Inicio > El pizarrón de Fran > Marcelo Odebrecht dice haber financiado la campaña de Keiko Fujimori en 2011

Marcelo Odebrecht dice haber financiado la campaña de Keiko Fujimori en 2011

Según un informe de IDL-Reporteros, se trata de la primera declaración del empresario bajo el sistema de justicia peruano y el interrogatorio tuvo lugar en Curitiba (Brasil)

El empresario brasileño Marcelo Odebrecht aseguró haber entregado aportes a Keiko Fujimori y al Partido Aprista Peruano para la campaña electoral de 2011. Según un informe del periodista Gustavo Gorriti publicado en el portal IDL-Reporteros, lo hizo durante un interrogatorio de dos horas en la sede de la Policía Federal de Curitiba (Brasil). Fue la primera declaración bajo el sistema de delación premiada ofrecida por Odebrecht a la justicia peruana. A la cita asistieron un delegado del Ministerio Público brasileño y Orlando Martello, procurador regional.

Al interrogatorio en Brasil también asistieron miembros de la Fiscalía y de la Unidad de Cooperación Internacional de Perú. Asimismo, estuvieron los representantes del expresidente peruano Ollanta Humala. A Marcelo Odebrecht lo acompañaron tres abogados. IDL-Reporteros contrastó las versiones de algunos de los presentes. El único registro que quedó de la diligencia fue una grabación hecha por el fiscal Martello, que deberá ser remitida por los canales formales al Ministerio Público de Perú. Las demás personas presentes tomaron notas de las afirmaciones de Odebrecht, que fueron hechas bajo estrictas cláusulas de inmunidad legal.

Amparado en esta condición, el empresario contestó al cuestionario presentado por la fiscalía peruana, abundando en varias respuestas. IDL-Reporteros cuenta que las primeras consultas tuvieron que ver con los tres millones de dólares que su empresa desembolsó en 2011 a favor de Ollanta Humala, quien se postulaba por el Partido Nacionalista y, a la postre, ganó la presidencia de Perú. Odebrecht confirmó haber recibido el pedido de dinero del por entonces ministro de Hacienda, Antonio Palocci, El Italiano, que actuaba a nombre del Partido de los Trabajadores de Lula da Silva.

Para Odebrecht, se trató de una colaboración “ideológica”. El empresario autorizó el pago, ordenó que se ejecutara y le perdió el rastro. Aseguró que no podía precisar de dónde provenía el dinero ni cómo se realizó su entrega, pues de esos detalles se encargaba Jorge Barata, exrepresentante de la constructora en Perú.

Sí explicó que los fondos empleados para este tipo de operaciones provenían del Departamento de Operaciones Estructuradas (dependencia encargada de administrar los sobornos, conocida como la Caja 2 de Odebrecht), así como de empresas locales.

Práctica común

Según cuenta Gorriti, cuando se le preguntó si Humala había sido el único candidato beneficiado por los donativos, Odebrecht respondió que, por política, su empresa acostumbraba a apoyar a todos los aspirantes con cierta relevancia. Mencionó a Keiko Fujimori, postulante de Fuerza 2011, y al Partido Aprista Peruano, quien presentó a Mercedes Aráoz —actual vicepresidenta de Pedro Pablo Kuczynski— aunque su candidatura terminó siendo retirada.

La publicación de estas afirmaciones causó numerosas reacciones. Fuentes de la filial peruana de Odebrecht negaron a la prensa los aportes a Fujimori y Aráoz. Añadieron que Jorge Barata no los ha mencionado en sus declaraciones de colaboración ante la justicia. Sobre el tema, la Fiscalía publicó una nota de prensa donde se lee: “Por la confidencialidad de la diligencia no se puede dar a conocer ningún detalle de la misma, por lo cual se lamenta algunas versiones en la prensa que no se ajustan a la verdad”. Gorriti ratificó lo publicado en el portal IDL-Reporteros.

La justicia rechaza liberar a Alberto Fujimori

Tal como prometió la semana pasada, Keiko Fujimori, hija y heredera política del encarcelado expresidente peruano Alberto Fujimori, presentó un recurso judicial en favor de su padre, al que denominó “hábeas corpus de la libertad”. La decisión del 43 Juzgado Penal de Lima, a cargo del magistrado Arnaldo Sánchez, ha sido declararlo improcedente, por considerar que durante el juzgamiento del patriarca del fujimorismo no fue vulnerado ningún derecho fundamental.

Este se encuentra detenido desde 2005, condenado por violación de los derechos humanos y corrupción. Su situación judicial produce una gran polarización en la opinión pública peruana, que se ha venido agudizando a medida que su movimiento político recuperó fuerzas bajo el liderazgo de Keiko Fujimori y que su salud mostró los signos de deterioro propios de la edad.

Para sacarlo de la cárcel, sus familiares han presentado varias peticiones de indulto, que han sido rechazadas una a una. La ley peruana prohíbe esta gracia presidencial para delitos que revisten especial gravedad, entre los que se encuentra el secuestro agravado, uno de los crímenes por los que Fujimori purga cárcel. Quedaría el camino del indulto humanitario, que tampoco procedería, al estar restringido para reos en condición terminal o con enfermedades que empeoran por las condiciones de reclusión. El expresidente no está incurso en ninguno de los dos supuestos.

El recurso se anunció después de que la bancada fujimorista, que cuenta con mayoría absoluta en el Congreso, rechazara un proyecto de ley que proponía la libertad condicional para personas mayores de 75 años, que habría beneficiado automáticamente a su fundador.