Inicio > El pizarrón de Fran > Gioconda San Blas: La universidad asediada, la universidad digna

Gioconda San Blas: La universidad asediada, la universidad digna

Circular por los alrededores de la Ciudad Universitaria de Caracas da una medida del miedo que el régimen tiene a los estudiantes, a los universitarios en general. Decenas, tal vez un centenar de PNB y GNB con armas letales, tanquetas, ballenas y demás vehículos de guerra, están aposentados de manera permanente en las entradas de la UCV y calles circunvecinas, dispuestos a ponerse en movimiento al menor intento de manifestación libertaria de la comunidad universitaria.

Es la cara más visible del asedio a todas las casas de estudio venezolanas y por extensión, al mundo académico, que de una forma u otra osen expresar su disidencia con el régimen. Tanto temor a una comunidad desarmada comporta el reconocimiento tácito del poder que las ideas tienen para cambiar el mundo. Es el mismo terror que sentían las autoridades coloniales por las ideas libertarias provenientes de Francia o Estados Unidos, circulando de contrabando en libros que daban fe de los principios que nutrían las gestas extranjeras por la libertad y que por lo mismo, acababan en piras ardientes que en ocasiones también chamuscaban a sus dueños.

Ahora a los libros se suma la circulación de las ideas en formato digital a través de las redes. No hay manera de detenerlas. Si bloqueas una vía, otras cien se abren. Ellos lo saben: cerraron y saquearon ULA-TV, el canal de la Universidad de los Andes, y poco después éste resucitó por otras vías. Las noticias viajan al segundo por todo el planeta, los registros fotográficos los tenemos al alcance de la mano. En fin, la pesadilla de todo dictador hecha realidad: todo a la vista, lo oculto se disemina. Sostener la ficción democrática ya no es posible, hasta los leales amigos dudan o abiertamente se espantan.

Es entonces cuando el asedio a la universidad toma otro cariz. Ya no es solo el despliegue militar a sus puertas, que poco asusta. Es tratar de doblegarla privándola de recursos para su subsistencia; es impedir las elecciones internas bajo el supuesto de que por cansancio, las autoridades se harán complacientes; es presionar para que éstas faciliten los datos de sus estudiantes para usarlos de mil formas ilícitas, entre ellas, el montaje de unas inconstitucionales votaciones por una “Constituyente comunal” diseñada para acabar con la democracia.

Dignamente, las universidades autónomas y otras privadas se han negado a facilitar los datos solicitados. La Facultad de Ciencias de la UCV y su Escuela de Química, mi Escuela, proveedora tradicional de la tinta usada en el proceso de votación, también ha rechazado cualquier disposición a prepararla para una elección que viola todos los preceptos constitucionales al efecto.

Irresponsablemente, algunas autoridades de universidades privadas han suministrado los datos de sus estudiantes, ensuciando con ese gesto el noble gentilicio de los personajes epónimos que adornan sus identidades y poniendo en riesgo la vida y el destino de los jóvenes a su cuidado. Por eso, cargarán para siempre con esa mancha en su historia.

Tengo confianza en que celebraremos pronto la libertad, aunados en el esfuerzo de construir una Venezuela civil, democrática, de progreso, en paz. Nos preparamos para ello. Allí estará la Universidad, la Academia, toda la gente de bien que abunda en el país. Habrá que edificar a paso acelerado para ponernos al día con el siglo XXI, al que todavía no llegamos, frenados por una camarilla retrógrada, vil, cuya única finalidad fue siempre la destrucción del país para su propio beneficio y el de su clan, bajo el disfraz de una ideología anacrónica y fracasada.

 Tuiteando

– Indignación, impotencia, dolor. Es lo que siento. Otro niño, esta vez Fabián, de 17 años, se suma a los 80 o más asesinados  a mansalva por miembros de indignas policías y fuerzas armadas. ¿El delito? Manifestar sus sueños de vivir en un país de libertades y prosperidad, de futuro. Por todos ellos, en su memoria, nos obligamos a seguir en la lucha.

– La Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales cumplió 100 años de haber sido fundada. El acto solemne fijado para ese día fue pospuesto. Oportunamente daremos a conocer la nueva fecha del acto, que será sencillo y sobrio. No está el tiempo para jolgorios.

–  Los caminos de la diplomacia OEA. Hace unos años eran 10, luego 15 y más tarde 18, hoy son 20 los países que apoyan al pueblo venezolano. Pronto serán más, eso espero.

Te puede interesar

Compartir