Inicio > El pizarrón de Fran > Froilan Barrios: Caudillo por la gracia de Dios

Froilan Barrios: Caudillo por la gracia de Dios

Invocar a Dios para justificar tropelías y barbaridades desde el Poder no es nuevo en la historia, a propósito del tortuoso decreto 2830 de fraudulenta convocatoria a la Constituyente Comunal, cuyas intenciones han generado en el país una explosión social y un clima de guerra civil, al percatarse la mayoría de la población que su único objetivo es perpetuarse en el poder y borrar de un plumazo todo vestigio de democracia, convirtiendo en moribunda la vigente Constitución de 1999.

Ya una vez lo hizo Francisco Franco, quien no escatimara esfuerzo alguno para imponerse títulos, el de Generalísimo y entre otros el más pomposo, el de “caudillo por la gracia de Dios”, frase incrustada en las pesetas y en la liturgia de la dictadura más atroz que vivieran los pueblos de España el siglo pasado, inspirada en la interpretación abusiva de la autorización de Dios, para justificar la rebelión militar y las tropelías y asesinatos que los alegres muchachones de la Falange, cometían bajo el eslogan de “toda autoridad viene del creador de todo” y así bendecir la muerte de millones de españoles.

Ese artilugio de recurrir a la autoridad divina para imponer lo maldad se observa en las primeras líneas del decreto, donde se unge de la bendición de Dios Todopoderoso, de la inspiración en Guaicaipuro y del Libertador Simón Bolívar para convocar al disparate más grande de la historia política continental. Como señalara Allan Brewer C. 29/05/17 “…La magnitud de la inconstitucional acción, que raya en la esquizofrenia, pretende encubrirla el Presidente informando a los venezolanos, que el decreto lo dictó, no con base en atribuciones que no tiene, sino simplemente “con la bendición de Dios Todopoderoso,” como si esto fuese una teocracia, sin informarles a los simples mortales cómo, cuándo y en qué forma habría recibido ese mensaje divino de respaldo de Dios para avalar el fraude al pueblo y a la Constitución que pretende cometer Y más grave aún, cuando anuncia en el decreto,  que con la supuesta “bendición de Dios” procede a convocar una Asamblea Constituyente para imponerles a los venezolanos “la construcción del socialismo” que ya el pueblo rechazó mediante referendo en 2007…”

Para implementar la barbarie recurre  a la distorsión abusiva de la proporcionalidad del voto territorial al privilegiar la condición municipal del diputado, desconociendo al volumen electoral de cada estado, al saberse perdedores en una consulta universal y proporcional, y por otro lado se impone la preeminencia de una serie de sectores sobre el electorado nacional, a partir del control absoluto e inauditable del listado suministrado por instituciones oficiales para elegir a diputados representantes de Trabajadores  (79), Estudiantes (24), Discapacitados (5), Campesinos y pescadores(8), Pensionados (28), Empresarios (5),  Comunas (24) e Indígenas (8),  por cierto los indígenas son los únicos reconocidos en el artículo 186 de la CRBV a elegir una representación sectorial.

La oferta engañosa de representación sectorial la trastoca un CNE, cuestionado por su incapacidad de actualizar en décadas, en forma creíble un padrón electoral nacional, quien de manera genuflexa delega en manos del poder ejecutivo, es decir el poder constituido, para que éste en días conforme a placer, la data de cada uno de los sectores mencionados. En definitiva se “legaliza” un fraude monumental para legitimar una dictadura, con el asesinato de decenas de ciudadanos y miles de protestas a nivel nacional.

Te puede interesar

Compartir