Inicio > El pizarrón de Fran > ISIS asume la autoría de los dos atentados en el centro de Teherán

ISIS asume la autoría de los dos atentados en el centro de Teherán

Policías iraníes ayudan a escapar a civiles después de que varios hombres armados irrumpieran en el Parlamento iraní.

La Guardia Revolucionaria acusa a Arabia Saudí y a EE UU de ser los responsables de los ataques que han causado al menos 13 muertos y 43 heridos

Dos atentados perpetrados este miércoles en Teherán contra el Parlamento iraní y el mausoleo de Ruholá Jomeini, el fundador de la Revolución Islámica, han dejado al menos 13 muertos y 43 heridos, lo que llevó al Gobierno a decretar el estado de alerta en todo el país. Los atacantes, todos ellos abatidos durante el suceso, portaban armas, fusiles Kaláshnikov y explosivos con los que, en algunos casos, se inmolaron. La Guardia Revolucionaria –el cuerpo militar que se encarga de preservar los valores de la Revolución- ha acusado a Estados Unidos y a Arabia Saudí de estar involucrados en lo ocurrido, cuya autoría ha sido reclamada por el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés). Un alto cargo del Consejo de Seguridad Nacional iraní ha asegurado a la televisión estatal que los atacantes “venían de distintas partes de Irán”.

El líder supremo, Alí Jamenei, aseguró que los atentados —los primeros perpetrados por los yihadistas en Irán—  “no influirán en la voluntad del pueblo iraní ni en sus responsables”, que seguirán combatiendo el terrorismo. Los ataques ponen en peligro los planes del presidente Hasan Rohaní, que acaba de comenzar su segundo mandato, para atraer la inversión extranjera y distender las relaciones con los países árabes. Hamid Aboutalebi, el jefe de gabinete del presidente Rohaní, escribió en Twitter alabando la rápida intervención de sus fuerzas de seguridad: “Si estos ataques hubieran ocurrido en cualquier otra ciudad de Europa o el mundo, habría dejado muchas (más) víctimas”.

El primer atentado ocurrió sobre las 10.15. Cuatro hombres armados, disfrazados de mujeres, irrumpieron por la puerta de visitas públicas del Parlamento, disparando contra los agentes de seguridad. Los asaltantes trataron de llegar a la sala principal del Parlamento, pero la resistencia de los policías y los miembros de la Guardia Revolucionaria los obligó a subir a las plantas superiores del edificio administrativo. Uno de los terroristas cayó durante los primeros intercambios de balas.

Quince minutos después los agentes del cuerpo NOPO de la policía (las fuerzas antiterroristas, por sus siglas en persa) entraron en el Parlamento y los terroristas se vieron obligados a subir a la cuarta planta. Muchos de los medios locales aseguraron que los terroristas tomaron a algunos de los civiles como rehenes. Fue en este momento cuando los terroristas se grabaron en vídeo asesinando a sangre fría al secretario de un diputado. Las imágenes fueron difundidas por la agencia de noticias Amaq, vinculada al Estado Islámico.

Mientras se escuchaba el tiroteo en el resto del edificio, en la sesión plenaria del Parlamento, Ali Lariyaní, el presidente de la cámara, siguió con el orden del día. Más tarde, uno de los terroristas, acorralado por los agentes antiterroristas, se hizo estallar. Los policías acabaron el resto de terroristas y controlaron totalmente el edificio sobre las 15:30, más de cinco horas después.

El segundo atentado, casi simultáneo, ocurrió a 30 kilómetros al sur de la capital, en el mausoleo de imán Jomeini que fundó en 1979 la República Islámica derrocando al último sha. Dos terroristas se acercaron a la entrada oeste del conjunto y empezaron a disparar a su alrededor. Uno de ellos fue herido por impacto de balas de los policías y detonó su cinturón explosivo, mientras que el segundo fue neutralizado con una bala en la cabeza sin que tuviera tiempo a inmolarse. Los dos terroristas estaban provistos de fusiles Kaláshnikov, muchos cartuchos y más de diez granadas. Los incidentes se cobraron la vida de uno de los barrenderos del mausoleo. Según la televisión estatal el Ministerio de Inteligencia iraní ha arrestado a un “comando terrorista” mientras planeaba un tercer ataque, sin dar más detalles.

Mohammad Javad Zarif, el titular de Exteriores iraní que se encontraba en Turquía dio el pésame a todos los iraníes y se limitó a calificar de “preocupante” la naturaleza de las evoluciones de la región. Pero no todos comparten el tono diplomático de Zarif, el exjefe de los guardias revolucionarios, Mohsen Rezaei, una de las influyentes figuras de las fuerzas de seguridad iraní, advirtió que “a las cabecillas del terrorismo les espera una severa venganza, nuestra revancha será dura e inolvidable”. “Los guardias revolucionarios no dejamos sin respuesta el derramamiento de la pura sangre de nuestros compatriotas”, asegura este ejército ideológico en un comunicado, en el que apuntaban a EE UU y Arabia Saudí como responsables. Estas declaraciones, junto a un vistazo a la historia posrevolucionaria de Irán, vislumbran una escalada de tensiones en las relaciones entre Irán, como la mayor potencia chií, y Arabia Saudí, que pretende liderar el mundo suní.

Trump carga contra Irán

El presidente Donald Trump hizo público un comunicado a través de la Casa Blanca en la que lamentaba la muerte de las víctimas inocentes en el atentado que se había producido en Teherán el miércoles por la mañana pero a continuación  advertía a a Irán que quien respalda al terrorismo “se arriesga a ser su víctima”.

Los atentados ocurren en plena crisis entre los países árabes. Arabia Saudí y sus aliados han aislado a Qatar, el pequeño país rico en gas (cortando sus comunicaciones aéreas, marítimas y terrestres), por su cercanía con Teherán y sus supuestos vínculos con el terrorismo. En un movimiento que demuestra su apoyo a Qatar, Turquía aprobó el miércoles un despliegue de tropas en una base turca instalada en ese país.

Por otro lado, lo ocurrido alienta más los sentimientos nacionalistas de los iraníes que ahora apoyarán aún más la intervención militar en Irak y Siria, al considerarla como una parte de la política de defensa legítima de sus fronteras, ante la amenaza de la versión extremista del wahabismo difundido durante años por Arabia Saudí y cristalizada actualmente en las brutalidades del Estado Islámico. Muchos de los iraníes han recurrido a las redes sociales para enviar sus mensajes de unidad y solidaridad, así que se han lanzado a Twitter bajo la etiqueta #Nosotros_estamos_juntos. Hay que tener en cuenta que ahora la Guardia Revolucionaria cuenta más que nunca con el apoyo de la opinión pública iraní para enfrentarse al Estado Islámico fuera de las fronteras del país.

Fe de erroresEl tuit que alababa a las fuerzas de seguridad es del jefe de gabinete del presidente Rohaní, Hamid Aboutalebi, y no por el propio presidente como decía, por un error de edición, una versión anterior de esta información.El País

Te puede interesar

Compartir