Inicio > El pizarrón de Fran > El Monje de Camoruco / Sergio Márquez: “Se acabó el pan de piquito”

El Monje de Camoruco / Sergio Márquez: “Se acabó el pan de piquito”

Sergio Márquez Parales  / El Monje de Camoruco: Leopoldo recibe medida de casa por cárcel  / Entrega especial 8 de julio

En más de una oportunidad informamos a ustedes sobre las negociaciones que se venían realizando para otorgar la medida de casa por cárcel a Leopoldo López. Pues bien, en la madrugada del 8 de julio, supuestamente el gobierno hizo una jugada maestra que deja momentáneamente contra las cuerdas a los radicales. Si bien es cierto que hubo mucha presión internacional y nacional, la salida de López de Ramo Verde hacia su casa fue tomada por el presidente Maduro y el     comando o alto mando nacional de estrategias de la Revolución. El TSJ fue el órgano encargado de ejecutar la acción, dejando claro que una presunta mala actuación de la fiscalía ocasionó el fallo; ahora bien, el hecho de que se acate esta decisión del tildado de ilegitimo TSJ, por supuesto hace más difícil su desconocimiento, más aun, cuando se dice que posiblemente López obtendrá libertad plena y su inhabilitación política quedaría en veremos. Quizás esa sea la razón de las tímidas reacciones de Capriles, Ramos, Borges, Falcón, Rosales, Guevara, PJ, AD, UNT y Machado, pues el líder está en la calle y “se acabó el pan de piquito”, VP va por todo; o lo que es lo mismo, intentará dar “caída y mesa limpia”. Sin embargo, es muy temprano aún para aseverar o predecir cosas, pero quienes querían y les convenía que Leopoldo siguiera preso, recibieron un “palo cochinero” y aún están en estado de shock. Por supuesto que también los radicales rojos recibieron su “gancho al hígado”, la medida a favor de López demuestra que es Nicolás Maduro quien tiene la última palabra. Preguntas o hipótesis sobre lo ocurrido sobran por doquier: ¿Negociación?, ¿Diálogo?, ¿Transacción?, ¿Convenios?, ¿Temor?, ¿Presión? y unas cuantas interrogantes más, deambulan por las mentes de “Tírios y Troyanos”. Mientras tanto, buena parte de  los venezolanos siguen recorriendo farmacias y mercados en búsqueda de medicamentos y comida asombrados por los precios de estos bienes; otros, se preparan para ir rumbo a las playas y montañas pues los niños ya están de vacaciones; sin dejar de mencionar, a quienes   se alistan para seguir en las calles esperanzados en que se imponga lo que ellos creen vehemente es su verdad. Lo cierto del caso es que desde cada trinchera se celebra que Leopoldo está en casa con su familia. Comienza una semana crucial para ambos sectores, veremos que piezas se mueven en este complicado juego del ajedrez político en que la polarización ha sumido a Venezuela.

Te puede interesar