Inicio > El pizarrón de Fran > Gloria Cuenca: El borrón

Gloria Cuenca: El borrón

¿Qué es un borrón? Es lo que queda en el papel, ese, el que tiende a desaparecer con la Corporación Maneiro después de una equivocación, hecho con tinta o lápiz fuerte.

Un borrón es indudablemente algo sucio, fastidioso, que no se elimina con facilidad a pesar de todo, lo que se insista con el lápiz de goma nueva o con la misma borra, (la borra, es la nueva designación de la goma de borrar de mi época) para tratar de eliminarlo según escucho decir a los niños. Comúnmente, se dice, “esto se va a resolver, hagamos “borrón y cuenta nueva”. Entre nosotros, el borrón, significa de alguna manera darle paso a una situación incómoda o de cualquier otro tipo que pretendemos ha quedado saldada. Sin embargo, el “borrón” al que me refiero en este caso -marca o huella que queda sobre el papel- por mucha borra que se le pase, esa impresión, se mantiene, de lo malo que se hizo y que no querríamos que nadie supiera que una vez, lo escribimos.

El papel donde se hace el borrón se alinea con lo arrugado y la señal de lo que allí ocurrió. Hay personas en la vida que se transforman en un borrón. Son errores, inconvenientes, molestias que quedan sin que se logren superar y reparar, pero como el borrón dejan ese marcaje que nos molesta. Las personas que son “borrones” no tienen conocimientos, mucho menos cultura general.

A veces, como en El diente roto, el cuento de Pedro Emilio Coll, para no ser borroneados, constantemente, se ocultan bajo la aspereza del papel, y son descubiertos, por sus acciones. Ahora, en Venezuela, tenemos un presidente borrón, al que lamentablemente, no podremos decir, que ya terminó y que se hace una cuenta nueva. Este terrible “borrón” quedará para la historia de la República como el peor de los presidentes que se haya imaginado jamás el pueblo de Venezuela.

Es verdad que en el pasado tuvimos dictadores y muchos fueron malucos con los opositores, pero luego que pasó un tiempo, la historia hace un balance y queda la marca de la falla en los derechos humanos, las cárceles a los opositores y hasta la ausencia de libertad de prensa y expresión.

Este borrón no podrá superar la peor marca por cuanto de su gestión solo queda muerte, ruina, hambre y desesperación.

Te puede interesar

Compartir