener el enfrentamiento, a disuadir a los manifestantes y a lograr su progresiva dispersión” ¿Acaso la policía y la GNB, salvo contadas excepciones, no han actuado con estoicismo, paciencia y uso controlado de la fuerza frente a los desmanes de los terroristas? Si no fuese así, el número de muertos alcanzaría cifras incontables, lo cual sería de gran satisfacción para los fascistas, quienes parecen contar con la vergonzosa condescendencia de estos falsos socialistas.

Avalando sin ninguna vergüenza una falsa matriz generada por los fascistas, siguen los mareados con lo siguiente: “… el gobierno ni siquiera reconoce el peligro de la existencia de los ‘colectivos armados’ que suelen actuar con la anuencia de los cuerpos de seguridad, al momento de reprimir movilizaciones y protestas, pero que en cualquier momento pueden también volverse en contra de ellas mismas. Las acciones de estos grupos sirven también para establecer control social sobre territorios álgidos”.

Es falso de toda falsedad que sea común la participación de civiles chavistas armados en la represión a los fascistas, es una manera que tiene la derecha para justificar sus crímenes             . Pero Marea Socialista, sin ninguna comprobación, acoge y difunde la matriz para favorecer a los canallas que pretenden promover una guerra civil y un baño de sangre en Venezuela.

Pero lo peor de todo es cómo estos sujetos menores de la política nacional, no mencionan por ningún lado el hecho de que tras bambalinas de todo esto están, en primer lugar, el imperialismo extremista representado por Donald Trump y su gobierno, con aliados como Luis Almagro, Mauricio Macri, Michel Temer, Vicente Fox, Álvaro Uribe, Juan Manuel Santos, Pedro Pablo Kuczynski, José María Aznar, Mariano Rajoy y todo el club de la oscuridad que comanda la Guerra  Mundial contra la Humanidad, en la que Venezuela es una apetecida parte del botín. En fin, como estamos en una guerra, también marcharemos contra estos socialistas de pacotilla. Pero por carambola, porque no merecen tanta importancia.

Te puede interesar

Compartir