Inicio > El pizarrón de Fran > Néstor Francia / Análisis de Entorno: Ganancias del Imperio en la OEA (20-06-2017)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: Ganancias del Imperio en la OEA (20-06-2017)

Tal como preveíamos ayer, la reunión de cancilleres de la OEA no llegó a ningún acuerdo en torno al tema de la situación en Venezuela. Dadas las circunstancias, este es un resultado favorable a nuestro país, pues no pudo aprobarse la propuesta injerencista comandada por Estados Unidos y ni siquiera pasó alguna posición “media” como la que trató de negociarse. Ahora bien, nosotros como analistas no podemos conformarnos con cantar victoria, aunque entendemos perfectamente que el Gobierno lo presente así, sin agregados, pues estamos hablando de política y es así como se cuecen las habas en ese terreno.

A decir verdad, la derecha continental no se fue con las manos completamente vacías de esta cita. Primero que nada no olvidemos que la asamblea de la OEA continúa hoy, aunque lo más seguro es que no pase nada distinto a ayer, ya que normalmente es la reunión de cancilleres la que plantea los acuerdos. Se ha dicho que en la Asamblea General propiamente dicha solo bastarían 18 votos para condenar a Venezuela, pero acaso si se llega a aprobar algo, probablemente sea una declaración más general y neutra, con llamados al diálogo y cosas parecidas, esperemos a ver.

Ahora bien, y en primer lugar, no hay ninguna duda de que el imperialismo ha recuperado fuerzas en el continente americano, si comparamos la situación de hoy con la de hace cinco años, por poner alguna fecha anterior. En esa recuperación han jugado papel importante las victorias recientes en la contraofensiva de los aliados neoliberales de Estados Unidos en países tan importantes como Argentina y Brasil, y la deriva hacia la “centroderecha” de espejismos de la izquierda como el Frente Amplio de Uruguay y el “socialismo” chileno, que se ubican ahora entre quienes favorecen el reacomodo continental hacia posiciones más ventajosas para Estados Unidos. Otro síntoma de esta recuperación imperial es el generalizado silencio después de las medidas de acoso a Cuba anunciadas por la administración de Donald Trump.

Hoy, la unidad y la integración de América Latina y el Caribe ha retrocedido, en la misma medida en que avanzan en su contraofensiva las fuerzas reaccionarias. En ese avance hay que sumar, por supuesto, el debilitamiento, al nivel del apoyo popular, de la Revolución Bolivariana en Venezuela. De allí que lo que ocurra en nuestro país, de aquí en adelante, cobre tan particular importancia. Estados Unidos ha logrado abrir brechas en el bloque nuestro-americano, y eso es estratégicamente bastante negativo para nosotros. Ese proceso de desintegración solo podrá ser revertido si las fuerzas progresistas del continente regresan al camino victorioso que tuvo como principales protagonistas, en su momento, a Hugo Chávez, Néstor Kirchner y Lula Da Silva, además de la Cuba revolucionaria, Daniel Ortega, Rafael Correa y Evo Morales. Por otro lado, el imperialismo y sus aliados en América no han arriado sus banderas, sobre todo por el interés de dejar encendida una llama de esperanza en sus ejecutores del patio, la derecha violenta o al menos alcahueta que trata de prolongar su conspiración. Ese es el sentido de declaraciones del representante interino de EE.UU. ante la Organización de Estados Americanos, Kevin Sullivan, poco antes del resultado de ayer: “Esperamos que haya un consenso adecuado, si no, nosotros vamos a mantener la reunión abierta o vamos a buscar ese resultado”, y añadió que las consultas entre los cancilleres de la OEA “tradicionalmente se mantienen abiertas mientras que continúe un tema o un desafío vigente”. Así pues, lo que está diciendo realmente es que lo que le sale a la derecha venezolana es continuar el proceso de subversión, para que siga planteada la posibilidad de la intervención multinacional en nuestro país.

Sullivan no quiso aclarar si su Gobierno buscará que se apruebe un texto de condena a la Constituyente en la Asamblea General de la OEA que inicia efectivamente hoy, y en la que solo se necesitarían 18 votos, y no 23: “No quiero entrar en más detalles en cuanto a procedimientos a estas alturas, creo que sería prematuro, pero ustedes ya saben cuál es nuestra agenda”. Es decir que sí, que puede ser, aunque no es lo más probable, así que no contemos los pollos antes de nacer.

En la misma línea, Luis Almagro afirmó que “Este proceso no va a concluir tampoco hoy aunque tengamos una resolución muy fuerte. El tema en Venezuela va a continuar porque la crisis en Venezuela tampoco se va a detener hoy”. El mensaje es claro: no se paren muchachos, que nosotros seguiremos echando plomo en la OEA. Este es igualmente el sentido de las palabras del canciller de México, Luis Videgaray: “No nos cancelemos la oportunidad en un tema tan importante y hoy doloroso para quienes están en la calle. Que nos demos la oportunidad de seguir trabajando y seguir buscando en el instrumento del diálogo y diplomático que es la reunión de consulta”. Entretanto, ayer precisamente hubo otro muerto, mientras se conocieron imágenes de efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana disparando con armas de fuego a los manifestantes ¿Casualidad? Tal vez, pero a nosotros nos ataca la suspicacia

Te puede interesar