Inicio > Interés > Peticiones de refugio de venezolanos en Brasil se disparan en primer semestre

Peticiones de refugio de venezolanos en Brasil se disparan en primer semestre

 

Las peticiones de refugio de venezolanos en Brasil se dispararon hasta alcanzar casi 6.000 en los primeros seis meses de 2017, frente a las 209 de 2014 o las 3.375 de todo el año pasado, informaron, este martes, fuentes oficiales.

Estos datos reflejan que la solicitud de refugio por parte de venezolanos es este año unas 30 veces mayor que hace tres años, cuando comenzó a incrementarse el número de peticiones procedentes de Venezuela.

Ante la avalancha de pedidos de refugio, la Policía Federal del estado de Roraima, fronterizo con Venezuela, trabaja con agentes de refuerzo dentro del Departamento de Inmigración para atender a tiempo todos los casos.

Aryadne Bittencourt, trabajadora en el Programa de Atención a Refugiados y Solicitantes de Refugio de Cáritas en Río de Janeiro, explicó a Efe que “a la mayoría de los venezolanos no se les suele conceder el refugio, porque no cumplen las condiciones, pero se les da documentación para facilitarles la vida en Brasil”.

En 2016, solo 14 de las 3.375 peticiones de asilo de venezolanos fueron aceptadas en Brasil.

“No cumplen los requisitos para ser refugiados, pero se les da permiso de residencia por dos años y transcurrido ese periodo, pueden pedir la permanencia en el país”, detalló Bittencourt.

El diario brasileño ‘Estadão’ apuntó a que el Gobierno de Nicolás Maduro ha presionado a la ONU para evitar que los exiliados venezolanos sean calificados como refugiados y entren en la clasificación de “inmigrantes económicos”.

No obstante, y a pesar de este fuerte aumento de peticiones del refugio de venezolanos, los pedidos de refugio en Brasil cayeron de manera general el 64 % en 2016 en comparación con el año precedente.

Brasil reconoció a 9.552 refugiados de 82 nacionalidades en 2016, un 12 % más que el año anterior y la mayoría llegó desde Siria.

Desde el inicio de la cruenta guerra civil en Siria, en marzo de 2011, unas 3.772 personas oriundas de ese país solicitaron refugio en el gigante suramericano, de las cuales 326 obtuvieron esa condición el año pasado, según un informe de la Comisión Nacional de Refugiados (Conare).

Después de Siria, los países con mayor número de refugiados reconocidos en Brasil el año pasado fueron República Democrática del Congo (189), Pakistán (98), Palestina (57) y Angola (26).

Bittencourt señaló que “la experiencia de integración es muy distinta según la nacionalidad. La guerra de Siria es muy conocida y la movilización social ha sido muy grande, pues a Cáritas llaman personas ofreciéndose a ayudar a sirios, no a refugiados”.

“Los negros africanos no son tan bien recibidos y acaban viviendo en las favelas, marginados”, se lamentó.

“Brasil es abierto con los refugiados, no practica la deportación, pero las políticas públicas de integración no son buenas y debería flexibilizar la llegada de personas con las que no comparte fronteras, porque desde África es muy complicado llegar a Brasil, cada vez más”, reclamó la trabajadora de Cáritas.

Después de Venezuela, los países desde donde llegaron mayor número de pedidos de refugio en 2016 fueron Cuba (1.370), Angola (1.353), Haití (646) y Siria (391).

El perfil tipo del refugiado en Brasil es un hombre de 30 a 59 años.

EFE

 

Te puede interesar