Inicio > Opinión > Iván Olaizola: Soliloquio político

Iván Olaizola: Soliloquio político

 

Definitivamente este gobierno se mueve en la oscuridad. Todas sus decisiones, actuaciones, son nocturnas, especialmente de madrugada. Recordemos que ellos se dieron a conocer en una madrugada del 4 de febrero, muchos años ha. El CNE da sus resultados “irreversibles” a golpe de 2 de la madrugada. Bueno eso es entendible, la maldad actúa en la oscuridad. Esta vez fue el brazo jurídico de la “revolución” quien de madrugada nos anuncia el cambio de status del prisionero del régimen Leopoldo López. Casa por cárcel. El fundamento de la medida propuesta por el ponente, el propio presidente del TSJ, es un tanto traído por los cabellos, pero bueno lo importante de la medida es que el dirigente político Leopoldo López deja la cárcel de Ramo Verde y va a su casa, a estar con su esposa e hijos, con un brazalete electrónico, aunque dicen que jaula ni de oro, pero bueno del ahogado el sombrero. Ahora viene el análisis de la medida tomada por el TSJ, bueno ordenada por el Ejecutivo, de eso no cabe dudas. Mil y una versiones leeremos y oiremos. Unas sensatas, otras descabelladas. Y para no quedarnos atrás me voy  a atrever a hacer mi análisis  de ingeniería jurídica sobre el tema.

Justo cuando se está llegando a los cien días de protesta en la calle. Después de unos días preñados de noticias. Del vuelo de un helicóptero subversivo. De un comandante queriendo tomar por asalto un fuerte militar. Muchos ruidos de sables. Solicitud desesperada del primer mandatario a las FFAA de máxima lealtad. De ascenso a generales y almirantes como rebatiña en piñata. Del asalto al Palacio Federal Legislativo, sede de la Asamblea Nacional, con diputados heridos por parte de los denominados colectivos gubernamentales, lo que provocó una repulsa mundial casi al mismo momento de estarse sucediendo los hechos. De  una semana de estancia del expresidente Rodríguez Zapatero en nuestro país; la reunión en Alemania del G-20. De de una reunión súper secreta en Santo Domingo y unas nuevas negociaciones económicas con Rusia. Dentro de este marco noticioso, a golpe de 4 de la mañana, como para ir a misa de aguinaldo, el presidente del TSJ ordena el cambio de residencia del penado y es la prensa española la que da el tubazo. Leopoldo López a su casita con brazalete. Antes de despuntar el alba los teléfonos repican sin cesar, las redes sociales revientan.

De inmediato las preguntas de las sesenta mil lochas: ¿Por qué la medida? ¿Realmente López está enfermo? ¿Qué se está negociando? ¿Eso significa un enfriamiento de la calle? ¿Reculó el gobierno? ¿No habrá plebiscito el 16? ¿No habrá constituyente el 30? ¿Aceptación de la vice fiscal, la del maletero, por parte de la Fiscal? ¿Sería que llamó Raúl y dio la orden? Y paremos de enumerar conjeturas. Creo que nunca ha habido una decisión gubernamental que haya producido tantos interrogantes. Lo que sí puedo adelantar es la tremenda arrechera que deben tener los radicales del régimen, los que acusaron de terrorista, criminal, desalmado a Leopoldo y sobre todo el tal Diosdado y la tal Fosforito, que siempre decían que ese terrorista se iba a podrir en la cárcel.

Mi humilde opinión, a estas primeras horas del día de la libertad a medias de Leopoldo, es que este régimen castro comunista está tocado, débil.  Ha perdido todo apoyo, tanto nacional como internacional. Internamente solo le quedan los más radicales, los asalariados para-militares gubernamentales, los que están más enredados en la narco corrupción y los violadores de DDHH. Y externamente algunos paisitos del Caribe más Nicaragua y Bolivia. Maduro sabe o si no sabe le habrán dicho para que lo entienda que se pasó de la raya, que sus últimas actuaciones van mucho más allá de lo que un pueblo y una comunidad pueden aceptar. Que la idea del llamado a constituyente que alguien, insisto con malvada intención, le vendió funcionó como el paso adelante justo en el precipicio. Y esta medida desesperada es una especie de pancada de ahogado. De tratar de entregar algo a cambio de una negociación donde no se pierda todo. Y aquí es donde espero, esperamos, que la inteligencia de nuestros dirigentes democráticos funcione. Que pongan a un lado los intereses y ambiciones  personales y grupales, las arrancadas histéricas, las malacrianzas de muchachos. Lo que está en juego no es simplemente de que Leopoldo vaya a su casa con su mujer e hijos o que igual medida cubra a otros presos políticos, la fecha de un plebiscito o una constituyente. Lo que tenemos que jugarnos en esta hora, donde creo que por primera vez hemos logrado una clara ventaja, es la libertad de la República, el regreso a la democracia. La salida definitiva de este régimen castro comunista. Dios ilumine a nuestros dirigentes, les dé la sabiduría y entereza y arrojo necesario en esta hora crucial. Y a las FFAA entendimiento de que tienen que respetar y hacer respetar la Constitución.

 

Te puede interesar