Inicio > El pizarrón de Fran > Mario Valdez: Un helicóptero y la Plaza Roja de Moscú

Mario Valdez: Un helicóptero y la Plaza Roja de Moscú

Conversando con Vladimir Villegas, referente al escándalo que el 27 de junio, protagonizó Oscar Pérez, funcionario del CICPC, quien con un helicóptero sobrevoló el Tribunal Supremo de Justicia, hizo disparos, lanzó granadas y exhibió pancartas en el aire contra el gobierno. Llama la atención que la sede de la casa de Justicia, está ubicada muy cerca del Palacio de Miraflores, que son áreas de seguridad y defensa de Caracas. El audaz piloto mandó un mensaje, esto lo hago: “con el único fin de devolver el poder al pueblo democrático, y así cumplir y hacer cumplir las leyes, para restablecer el orden constitucional”. El presidente Nicolás Maduro, de inmediato reaccionó denunciando que esa acción era un “ataque terrorista”, el ministro Ernesto Villegas, afirmó que: “Un individuo se alzó en armas contra la República”. Salieron las tanquetas y custodiaron el palacio de gobierno, aviones de la fuerza aérea sobrevolaron la ciudad. Lo cierto, es que a Oscar Pérez le dio tiempo realizar su acción y hasta el sol de hoy está desaparecido, la aeronave apareció a 50 kilómetros de Caracas, los curiosos se preguntan, porque no lo derribaron, hubo complicidad interna?.

Recordamos la hazaña que el 28 de mayo de 1987, realizó Mathias Rust, un joven de 19 años, audaz y aventurero que conmocionó al mundo, convirtiendo su proeza en una de las más sonadas y publicitadas de la Guerra Fría, al volar más de 750 kilómetros desde Alemania Occidental, piloteando una avioneta Cessna de color blanco, de un solo motor, logrando burlar el espacio aéreo y cada escudo defensivo soviético, superando las áreas de seguridad y defensa del coloso rojo, una de las más seguras del planeta. A las siete de la noche, cuando se estaba poniendo el sol, Mathias aterrizó el monomotor en el corazón de Rusia, en las puertas del Kremlin, en la Plaza Roja de Moscú, al lado de la Catedral de San Basilio. Desde que entró a la costa Báltica, voló sobre el tramo de la vía férrea para evitar los radares y al llegar al Kremlin, venía a 10 metros de altura. Atónitos quedaron los presentes (turistas y citadinos).
La multitud sorprendida ante semejante hecho, se congregaron en torno a la avioneta, querían saber quién era ese héroe que había logrado retar la seguridad de esa potencia, el joven abrió la puerta y les dijo: “Estoy aquí en una misión de paz de Alemania”, cuando le estrecharon su mano, creyendo que era un aliado, él les aclaró que venía de la otra Alemania, la Occidental no la Orienta (comunista de la época). Fue inmediatamente arrestado por oficiales de la KGB.

La avioneta sacudió el Politburó político Ruso

Mijail Gorbachov aprovechó ese inesperado suceso para hacer una purga y sustituir al Ministro de defensa Serguei Sokolov, al comandante de defensa anti aérea Alexander Kordunov (héroe de la Segunda Guerra Mundial), ambos dirigentes eran de la línea dura (los halcones), quienes eran opuestos y contrarios al Glasnot y la Perestroika, política impulsada por el líder ruso, quien convocó a una reunión urgente del gobernante Politburó Político, donde hizo una dura crítica a los comandantes encargados de los servicios de defensa aérea, por el descuido y falta de decisión al permitir que esa avioneta aterrizara en las narices de mausoleo de Lenin.

El sacudón que Mijail Gorbachov, le dio al partido y al gobierno fue tan duro, que más de dos mil oficiales que pertenecían a los sectores conservadores y anti reformistas opuestos a la política de apertura que el Líder proponía, fueron despedidos de sus cargos y mandados a la reserva. Esa jugada de ajedrez político, producto de la circunstancia, fueron claves para la victoria del movimiento que impulsaba la reforma económica y la descentralización del sistema soviético.

Mathias Rust, demostró que esos imperios son vulnerables y que la burocracia los había consumido, siempre he sostenido que esa travesía desnudo el imperio soviético, contribuyo a acelerar la Perestroika y el Glasnov propuesto por Mijail Gorbachov, que trajo como consecuencia, la caída del imperio soviético y derrumbamiento de la hoz y el martillo en la Europa del Este, y la unificación de Alemania con la caída del Muro de Berlín.

El juicio

Mathias Rust fue acusado de haber violado las normas internacionales de vuelo y de cruzar ilegalmente la frontera soviética. En su defensa alegó, su inocencia y no haber actuado de manera maliciosa para causarle daño a revolución. Fue condenado a cuatro años de cárcel y castigo en un campamento de trabajo donde permanecía 23 horas al día en la sombra y una hora en sol, la dificultad alimenticia lo hizo perder mucho peso. A los 14 meses de estar prisionero, Gorbachov (URSS) y Ronald Reagan (EEUU), firman un Tratado y Rust, fue liberado como un gesto de buena voluntad.

Regresó a Hamburgo, donde vive hoy, ha dicho que él era un apasionado de la política y que estaba decepcionado porque la Unión Soviética y los Estados Unidos, no llegaban a acuerdos para la paz. “En ese momento pensé que podría utilizar la aeronave para ir a Moscú y construir un puente imaginario entre Oriente y Occidente y mostrar que mucha gente en Europa quería mejorar las relaciones entre el mundo capitalista y el mundo comunista”, ha dicho.

Comienza el Viacrucis

Mathias Rust, nació en la ciudad de Wedel, Hamburgo, Alemania, el 1 de junio de 1968. Estudió en su tierra natal, tenía una licencia de piloto, con apenas 50 horas de vuelo, el 13 de mayo le anuncia a sus padres que para obtener la licencia internacional de piloto, necesitaba acumular horas de vuelo y que iba a recorrer el norte de Europa. Ese día voló de Hamburgo hasta las Islas Shetland al norte de Inglaterra, después fue a Islandia, a Bergen en Noruega, el 25 de mayo llegó a Helsinki capital de Finlandia. En esta ciudad, se detuvo a medir las consecuencias del viaje y a calibrar si realmente tenía el coraje para atravesar el cielo soviético sin perder la vida. Eran suficientes las razones para el nerviosismo, ya que cinco años atrás la Unión Soviética había derribado un avión comercial de Corea del Sur, que se había extraviado y entró al espacio aéreo ruso, llevaba a bordo 269 pasajeros, murieron todos. La Unión Soviética poseía el mayor sistema de defensa aérea del mundo.

Ese 28 de mayo, Mathias notifica al control de tráfico aéreo de Helsinski que la bitácora de vuelo tenía destino Estocolmo capital de Suecia, al respecto dijo: “Tomé la decisión final una media hora después de la salida. Cambié la dirección en 170 grados y me dirigí directamente a Moscú”. En Helsinki, los operadores de control aéreo se preocuparon porque el joven piloto iba en dirección equivocada, luego se les salió del radar y perdieron contacto. Los operadores de Helsinski, observaron una mancha de aceite en el mar y reportaron a Rust, como un accidente. Siguió a Moscú, evadió el sistema aéreo soviético para ese momento con 2.250 aviones y 10.000 misiles tierra – aire.
En Venezuela, Oscar Pérez es una incógnita, manda mensajes y amenazas por las redes sociales, ha ofrecido sorpresas. Por ahora sabemos lo que pasó con Mathias Rust, esperaremos con paciencia, un Helicóptero y la plaza Roja de Moscú.

Te puede interesar

Compartir