Inicio > El pizarrón de Fran > Néstor Francia / Análisis de Entorno: La gran aventura de la  MUD  (22-06-2017)

Néstor Francia / Análisis de Entorno: La gran aventura de la  MUD  (22-06-2017)

¿Se está perfilando en Venezuela una situación de enfrentamiento generalizado que pudiera conducir a una escalada de violencia aun más grave que la actual y que sea todavía más difícil de controlar?  En este momento parece tan aventurado negarlo como afirmarlo. Los pronunciamientos de ayer de la MUD son harto preocupantes. Julio Borges ha dejado poco a la imaginación con sus palabras: “De acuerdo al artículo 333 de la Constitución, el actual régimen se ha puesto al margen de la Constitución… Su autoridad y decisiones son inconstitucionales, y no pueden ser reconocidas ni obedecidas por nadie de acuerdo al artículo 350 de la Constitución… Estamos obligados por el artículo 333 a restituir el orden constitucional y como consecuencia se le impone a toda la sociedad el desconocimiento de la convocatoria del fraude constituyente, y el nombramiento de nuevos poderes públicos y el llamado de elecciones libres para un nuevo gobierno”. Es decir, se está formulando, al menos en teoría, un nuevo carmonazo, un golpe de Estado, ni más ni menos. El asunto es claro: el nombramiento de nuevos poderes públicos y el llamado a elecciones no corresponde a ninguna alianza política, solo podría ser un acto constitucional que involucre a los poderes públicos facultados para tales decisiones.

Ahora bien, si esto se plantea como simples propuestas, entonces es otro cantar. Yo tengo pleno derecho a proponer que se cancele la lluvia, lo que no puedo pretender es imponer a Dios que acepte ese decreto de sequía permanente,

Por supuesto, uno está tentado a pensar que la MUD no está capacitada para alcanzar esas metas, pero en principio se trataría tan solo de la fijación de objetivos máximos que lleve a la prolongación del ataque violento contra el Gobierno.           Esto último se puede inferir fácilmente de algunas frases del comunicado publicado ayer por la alianza opositora. Veamos como comienza: “Venezuela entera clama por la inmediata salida del régimen dictatorial y el restablecimiento del orden constitucional y democrático, y esto lo podremos lograr con la unidad de los más diversos factores del país, mediante elecciones libres y la renovación de sus instituciones”. Acá lo que se propone es la reedición de la tristemente célebre Coordinadora Democrática, una alianza conspiradora que dirigió el sabotaje petrolero de 2002-2003. Y también: “La complicidad entre el Poder Ejecutivo, el TSJ y el CNE, para llevar adelante el fraude constituyente, nos impone su desconocimiento desde ya; por ello no podemos esperar bajo ningún concepto hasta el 30 de julio para desconocerla y es indispensable por tanto pasar a una nueva fase de lucha popular que debe integrar a los más diversos sectores de la sociedad y en especial a quienes desde el mismo régimen han denunciado los abusos del poder y la traición a los supremos intereses de la república que a todos nos une”,

Se anuncia en el referido párrafo el sabotaje activo a la Constituyente, una acción que podría generar enfrentamientos aun más cruentos que los vistos hasta ahora, pues el Gobierno no va a permitir que se obstaculice un evento en el que ha puesto gran esfuerzo y de cuya realización dependen tantas cosas atinentes al futuro inmediato, e igualmente el chavismo de calle va a defender ese proceso con fuerza y decisión.

Si alguien lo duda, léase esta amenaza del documento: “Llamamos a todo el pueblo, en todas las comunidades a organizarse en ‘comités de rescate de la democracia’ y constituirse en asambleas permanentes para declarar que no permitirán el uso de los centros electorales y centros comunitarios para la violación de la constitución y estar listos para activación de la gran protesta nacional permanente y simultánea”.

También se lee en el comunicado que “entramos en la fase decisiva de la lucha por la democracia y convocamos a todos los sectores sociales y políticos del país a unificar esfuerzos para lograr la sustitución del régimen dictatorial y la restitución del orden constitucional”. Al hablar de una “etapa decisiva”, la MUD está dando la orden a sus huestes a echar el resto en los días venideros, antes del 30 de julio, y ya podemos imaginar lo que eso significa.

Y además: “Convocamos a todo el pueblo de Venezuela, especialmente a los sectores sociales y políticos del país, a organizar la gran protesta nacional permanente que se realizará en todo el territorio nacional, al mismo tiempo y hasta lograr el cambio del régimen dictatorial y la restitución del orden constitucional. En consecuencia haremos uso de todos los mecanismos de protesta democráticos y constitucionales que sean necesarios”. Más claro, imposible: guerra avisada no mata al soldado.

Al parecer, ya se está afinando los mecanismos para establecer una especie de gobierno paralelo, lo cual equivale a una declaración de guerra: “Comunicaremos al país los resultados de un gran Acuerdo Nacional para la Gobernabilidad y Rescate de Venezuela que hemos construido entre los actores políticos y diversos sectores de la sociedad para establecer los lineamientos de la Venezuela del mañana”.

Y no podía faltar el llamado a los militares: “Hacemos un llamado a todas la instituciones y en especial a la FAN, para que en esta crisis hoy más que nunca cumplan con su deber constitucional establecido en el artículo 328 de la Constitución y con su salvaguarda establecida en el 333”.

¿Estará preparada la derecha para iniciar una aventura de este calibre? ¿Estamos preparados nosotros para conjugarla? ¿Y cómo responderá el pueblo “despolarizado” en una circunstancia como esta? Todo está por verse.

Te puede interesar