Inicio > El pizarrón de Fran > Guillermo García N.: Default… es solo cuestión de tiempo

Guillermo García N.: Default… es solo cuestión de tiempo

Los rumores de que Venezuela podría caer en default (suspensión de pagos de sus bonos) se han incrementado en el mercado internacional en las últimas semanas. Tanto los bonos de la República (Vennys) como los de Pdvsa registran rendimientos (yields entre 20%-25%), que se podría decir que califican como distressed. Bonds. Solo hace poca más de una semana, se conoció que la firma Goldmam  Sachs a través de su División de Manejo de Activos,  le compró a Dinasour Group, una muy pequeña firma de corretaje de valores y poco conocida, basada en Europa con oficina en NYC y actuando en representación de su cliente (BCV), USD 2,800MM en bonos de Pdvsa 2022 con un 69% de descuento de su valor facial, es decir Goldman pagó solo 31%, US$ 865 millones. Estos bonos de Pdvsa 2022 con cupón de 6% se encontraban en el balance del Banco Central de Venezuela desde 2014, y fuera de circulación.

Lo que llama la atención de esta poca transparente operación  fue el significativo descuento aplicado en la venta de estos bonos. Si se realiza una valoración de acuerdo a la estructura de la curva de rendimientos actual de los bonos de Pdvsa, el precio debería estar cerca del 45% del valor facial, no 31 % como finalmente se vendieron a Goldman. Lo que podría ser un indicativo de la gran urgencia de flujo de caja del gobierno y el costo que el Estado tiene que asumir para obtener financiamiento. La semana pasada, las reservas internacionales en el BCV reportaron un incremento de USD 307MM y USD442MM respectivamente por un total de USD 749MM, y por lo cual se desconocía el motivo. De igual forma, en la semana, de acuerdo a información publicada por la agencia de noticias Reuters, se conoció que la banca de inversión japonesa, Nomura, habría comprado otros USD 100MM en valor nominal de los mismos bonos Pdvsa 2022, pagando cerca de USD 30MM, en una operación similar a la  realizada por Goldman Sachs.

El 2017 será uno de los años más difíciles para Venezuela desde el punto de vista de la disponibilidad de caja en dólares y el segundo semestre será una gran prueba para el país en cuanto al cumplimiento de pagos de deuda y cobertura del déficit fiscal. Para el segundo semestre las cosas se complican, ya que se debe honrar pagos de Pdvsa/Venezuela, por un monto de  USD 705MM en cupones  de interés en agosto y USD 3,460MM entre octubre y noviembre  (cupones de interés  y amortizaciones de capital). De acuerdo a estimados de exportación petrolera junto con los pronósticos de precios del petróleo, la tendencia de las importaciones y el servicio de la deuda, este año el déficit de efectivo del país estaría cerca de los USD 7,500MM.

El déficit de efectivo que enfrenta el gobierno lo ha intentado cubrir, hasta ahora, con una fuerte contracción de las importaciones y con el uso de la porción líquida de las reservas internacionales, pero evidentemente no es suficiente para mantener el servicio de deuda, y estas ventas de activos del Banco Central  que vemos lo demuestran.

Esto implicaría que el gobierno, si mantiene la voluntad de seguir sirviendo la deuda, necesitaría realizar más operaciones de este tipo, rematando otros activos financieros, haciendo uso de las reservas internacionales, cuentas fuera de balance, realizando operaciones de swap con el oro del BCV o buscando financiamiento de aliados (Rusia y China).

Rematando 5 mil millones de dólares en bonos.  El gobierno a través del BCV está tratando de vender con un gran descuento $ 5 mil millones de bonos de la República que emitió originalmente en diciembre de 2016 en  la búsqueda  de solventar la crisis de  liquidez que afronta la nación. Haitong Valores EEUU, una unidad de China Haitong Securities Co. Ltd., en las últimas semanas ha estado comercializando los bonos entre  gestores de fondos de cobertura (Hedge funds) que se especializan en la compra de bonos de mercados emergentes. Haitong fue seleccionado para suscribir los títulos cuando fueron emitidos los bonos a favor del Banco de Venezuela en diciembre 2016.

A diferencia de los bonos Pdvsa 2022 comprados por Goldman, los bonos ofertados por Haitong por 5 mil millones no están registrados con las organizaciones internacionales que asientan y registran dichas operaciones, lo que significa que estos bonos no pueden ser objeto de trading y registro de custodia electrónico, generando un alto riesgo que los inversores les impide comprarlos. Haitong está ofreciendo dichos bonos, que vencen en 2036, con un descuento aún más grande que los bonos Pdvsa comprados por Goldman. Según los gestores de fondos que han tenido contacto, se habla de un descuento de un 80% del valor facial del bono. Es decir que si se colocara completamente la emisión de valor nominal de US $ 5 mil millones, solo se recibiría un mil millones. Una perdida asumida por la República de 4 mil millones.

Para Russell Dallen, de Latinvest: “Ya la interrogante es, ‘¿en qué momento Venezuela va a declarar una moratoria este año?’, ya no es si irá a hacerlo”

Te puede interesar