Inicio > El pizarrón de Fran > Nelson Morán: El tema de hoy

Nelson Morán: El tema de hoy

El tema de estos días, es la Asamblea Nacional Constituyente (ANC); y es del conocimiento de todos que este tipo de asamblea se hace por medio del poder, dicho en otras palabras, quien tiene el poder la convoca. En este aspecto siempre la nueva Constitución viene a contener lo que el iniciador se propone (Los iniciadores, ya que la iniciativa la tiene el Presidente en Consejo de Ministros), entonces no se puede ni debe hablar a título personal, siendo lo correcto hacerlo en colectivo; por lo dicho, el resultado tiende a favorecer, y es así, a quienes convocan la ANC, al menos lo es en los primeros tiempos, luego cuando las condiciones cambian ya no es lo mismo y la pretenden modificar, para adecuarla a las nuevas situaciones.

Es en ese momento cuando vemos que quienes otrora la enfrentaban pasan a su defensa, entendiendo que la situación ha variado.

Ahí es cuando el texto de la Constitución es bueno, puesto que las interpretaciones lo adecuan y acomodan según las circunstancias.

De lo anterior podemos inferir que la actual Constitución necesariamente no tiene que ser buena, puesto que no satisface las aspiraciones de todas las partes, en consecuencia puede ser susceptible de modificaciones, pero este no es el momento, ni debe ser el argumento engañoso usado por los partidarios del “gobierno”/GPP para tratar de mantenerse en el poder; Hoy lo que se necesita es restablecer la paz social con la realización de las elecciones pendientes del año 2016 y las pautadas para este año, después veremos el asunto de la Constitución.

Las dudas e interrogantes son muchas y relacionadas al porqué y como se procede a tomar la iniciativa por el presidente, la aceptación inmediata de la Pta, del CNE a nombre de la JEN, la premura en un proceso exprés, la fabricación de normas intempestivas y arbitrarias, la fijación del 30 de julio y la posterior fecha de elecciones regionales, y así otras preguntas.

Pregúntese usted, ¿Cómo sería la actuación del TSJ si en lugar del Ejecutivo la iniciativa fuera de la AN? ¿Cuál sería su comportamiento y el del CNE/JEN? El desenvolvimiento de estos entes deja mucho que desear, su desbocamiento por complacer peticiones resulta odioso a la mayoría de la población, el rechazo es casi total. Las cosas viene pasando “como van viniendo”, todo en un completo desorden, buscando saltarse instancias y normas, en provecho grupal. No olvidemos que del caos puede surgir el futuro.

También vale la pena observar la diatriba permanente en lo interno del GPP/PSUV/”Gobierno”, con sus partidarios e instituciones y en lo externo, con quienes lo critican y muestran sus diferencias; el enfrentamiento con el Ministerio Público y la declaraciones de la Fiscal sobre sus competencias, donde se asoma la destitución del Presidente, pero no hay relación con la AN para ello. ¿Qué pasaría si estas instituciones se acercaran?

A veces uno tiende a pensar que las cosas no son tan fáciles como parecen, por ello inferimos que hay otras cosas que no se han dicho-las cartas bajo la manga- de parte y parte, pero el mundo sigue girando y la vida no termina ahí, ni así.

Podemos imaginar el zafarrancho de ser aprobada la destitución presidencial por la AN con el place de la Fiscal; ¿El TSJ se atribuiría todas las funciones y se desbordarían las pasiones? ¿Quién lo sabe? Aparentemente nadie, pero…

Así como se crean matrices de opinión contra la AN y la Fiscal, se hará contra todo aquel que se atreva a disentir del poder constituido, serán calificados como se acostumbra, buscando descalificarlos y de ser el caso sancionados y destituidos; y no obstante hablan de diálogo, pero blandiendo la espada.

Todo este panorama no parece nada halagador para el ejercicio democrático, no se ve bien, las salidas están difíciles; este es el momento cuando hace falta tener “la cabeza bien puesta” y hacer uso de la imaginación para generar alternativas que posibiliten alcanzar la paz social. Esa es la tarea y el ¿Qué hacer? esta a la orden del día.

Pues bien, en verdad, se puede decir que ante un proceso que se salta normas constitucionales, no vale la pena participar, y así lo decidió la MUD, el MAS y otros, por separado; corriendo el riesgo de repetir lo de la anterior AN, del año 2005, conviene recordarlo para meditarlo. La no participación condujo a un control absoluto por parte de los partidarios del presidente de entonces, con las consecuencias conocidas.

Hoy el no participar puede llegar a permitir que con el 15% de los votantes (por ejemplo) inscritos se de carácter valido al proceso que esta en desarrollo y con ello se pretenda una nueva Constitución para la República, ¿Sabemos lo que ello implica?; en cambio el participar desde una posición crítica e independiente puede permitirnos mantener una voz disidente y de denuncia, para tratar de enderezar la situación y avanzar en el logro de un entendimiento nacional y el restablecimiento de la paz y armonía ciudadana; es más, los últimos anuncios nos avisan y refuerzan la idea expresada con anterioridad, donde dijimos que estamos en un proceso de “como vaya viniendo, vamos viendo”, los cambios en la posición inicial de los iniciadores es notable, hoy día (5/6/2017) los iniciadores consignaron, más no conocemos, una solicitud de ampliación de las bases comiciales al CNE, a la presidenta, que de repente lo trata en la JEN y luego lo comunica al Directorio del CNE, como hecho cumplido. A esto le agregamos la entrevista en Globovisión a un miembro de la MUD que, palabras más, palabras menos, y leyendo entre lineas puede inferirse que, aunque la MUD no inscribió candidatos, y eso es verdad, según lo que se viene observando y se observe en el futuro cercano pueden asumirse decisiones importantes, ello sin negar que existan conversaciones, que de paso no son secretas ni mucho menos malas.

Así las cosas están por verse, y en este contexto un grupo de personas, conscientes de la necesidad de mantener viva la esperanza hemos decidido postularnos. El futuro lo construiremos juntos para beneficio de todos, esa es la cuestión que nos ocupa.

Nelson A. Morán Guilarte (NEMO)

Caracas; 6 de junio de 2017

Te puede interesar