Inicio > El pizarrón de Fran > Roberto Malaver: Dejar dormir eso

Roberto Malaver: Dejar dormir eso

Me voy de investigación profunda: He venido observando que hay varias decisiones presidenciales que se han venido quedando atrapadas por el olvido. Una de ellas, para poner un ejemplo, fue aquella de terminar todas las obras que estuvieran inconclusas, y para eso se creó una comisión. Me piden otro ejemplo por aquí. Y voy con él: El Presidente nombró un Estado Mayor para atender Caracas. Incluso se publicó en la prensa con las 15 mil tareas que se iban a realizar. Y no doy más ejemplos.

Buscando fuentes directas e indirectas, y con una serie de datos tomados de la prensa y de las páginas en Internet, me dispuse a buscar a los amigos que estuvieran en esos ministerios e instituciones para que me informaran de esa serie de obras que estaban por hacerse.

Así me encontré con Miguel Adenauer. Economista y amigo de la UCV, cuando juntos creamos el periódico mural La Empresa Mixta. En el lugar donde él se desempeña hay una serie de obras que fueron anunciadas para realizarlas y, sin embargo, siguen en las gavetas. Dice Miguel: “Cuando tú preguntas por eso, el jefe te dice ‘Deja dormir eso’”. Y así comienza el sueño eterno de una serie de obras, o mejor, de una serie de decisiones presidenciales.

En una institución más allá, mi amiga Ángela Babilacua, compañera en la escuela de Estudios Internacionales, también me cuenta: “Aquí el Presidente anuncia para poner en marcha un proyecto y nosotros nos alegramos, y la notica está en primera página, y tiene máximo una semana de vida en los medios, y después, cuando queremos arrancar con eso, viene la frase clave: “Dejen dormir eso por ahí”.

Me moví un poco más allá, a otra institución con mucho renombre, y me encontré al profesor Atahualpa Pérez Linch, con el que he compartido algunas partidas de ajedrez, él prefiere a Tigrán Petrosián, y yo sigo siendo fiel a Bobby Fischer. Nos tomamos un café cerca de su lugar de trabajo y me comentó: “Es verdad que hay proyectos que en un principio suenan mucho, pero después, como no hay seguimiento, la gente los olvida fácilmente, y cuando tú preguntas cuándo le ponemos manos a la obra a ese proyecto, surge el nuevo canto de cuna oficial: “Mejor deja dormir eso por allí”.

La frasecita como que está de moda desde hace tiempo, pero, como siempre, ahora es cuando la vengo a descubrir.

Te puede interesar

Compartir