Inicio > Política > La primera gran derrota de la Milicia Digital

La primera gran derrota de la Milicia Digital

 

Maduro insiste en que una “guerra de baja intensidad” se desarrolla en contra de su gobierno. Si eso es así, al parecer la está perdiendo en todos los flancos, dentro y fuera del país. Las derrotas se cuentan por decenas. A veces no ha opuesto resistencia. En los cargamentos de cocaína capturados en alta mar y las gandolas de Pdvsa que transportan droga en lugar de gas descubiertas a pleno sol, su gobierno no ha asumido paternidad. Pero sí resiente el continuo engrosamiento de las listas de funcionarios civiles y militares considerados ejecutores de la represión física y paralegal en Venezuela. La correlación de fuerzas internas (la oposición a sus pretensiones constituyentes y al régimen en su conjunto) se estima en 9-1. Se reduce considerablemente el apoyo internacional en la medida que han desaparecido su arsenal financiero. Los rumores sobre fracturas en las Fuerzas Armadas no cesan de afirmarse.

El bloqueo a la compra de armas y pertrechos se hizo patente cuando España embargó una venta de equipos anti-motines y más recientemente Brasil negó autorización a la venta de un cargamento de bombas lacrimógenas. Barcos de Pdvsa son embargados por los acreedores. Hacia el suroeste fronterizo fuerzas militares de Brasil, Perú y Colombia, junto a EEUU, recién realizaron “ejercicios”, así como en el flanco marítimo nordeste 14 países del Caribe, junto con las armadas de EEUU y algunos estados europeos, desarrollaron hasta la semana pasada la operación naval “Tradewind” en aguas de Barbados y Trinidad&Tobago. El gobierno de Estados Unidos y la Unión Europea intensifican la presión. En la OEA han sido aislados sus últimos balones de oxígeno, al tiempo que la asamblea de cancilleres se acerca a los dos tercios requeridos para condenar a Maduro (20 SI, 5 NO, 8 Abst.). En el ámbito tecnológico, el bloqueo simultáneo de al menos 3.853 cuentas gubernamentales en la plataforma Twitter, ha significado un duro golpe a sus intenciones de invadir el ciberespacio venezolano con su pretendida “Milicia Digital”.

Las escaramuzas digitales

Esta última derrota no se debe sino a la propia torpeza de los comandantes digitales que a finales de marzo emprendieron la batalla virtual más notoria de su sueño hegemónico desde que hace 7 años el presidente Hugo Chávez decidió incursionar en la red social Twitter bajo la enseña @ChavezCandanga. Fue decretada entonces la conformación de un batallón compuesto por 250 soldados digitales que se encargarían de contrarrestar en Twitter el empuje que la sociedad civil estaba desarrollando en ese importante flanco del combate por la libertad.

En mayo de 2015 fue anunciada la creación de la Red Patria, financiada por el ministerio de Ciencia y Tecnología. Fue desarrollada en Mérida por la Fundación Centro Nacional de Desarrollo e Investigación en Tecnologías Libres (Cenditel) y por el Frente Bolivariano de Innovadores, Investigadores y Trabajadores de la Ciencia (Frebin). Se trataba de un conjunto de aplicaciones para el control social y político, primero, de las opiniones de los componentes del llamado Gran Polo Patriótico (GPP) y luego extensivo al resto de la sociedad.

Las seis aplicaciones resultantes se llamaron Nido (matriz), Mochuelo (delaciones masivas), Colibrí (mensajería instantánea), Golondrina (sistematización de las actas y discusiones en los Consejos Comunales), Cardenalito (mensajería breve y enlaces a contenido multimedia), Cóndor (monitoreo de cuentas Twitter). En síntesis, una emulación de las redes sociales “mercantiles”, en ese orden, Facebook, Google Alert, WhatsApp, Google Drive, Twitter y TweetDeck.

Para leer más pulse aquí

 

Te puede interesar

Compartir