Inicio > Economía > Víctor Álvarez: El argumento del dólar a 10 para abaratar la comida se cae por su propio peso con las bolsas Clap

Víctor Álvarez: El argumento del dólar a 10 para abaratar la comida se cae por su propio peso con las bolsas Clap

 

El exministro de Hugo Chávez, economista Víctor Álvarez, aseguró este domingo que la convocatoria a la constituyente “pospone” la adopción de medidas económicas que “ya eran urgentes” el año pasado.

Una de estas medidas es la unificación cambiaria pues el mantener un régimen de cambio múltiple genera distorsiones y corrupción, y para demostrarlo trajo a colación el precio de las bolsas Clap.

“Se han hecho muchos estudios”, precisó en el programa Criterios que dirige Germán Ferrer por Globovisión. “Se ha agarrado la bolsa Clap, se han sacado los productos, se han hecho las consultas a nivel internacional de cuánto cuesta eso y cuando sale muy caro, la bolsa Clap sale entre 23 y 25 dólares. Son dolares que se compran a 10 bolívares. Vamos a sumarle a eso el flete del transporte, gastos de almacenamiento, de distribución y de comercialización. Vamos a ponerle el doble, vamos a ponerle 25 dólares más. Cincuenta dolares. 50 dólares por 10 bolívares son 500 bolívares que debería constar la bolsa Clap. Sin embargo, se vende en 16 mil bolívares y hasta en 20 mil bolívares. ¿Quién se queda con los otros 15.500 bolívares?”.

“Porque el argumento es que se mantiene el dólar a 10 bolívares para abaratar el precio de los alimentos entonces si fuese así, esos productos traídos con dólar a 10 y que son… 50 dólares, no debería pasar de 500. Entonces se cae el propio argumento”.

Agregó que esta distorsión explica por qué los productos Clap “los terminas encontrando en Cúcuta, en República Dominicana, en Pamplona, en Boa vista. Allí es donde se revela que esos irracionales subsidios finalmente no favorecen a la población”.

“Al final de cuentas la cobertura de los Clap es muy limitada en comparación con la cantidad de hogares que hay en el país. Hay demasiadas evidencias de que este mecanismo terminará en otro intento por manipular y someter a la población y donde esos argumentos de llevar comida barato a la población no se cumplen”.

Sobre el tema de la manipulación, el exministro precisó: “El gobierno utiliza los Clap casi que para chantajear a quienes lo reciben para que vaya a las movilizaciones, para que firmen pronunciamientos… lo que revela es que los Claps están siendo utilizados como un mecanismo de dominación, como una manera de atentar y destruir la dignidad de un pueblo. La propia gente que lo recibe termina sintiéndose humillada, irrespetada y aterrada, y eso, tarde o temprano, va a caer por su propio peso”.

Álvares también se refirió a otras medidas urgentes: “La erradicación del financiamiento del déficit fiscal con emisión de dinero sin respaldo; la sinceración de los precios y la eliminación de la Ley de Precios… que lo que ha hecho es ahogar y estrangular a la producción; los exagerados subsidios a la gasolina que lo que estimulan es el contrabando de extracción; y la reducción del gasto militar”.

Ante una pregunta sobre si sus propuestas económicas eran “neoliberales”, Álvarez respondió: “Si haber vamos, más neoliberal y más antipopular que mantener un régimen de cambio que sencillamente es aprovechado por un conjunto de mafias y de especuladores cambiarios que son los que logran tener la asignación de los dólares a 10 bolívares para después revenderlos; si haber vamos, mantener unos subsidios indirectos a os alimentos, medicinas y a los combustibles que lo que hacen es estimular el contrabando… el mantener ya no desviaciones o errores de política económica sino incentivos perversos para que se tejan esas mafias, eso sí es antipopuar y neoliberal”.

También rechazó la convocatoria a la asamblea nacional constituyente. “Esa constituyente, que supuestamente se convocó para propiciar un ambiente de diálogo y para asegurarnos la paz, lo que ha hecho es todo lo contrario. Los ánimos más bien están caldeados, el país se resiste a una convocatoria convocada prácticamente de espaldas a lo que es el parecer de la ciudadanía. Ha habido interpretaciones muy acomodaticias sobre quién es el que tiene la facultad de convocar una asamblea nacional constituyente y esta ciudadanía sabe que quien tiene ese poder es ella. Eso ha agriado muchísimo el clima nacional”.

 

Te puede interesar

Compartir