Inicio > El pizarrón de Fran > Néstor Francia /Análisis de Entorno: OEA, Trump y guerra mundial (19-06-2017)

Néstor Francia /Análisis de Entorno: OEA, Trump y guerra mundial (19-06-2017)

Hoy se reúne en Cancún, México la asamblea general de la OEA teniendo como asunto principal a debatir la situación de Venezuela. Es una excelente oportunidad para volver a poner sobre el tapete el tema de la contradicción principal que vive la sociedad humana en este momento histórico, de cómo esa contradicción se manifiesta en nuestro país y qué posición política debe ser asumida por los revolucionarios en esta circunstancia.

Venezuela es uno de los puntos focales principales de la actual guerra mundial que tiene como claros beligerantes al imperialismo norteamericano y sus aliados, por un lado, y a los pueblos y naciones soberanas del mundo, por el otro. Ya lo hemos dicho y lo repetimos: quien no entiende esto, no entiende nada.

En ese contexto, la fracción extremista que está gobernando en Estados Unidos, con Donald Trump a la cabeza, está dejando todo en claro, sin mayores disimulos. Una muestra de ello es el cambio de política hacia Cuba. Trump dijo el pasado viernes en Miami, la meca de la gusanera cubana en el exilio, y ante miembros radicales de la comunidad cubana en esa ciudad, que “Es mejor para Estados Unidos tener libertad en nuestra región, tanto en Cuba como en Venezuela”. Más claro no canta un gallo: al diablo el interés de los pueblos cubano y venezolano, este capo fascista habla, sin cortapisas, de lo que es “mejor para Estados Unidos”. Para rematar el carácter injerencista y belicista de esa declaración, tómese en cuenta que la misma tuvo como escenario el teatro Manuel Artime, nombrado  así en “honor” a un combatiente del Ejército Rebelde liderado por Fidel Castro, quien traicionaría después a Cuba para convertirse en uno de los líderes de la invasión a Playa Girón. Ese teatro es un lugar simbólico de la ultraderecha terrorista de Miami.

Ahora bien, ante las medidas anunciadas por Estados Unidos que dan marcha atrás a los acuerdos y acercamientos que había propiciado Obama con Cuba, no podemos sino preguntarnos ¿dónde están los fariseos que hablan en el mundo de paz y democracia? ¿Por qué Luis Almagro no ha dicho ni pío? ¿Por qué los ex presidentes neoliberales que se reúnen en IDEA no se pronuncian, siendo que el embargo a Cuba ha sido condenado por 191 países, lo cual prueba lo antidemocrático que es el imperialismo? La respuesta es sencilla: porque todos ellos son parte de esta guerra y se ubican en el campo de los aliados del Imperio. De eso se trata, a final de cuentas, este zafarrancho en el que vivimos, de que no puedes quedarte en el medio, ni que quieras.

Los pocos avances que había hecho Obama para reconocer los derechos soberanos de Cuba, ahora son liquidados por Trump y su combo fascista: “La política reafirma el embargo estadounidense impuesto por ley a Cuba y se opone a los llamados dentro de Estados Unidos y otros foros internacionales para acabar con él”, señaló la Casa Blanca en un comunicado, al tiempo que Trump anunciaba el cambio de política en la capital de la gusanera y el escualidismo, Miami, Florida ¿Y cuáles son sus argumentos?  El presidente yanqui dijo estar dispuesto a negociar “un acuerdo mejor” con Cuba, pero solo si hay “avances concretos” hacia la celebración de “elecciones libres” y la liberación de “prisioneros políticos”. Es decir, tal como hace con Venezuela, el imperialismo exige a Cuba que capitule, que se rinda, y asoma el garrote intervencionista.

En ese contexto se da la reunión de la OEA en Cancún. Presurosos, los dinosaurios de IDEA que tratan de influir sobre los países que estarán en esa reunión, aseveraron el pasado viernes, en un comunicado, que “reiteramos nuestra profunda preocupación por la total ruptura del orden constitucional y democrático, la violación sistemática y generalizada de derechos humanos y la violencia provocada por las fuerzas del orden al servicio del régimen que ya ha cobrado más de 72 víctimas fatales en Venezuela… Todos los gobiernos de la región están llamados a asumir un comportamiento consistente con su adhesión a la Carta Democrática y con los más esenciales sentimientos de solidaridad y humanidad. Nadie, en este aciago momento para Venezuela, puede ser indiferente al grito de protesta de la gente en la calle”. No es coincidencia que este comunicado se presente como suscrito, precisamente, en México. Nosotros vamos a parafrasearlo diciendo que “Nadie, en este decisivo momento para nuestro continente, puede ser indiferente a la agresión del imperialismo contra Cuba y la Patria de Bolívar”.

De todas formas, las esperanzas de la derecha de que la OEA finalmente decida, por mayoría, condenar al gobierno de Maduro, parecen esfumarse una vez más. Un internacionalista de la Universidad estadounidense de Columbia, Christopher Sabatini, así lo infiere: “Va a ser muy difícil llegar a un tipo de evolución o una serie de pasos para resolver la situación”. En ese sentido, Sabatini dice solo esperar las usuales declaraciones de “preocupación”, sin ninguna decisión trascendente.

Las sospechas del nuevo fracaso del Imperio y su lacayo Almagro en la OEA, se incrementan ante el anuncio hecho el viernes por el Departamento de Estado gringo, de que el secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, no asistirá a la Asamblea General de la OEA, supuestamente porque debe atender la crisis diplomática en el Golfo Pérsico. En su lugar Estados Unidos enviará al subsecretario de Estado John J. Sullivan, solo un día después de anunciar que Tillerson asistiría a la cita, la más importante del año en la OEA, según se afirma en medios de la derecha ¿Huye Tillerson por la derecha para no estar presente cuando se sepa de una nueva derrota?

Para quienes duden de la importancia de Venezuela en esta guerra que compromete a todo el mundo, es bueno saber que la cancillería rusa emitió un comunicado donde rechaza la intervención foránea en nuestros asuntos y anuncio al mismo tiempo el envío de una nave de guerra a aguas del mar Caribe, el portaviones Kuznetsov, el más poderoso de toda su flota, mientras  China informó del movimiento de unidades de su armada, en igual sentido. Queda claro que Venezuela no está sola frente al imperio.

Cerraremos, sobre todo para aquellos que se afanan en restarle apoyo al Gobierno Bolivariano en este trance histórico de confrontación mundial, con las clarísimas palabras de Edgard Sánchez, dirigente del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) de México: “La prioridad en este momento en relación a la situación en Venezuela -y especialmente visto desde el exterior- es pronunciarse contra la actual ofensiva de la derecha que apoya y promueve el imperialismo. Es decir, la situación actual requiere una clara posición antiimperialista. Estoy de acuerdo en que es posible analizar e incluso criticar diversos aspectos del proceso bolivariano. Pero no es posible omitir o eludir una clara posición contra la ofensiva golpista de la derecha. El actual es un intento de derrocar por cualquier medio al gobierno chavista legítimamente constituido, hacerlo con el apoyo del imperialismo yanqui y provocando incluso su intervención militar. Y sobre eso es lo que en primer lugar hay que definirse”. Tómese nota de estas verdades.

Te puede interesar